viernes , diciembre 14 2018
Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

“Roma” y “El ángel”, entre las nominadas al Goya a mejor película iberoamericana

Visita los santuarios de la mariposa Monarca

Estamos cerca del nacimiento de un nuevo Caballero Oscuro

Inicio / Te recomendamos / Fin de semana en Dolores Hidalgo: historia, música y buenos tragos.

Fin de semana en Dolores Hidalgo: historia, música y buenos tragos.

Cuando hablamos de Dolores Hidalgo lo correcto es incluir la frase Cuna de la Independencia Nacional, no solo porque forma parte de su nombre oficial sino porque pone de relieve su relevancia en la historia nacional, pero se trata también de un lugar con infinidad de atractivos que van más allá de una importante efeméride y vale la pena conocer.

La parroquia de Nuestra Señora de los Dolores

De hecho no es necesario esperar a Fiestas Patrias para recorrerlo y disfrutarlo. Enclavado en el corazón del estado de Guanajuato, este Pueblo Mágico de casi 150,000 habitantes posee una ubicación privilegiada y fáciles vías de acceso que permiten contemplarlo como una opción para turistear en fin de semana.

Lo mejor es que puede ser en cualquier época del año, ya que gracias a su clima semicálido, ofrece mañanas muy despejadas y noches frías pero con el cielo repleto de estrellas.

A TU LLEGADA

Apenas te instales en alguno de los hoteles con los que cuenta la ciudad, puedes arrancar tu recorrido por el Centro Histórico en la que destacan las calles amplias y rectas que confluyen en la Plaza Principal.

El trazado del primer cuadro de Dolores Hidalgo es comparable al de un tablero de ajedrez y es obra del sacerdote Álvaro de Osio y Ocampo, quien hacia 1710 comenzó la construcción de la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, lo que elevó el estatus de la pequeña comunidad a Pueblo.

Para ambientarte comienza con un tour en un camioncito turístico que dura alrededor de una hora y cubre los principales puntos turísticos, luego puedes recorrer a pie cada uno de sus rincones al tiempo que degustas unos trocitos de jícama o unos esquites,  dos de las sanas golosinas que abundan en el lugar.

Casa de Visitas

Imposible desvincular a este rincón de México del inicio de la la lucha por la Independencia nacional. Para saber más de este pasaje fundamental de la historia de nuestro país nada mejor que adentrarte en alguno de sus museos alusivos.

Museo de la Independencia

Para comenzar los guía turísticos más experimentados recomiendan El Museo de la Independencia que destaca no sólo por su acervo, sino por ocupar un inmueble construido a fines del siglo XVIII.

La histórica madrugada del domingo 16 de septiembre de 1810, después de haber dado el Grito de Independencia frente a la Parroquia de los Dolores, don Miguel Hidalgo y Costilla se trasladó hasta el lugar para liberar a los presos e incorporarlos a su movimiento.

Replica de la Campana de Dolores instalada en Palacio Nacional.

Llegado el momento de la comida puedes escoger entre una oferta variada de restaurantes y fonditas para degustar chiles de chorro, exquisitos moles, tortas de carnitas y enchiladas mineras, entre otras propuestas de la cocina local.

Otra opción deliciosa para la comida implica salir de la cabecera municipal y dirigirte a la comunidad de El llanito para probar las “tortillas ceremoniales” que preparan las las cocineras tradicionales, toda una delicia para el paladar y la vista.

Estas atentas mujeres han heredado esta tradición otomí que viene de varias generaciones e implica decorar las tortillas con dibujos de distinto tipo, especialmente religiosos, para presentarlas como ofrenda, de ahí su nombre “tortillas ceremoniales”.

Para decorar este alimento ocupan un sello de madera de mezquite, los más antiguos, o de pino. En se molde vierten extractos de betabel o muicle, lo que les da un característico tono morado y un sabor muy peculiar.

Un atractivo adicional para visitar este lugar es conocer el Templo del Señor de los Afligidos y observar los rastros de algunos de los frescos pintados por el queretano Antonio Martínez de Pocasangre, quien también pintó el interior del majestuoso Santuario de Atotonilco.

MOMENTOS DE FIESTA

Dicen los lugareños que en “El Incendio” José Alfredo Jiménez compuso “Tu recuerdo y yo”.

Llegado el momento de diversión puedes irte de tour por algunas de sus cantinas tradicionales, las que, dice la leyenda, tuvieron como parroquiano distinguido al cantautor José Alfredo Jiménez, hijo pródigo de esta población guanajuatense.

Y cuando decimos tour es literal, puedes tomarlo en la Plaza Principal de Dolores Hidalgo, así te integrarás a un bullicioso grupo que recorrerá entonando, canciones de José Alfredo, varias calles haciendo escala en cantinas tan emblemáticas como “El Incendio” y “La Hiedra”.

Se vale brindar con tequila o mezcal elaborados en Guanajuato, en cuanto  estos últimos pon atención a los nombres de algunas marcas, tan pícaros como sugestivos.

TIERRA DE VINOS

Dolores Hidalgo está enclavado en una región en la que va despuntando la industria vitivinícola y te ofrece la oportunidad de enriquecer tus conocimientos en la materia.

Para comenzar puedes acudir el Museo del Vino de Guanajuato, instalado en una elegante casona que alguna vez funcionó como hospital.

En el Museo del Vino de Guanajuato es un espacio interactivo que no se contenta con platicarte la historia de esta bebida y la industria que hay en su entorno, te da una idea del desarrollo que está teniendo la vitivinicultura en esta parte del país. Puede servirte como punto de referencia para planear tu visita por alguno de los viñedos cercanos a la localidad, en los que puedes hacer recorridos y participar en degustaciones.

Patio central Museo del vino.

En cuanto al Museo del Vino, no olvides hacer una escala en su restaurante que te ofrece platillos de alta cocina y la oportunidad de beber vinos producidos en el Bajío. ¡Salud!

DULCES Y GOLOSINAS

En Dolores Hidalgo puedes deleitarte con helados y nieves de sabores muy poco convencionales. Las opciones van pulque, camarón y tequila hasta aguacate, cerveza y mole.

Mención especial merecen las nieves elaboradas con cactáceas abundantes en la zona semidesértica cercana como el garambuyo.

UN BUEN HOMENAJE

No puedes irte de Dolores Hidalgo sin visitar dos sitios emblemáticos, ambos relacionados con José Alfredo Jiménez, sin lugar a dudas uno de los compositores más representativos de la música que da identidad a México.

En la Casa Museo José Alfredo Jiménez podrás observar un serie de fotografías y documentos que dan testimonio de su prolífica obra, y también de su vida tan intensa en la que abundaron los amores no correspondidos.

Si llegas a Dolores Hidalgo en fechas cercanas al aniversario luctuoso del compositor, SEGUNDA QUINCENA DE NOVIEMBRE, podrás disfrutar del Festival Internacional que lleva su nombre.

Este evento incluye cuatro días de actividades en las que resaltan los conciertos nocturnos basados en el extenso repertorio de Jiménez.

Otra manera de rendirle homenaje es dirigirte al Panteón Municipal para visitar el Mausoleo erigido en su honor. Esta obra del arquitecto Javier Senosiain consiste en un gigantesco sombrero del que sale una especie de sarape que lleva incrustados los títulos de las canciones más representativas del ilustre dolorense.

Destaca, como epitafio,  “la vida no vale nada”, porque invita a cantar “Caminos de Guanajuato”, una melodía que estremece a todo mexicano.

 

Por Pedro C. Baca

Fotos cortesía Comité de Turismo Histórico y Artesanal de Dolores Hidalgo

           Pedro C. Baca