facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Mejillones controlan el dolor de dientes

Crece la miopía en México

Hábitos que tienen las personas que se aman

Inicio / CUERPO Y MENTE / Le dio diabetes por un susto

Le dio diabetes por un susto

En continuas ocasiones hemos escuchado que la diabetes es una enfermedad que se adquiere cuando sufrimos un fuerte susto. Esta hipótesis se sustenta en que cuando se produce un estado de alarma, los niveles de glucosa en sangre aumentan y se producen hormonas para mediar la reacción, sin embargo, el susto por sí sólo no puede desencadenar la patología.

Le dio diabetes por un susto

De acuerdo con los expertos de la Federación Mexicana de Diabetes, la diabetes no puede ser ocasionada por un susto o coraje, es un padecimiento crónico degenerativo que se produce a lo largo del tiempo, de manera progresiva y sólo se controla; hasta hoy no tiene cura.

Cuida tu peso
  1. Cuando sufrimos algún susto, se empiezan a producir una serie de hormonas como la adrenalina o cortisol las cuales actúan en contra de la insulina, haciendo que los niveles de glucosa en sangre se disparen.
  2. Se origina por fallas en el metabolismo cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando el organismo no puede utilizarla eficazmente, afectando la capacidad del cuerpo para transformar el alimento en energía.
  3. La insulina es la hormona encargada de controlar la elevación de la glucosa en sangre.
  4. En la diabetes tipo 1 (insulinodependiente o de inicio en la infancia), las células encargadas de producir insulina mueren, por lo que se requiere de la administración diaria de la hormona para poder controlar los niveles de glucosa en sangre.
  5. La diabetes tipo 2 (no insulinodependiente o de inicio en la edad adulta), se produce por la utilización ineficaz de la insulina. Representa la mayoría de los casos en el mundo de la enfermedad y causada por el consumo excesivo de azúcares,  harinas refinadas, productos procesados, sedentarismo, sobrepeso y obesidad y factores genéticos.

 

 

Por Alejandrina Aguirre Arvizu