sábado , diciembre 15 2018
Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Así explica la ciencia el misterio genético de los pelirrojos

Tips para que tus alimentos duren mucho más

Descubren una nueva terapia contra el cáncer de próstata más agresivo

Inicio / Edición Impresa / Leche materna: ¿insustituible?

Leche materna: ¿insustituible?

La lactancia ha disminuido debido a varios factores: la falta de educación de los profesionales de la salud, la publicidad y las condiciones poco favorables del mercado laboral. Esta práctica evitaría muchas enfermedades en madres y en niños.

Foto: Pxhere

La primera vacuna

Lo que hace tres años ayudó a la señora Beatriz López Salvatierra, hoy de 26 años de edad, fue la ayuda de una consejera que le recomendó seguir alimentando a su bebé exclusivamente con leche materna. “Había entonces poca información sobre la importancia de darle pecho al bebé y sus beneficios. Pero algo dentro de mí me animaba –pese a que estaba adolorida y tenía la sensación de que mi leche no era suficiente para saciarlo–, estaba convencida de que valía la pena seguir intentando que mi hijo se alimentara del seno materno. Aunque al acudir con una pediatra, ella me recomendó comprar una lata de fórmula, hice caso a mi instinto y hoy no me arrepiento”, dice la feliz madre.

Lo que pocos saben es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que la lactancia materna deberá ser exclusiva durante los primeros seis meses; es la forma de alimentación para los lactantes que inicia en la primera hora de vida, sin ningún otro alimento ni bebida, ni siquiera agua. El organismo sugiere que la lactancia se haga a demanda, es decir, con la frecuencia que el niño quiera, tanto de día como de noche y que no se utilicen biberones ni chupones.

Sin embargo, las madres están abandonando está práctica, explica en entrevista para Contenido Roberta Graham de Escobedo, presidenta de la Asociación de Consultores Certificados en Lactancia Materna de México, AC. La también consultora en lactancia materna, avalada por Iblce (International Board of Lactation Consultant Examiners), señala como las principales razones para abandonar la lactancia: dolor, sensación de no tener leche, que el bebé no se llena o no quiere el pecho, o por recomendación de una fórmula de algún médico.

“Amamantar no debe doler, si duele, la técnica de dar pecho está siendo la incorrecta, y con un ajuste en la misma el bebé succiona pues siempre hay leche suficiente”, advierte la consultora.

Beneficios para las mamás

  • Después del parto, favorece la contracción del útero y expulsa la placenta.

  • Promueve la producción de leche y evita la congestión de los pechos.

  • Ayuda a la madre a recuperar el peso que tenía antes del embarazo.

  • Reduce el riesgo de depresión postparto.

  • Previene el cáncer de mama y ovario.

  • Amamantar no afecta la densidad ósea de los huesos.

  • Por la noche las tomas son relajantes para ambos gracias a la prolactina.

Fuente: Nutrióloga Griselda López de la organización Hablemos Claro.

Indicadores del descenso

“Recuerdo que hace años era común ver en parques, avenidas y otros lugares a madres sosteniendo a sus bebés mientras les daban el pecho”, rememora el médico Marcos Arana Cedeño, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán y miembro de la organización International Baby Food Action Network. “Se trataba de un momento especial por el vínculo de protección que se establecía entre la mamá y el hijo, pero especialmente porque amamantar significa hacer algo importante por la salud de los hijos”.

La lactancia natural es el mejor modo de proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita, además de que tiene para este ventajas inmunológicas, fisiológicas y psicológicas, y es considerada la primera vacuna del niño, señala el experto.

Las recomendaciones de la OMS indican que es el alimento óptimo, pero a pesar de estas bondades, la Encuesta Nacional de Salud muestra consistentemente una alarmante tendencia a la baja del amamantamiento durante los últimos años.

En México el índice de lactancia materna exclusiva es 14.4%, según datos de la Encuesta Nacional de Salud (Ensanut 2012) y la OMS, algo alarmante pues se consideran las cifras más bajas en el continente americano, apenas por arriba de República Dominicana, y muy semejantes a la de países pobres del África subsahariana. Para darnos una idea, la media de la región Latinoamérica es de 37.9% según cifras oficiales.

No sólo eso, en la Iniciativa Mundial sobre Tendencias de la Lactancia Materna, nuestro país tuvo una calificación de 4.9 en una escala de cero a 10 después de una evaluación de 15 indicadores.

De acuerdo a Ensanut 2012, sólo 14 de cada 100 niños son amamantados de manera exclusiva, y sólo 35 de cada 100 siguen tomando leche materna, como complemento a su alimentación al cumplir un año.

El 93.7% proporcionó el seno materno por lo menos una vez al hijo, esto quiere decir que intentaron dar leche materna, pero no continuaron con una lactancia exclusiva.

Un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) concluye que en 2012, la lactancia materna inadecuada contribuyó a la muerte de hasta 5,796 niños menores de un año. Además, otra investigación del mismo instituto, señala que si 95% de las mujeres alimentara sólo con leche materna por seis meses y continuara la lactancia por un año o más, se evitarían 9,936 casos de cáncer de mama.

El simple acto de amamantar asegura la supervivencia de los niños que presentan entre 1.1 y 3.8 millones de enfermedades (gastrointestinales, respiratorias, de oído, alergias, entre otras).

Si hacemos cuentas, cada año nacen en México alrededor de 2.4 millones de niños, de ellos sólo uno de cada tres menores de seis meses recibe la leche materna; es decir, para la mayoría de los infantes no se ejerce su derecho a la salud, dice el investigador Arana Cedeño.

La leche inicial o calostro acuoso de color amarillento contiene la mayor cantidad de proteínas y anticuerpos, que por su alto poder nutrimental previene enfermedades. Además, en la primera hora de vida, puede prevenir hasta 22% de muertes neonatales.

En los primeros seis meses, por sí sola la leche satisface las necesidades nutrimentales, y después hay que extenderla combinándola con alimentos preparados en casa, sin sal ni azúcar, para que al final del año se integre a la dieta familiar y continuar con la lactancia hasta el segundo año, lo cual acarrea más beneficios a la mamá y al hijo.

Mientras una buena práctica de la lactancia evita que el bebé desarrolle enfermedades como cardiopatías, diabetes tipo 2, hipertensión, obesidad, y algún tipo de leucemia infantil.

México: Lactancia materna en números

  • El 38.3% de los recién nacidos son puestos en el seno materno durante la primera hora.
  • 9 meses es el tiempo promedio en que las mamás de las ciudades alimentan de seno materno exclusivo.

Fuente: (Ensanut 2012).

Una poderosa protección

El investigador Jaime García Mena, titular del Laboratorio de Genómica Ambiental del Departamento de Genética y Biología Molecular del Cinvestav, considera que si una mamá no tiene una razón médica que le imposibilite dar el seno materno nada le impediría dar un momento hermoso y una gran herencia a su hijo. El parto propicia el aumento de las secreciones de las mamas, el calostro, compuesto de proteínas, anticuerpos y hormonas que cambian la microbiota del tracto digestivo, y educan al sistema inmunológico del lactante en la prevención de alergias y otras enfermedades.

La segunda leche de transición y la madura concentran la caseína, bacterias, grasas, factores de crecimiento, vitaminas, minerales y azúcares que son la fórmula perfecta que comparte la herencia genética, explica el investigador del Cinvestav, órgano de investigación científica del Politécnico Nacional.

Foto: Pxhere

 

¿Leche materna igual a leche de fórmula?

Mucha gente se pregunta esto, pero los expertos dicen que la leche materna no tiene sustituto. Es el alimento seleccionado por la naturaleza, y no lo puede proveer uno envasado, sin embargo, es empleado por la madre debido a los anuncios publicitarios, los hábitos, la moda y porque el entorno la invita a consumir ese producto con la promesa de que es igual –o mejor– que la leche materna.

La nutrióloga Tania Barta Ochoa, responsable del programa educativo Comienzo Sano Vida Sana, de Nestlé, dice que según las investigaciones de la compañía, la principal barrera de la lactancia es la educación. En las facultades de Medicina no forman a los estudiantes en la materia de nutrición, entonces desconocen las condiciones para amamantar y no asesoran correctamente.

Además, resulta preocupante que un 40% de los niños antes del año consuman leche de vaca, jugos, atoles, té y agua, inadecuados para su salud, lo cual se da en el nivel socioeconómico más bajo.

Según la OMS el único sustituto adecuado cuando una mamá no puede lactar, recomendado por un especialista, es una fórmula infantil, preparada con investigación científica y regulaciones sanitarias, señala la experta.

 

Políticas públicas favorables

Los expertos coinciden con que la mujer abandona la lactancia por varios factores. El pediatra Horacio Reyes Vázquez, presidente de la asociación Pro Lactancia Materna, señala que en las décadas de los setenta y ochenta daba lo mismo el pecho que una fórmula. “Y, en las universidades, los médicos, enfermeras, trabajadoras sociales y nutriólogas no aprendimos sobre lactancia”, reconoce.

Por otra parte, Graham refiere que una medida efectiva en los noventa fue la iniciativa Hospitales Amigos de la Infancia de la OMS y Unicef en el sector salud, que permitió el resurgimiento de la lactancia, no bstante, comenzó el descenso por la promoción de las compañías de leche en fórmula, y porque las autoridades sanitarias hicieron caso omiso. La publicidad logró su objetivo, hizo creer que “si quieres ser una mamá moderna compra la leche de fórmula”.

En tanto Arana Cedeño consideró difícil avanzar en este tema, si no se detienen las violaciones en México del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (1981) promulgado por la OMS y que México firmó comprometiéndose a implementarlo. La autoridad sanitaria ha dejado a la industria de leches infantiles con las “manos libres” en la autorregulación del código para promocionar los sucedáneos y sustitutos de leche materna, la distribución de muestras a madres y profesionales de la salud, lo que desfavorece la lactancia además de generar obesidad y diabetes por la cantidad de azúcar añadido que tienen estos alimentos.

Un estudio del INSP de la Universidad Iberoamericana y la OMS revela que pocos trabajadores del sector salud conocen el documento, y un porcentaje de ellos recibe beneficios y regalos de las compañías de fórmulas, creando un conflicto de interés.

México cuenta con la legislación para promover la lactancia con las directrices para fortalecer la política pública, pero en los hechos se queda sólo en el papel.

Por ejemplo, una vez sucedido el sismo de 2017 en Oaxaca y Chiapas, el gobierno federal no defendió la lactancia sino que autorizó la donación masiva de fórmulas, contraviniendo los lineamientos internacionales para alimentación infantil en situaciones de emergencia.

El experto confió que el próximo gobierno reconozca que la lactancia es una alta prioridad de la salud pública y no está en venta, pues vulnera el derecho e implica muerte, desnutrición, pobreza y desigualdad.

Por otra parte, la investigadora Yatziri Zepeda, del Instituto de Investigaciones Interdisciplinarias en Medio Ambiente de la Universidad Iberoamericana campus Puebla y miembro de la organización Proyecto Alimente, dice a Contenido que las técnicas de mercadotecnia son cada vez más sutiles. “Me parece gravísima la manera en la que la industria ha hecho de la lactancia una marca: su marca. Considero que las mujeres asocian el concepto con la fórmula láctea, y se crea una lealtad a la marca”.

Se espera que el venidero gobierno incluya el cumplimiento del Código Internacional sobre la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna en el proyecto de ley PROY-NOM-050-SSA2-2018 sobre la regulación de la promoción y publicidad de los sucedáneos de la leche materna y otros productos, estableciendo los procedimientos y sanciones a la violación de dicha norma.

Bacterias que ayudan

El científico García Mena descubrió que la leche materna de mujeres mexicanas contiene grupos de bacterias que contribuyen a la salud del recién nacido, aunque no se sabe en qué momento el alimento genera mayores beneficios microbiológicos. “Sólo se sabe que hay una variación”. Esos microorganismos le sirven al niño para prevenir infecciones, así como disminuir su susceptibilidad ante ataques bacterianos. “Ya desde el aspecto físico la leche extraída a diferentes horas del día no es igual, al menos su composición revela variabilidad y estamos en espera de confirmar estas diferencias bacterianas”, dice García.

El estudio fue finalista del certamen Investigación sobre Microbiota Intestinal 2018, organizado por la Biocodex Microbiota Foundation y demostró que la madre aporta en la leche materna una fuente de bacterias benéficas que contribuyen al 30% de la microbiota intestinal del recién nacido, los cuales reducen la mortalidad, las infecciones respiratorias, gastrointestinales, y ayudan a madurar al sistema inmune.

Costos de lactancia inadecuada

La lactancia ayuda a mejorar la economía del hogar por los ahorros al no tener que gastar en sucedáneos de leche, y disminuye los costos por enfermedades y gastos de hospital. Además, para el gobierno representa también un ahorro en el sector salud, dado que conlleva un menor número de casos de enfermedades y hospitalizaciones, señala Zepeda.

De acuerdo con el INSP, el costo pediátrico de las prácticas inadecuadas de lactancia representa un gasto de entre 758 y 2,429 millones de dólares anuales, en niños menores de un año a consecuencia del consumo de fórmulas, así como los bajos niveles de lactancia materna exclusiva.

Teresita González de Cosío, directora del Departamento de Salud de la Universidad Iberoamericana, sostiene que México gasta 289.9 millones de dólares anuales en la compra de fórmula láctea, sin contar leches especializadas. Esto se traduce en un gasto diario de alrededor de 23 pesos, lo que representa más de 30% del ingreso al día de un trabajador de la construcción.

De acuerdo con Unicef y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) los beneficios de la lactancia se extienden también a las empresas, pues apoyar esta práctica tiene impacto en la productividad, ya que disminuye hasta 35% las incidencias en salud en el primer año de vida y reduce el ausentismo de las madres entre 30% y 70%. Y, en promedio, se obtiene un retorno de tres dólares por cada uno invertido.

Por otra parte, las corporaciones deben asegurar el compromiso con las madres en periodo de lactancia, respetar la licencia de maternidad y los tiempos y espacios que por ley corresponden a las mujeres para amamantar a sus bebés o bien extraerse la leche en los lactarios.

El 2 de abril de 2015 se publicaron cambios en algunas leyes en México “que permiten que las madres trabajadoras tengan derecho a dar el seno materno o extraer la leche en un lactario higiénico, que podrá refrigerar y luego proporcionarlo al bebé”, explica Reyes Vázquez.

Algunas instituciones se sumaron en la lactancia y ofrecen los espacios adecuados para sus colaboradoras y estudiantes: Laboratorios Liomont, Nestlé, Grupo Salinas y Google, la Universidad Iberoamericana, la Universidad de Guadalajara, la UAM unidad Cuajimalpa y el Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS habilitaron cuartos dentro de sus instalaciones que cuentan con un sillón, un extractor de leche y un refrigerador.

 

La difícil crianza

  • Cuando la madre está en terapia intensiva o quimioterapia, el lactante puede tomar leche materna de un banco de leche certificado.

  • Si la mamá tiene VIH requiere una evaluación específica. El bebé puede tomar de un banco de leche certificado.

  • Los bebés prematuros, internados en terapias intensivas neonatales que hayan sido sometidos a cirugías, que sufran de alergias o que sus madres no produzcan la suficiente leche para alimentarlos, requieren leche materna de sus madres o de bancos de leche.

Un lazo de amor y vida

La prolactina y oxitocina son las hormonas responsables del vínculo afectivo, de que el olor de la madre sea reconocido por el hijo, y de aumentar la confianza, reducir el estrés y la tensión arterial, dice la psicóloga clínica Gabriella Muzzi Turullois, miembro del equipo de Pronatal.

“Pocas cosas en la vida son tan hermosas como ver crecer a tu bebé con tu leche, esa conexión única cada vez que le das de comer”, sin embargo advierte que “no conviene poner la calidad del vínculo en el sólo hecho de amamantar. Si la mamá que no tiene suficiente leche por algún trastorno o alguna enfermedad siente una culpa terrible, que ha fallado como mujer”, exterioriza Muzzi.

Por otra parte, la psicoterapeuta Claudia Estrella Contreras opina que el niño al acercarse al pecho no sólo recibe el alimento sino también emociones que fortalecen el lazo afectivo creado desde el embarazo en beneficio del desarrollo cerebral y salud afectiva.

Para los expertos el reto es educar a los profesionales de la salud, implementar políticas públicas, transparentar el presupuesto y la distribución y una declaración pública de no conflicto de interés para cambiar el panorama de la lactancia que sí es insustituible.

 

¿Quiénes no deben recibir leche materna y sí fórmula?

  • Lactantes con galactosemia, que es un desorden que causa incapacidad para digerir la galactosa.
  • Lactantes con enfermedad de orina en jarabe de arce.
  • Lactantes con fenilcetonuria: se requiere una fórmula especial libre de fenilalanina combinada con lactancia materna.

Fuente: Academia Mexicana de la Pediatría.

 

Lactancia materna y tecnología

¿Quiere ver imágenes interactivas durante cada semana de su embarazo y conocer paso a paso la lactancia? Únase a más de 500,000 mamás de América Latina que usan la aplicación móvil Embarazo + en versión de Android y descargable en Google Play.

Fabia Tetteroo Bueno, líder de mercado para Personal Health de Philips en América Latina, explica que después de que Philips Avent realizó una serie de investigaciones aprendió a comprender la fisiología mamaria y la alimentación infantil para proporcionar soluciones a los problemas de la madre y bebé.

La aplicación tiene la capacidad de ayudar a la madre que amamante mediante mensajes directos, mensajes de voz, aplicaciones y contenido de video. Por ejemplo, la mamá produce mucho más leche después de 10 a 15 minutos de hacer un ejercicio de respiración o escuchar música, y explorar las etapas de la lactancia de forma práctica y amigable.

 

 

Por Alejandrina Aguirre Arvizu