domingo , diciembre 16 2018
Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Meghan Markle, la más buscada en Google en 2018

Leche materna: ¿insustituible?

Larga transición. Columna de Sergio Sarmiento

Inicio / Edición Impresa / Un holograma del presidente Ronald Reagan trae viejos recuerdos

Un holograma del presidente Ronald Reagan trae viejos recuerdos

Joanne Drake trabajó en la Casa Blanca durante el segundo mandato de Ronald Reagan, y al dejar el poder, lo acompañó hasta su muerte en 2004 como su jefa de despacho. El recuerdo aún está muy fresco.

Y al ver terminado un holograma del mandatario, que fue instalado en el museo y librería de California en su honor, sintió una mezcla de miedo y emoción.

“Es un poco chocante para ser honesta. Da un poco de miedo sabiendo que ya no está entre nosotros”, dijo a la AFP Drake, que hoy trabaja en la Biblioteca y Museo Presidencial de Ronald Reagan, ubicada en Simi Valley, 57 km al noroeste de Los Ángeles.

“Lo acerca físicamente un poco más a todos nosotros”.

La voz, la estatura, las facciones, hasta los gestos, todo queda capturado en este holograma de última tecnología, que el público podrá ver a partir de este jueves.

Reagan, que gobernó entre 1981 y 1989, aparece en tres escenas, de unos 40 segundos cada una.

La primera abordo del antiguo tren presidencial Ferdinand Magellan, que el equipo de Reagan trajo de vuelta para un evento de la campaña de reelección en Ohio en 1984; luego en su Rancho del Cielo en California tras montar a caballo con la primera dama; y finalmente en la Oficina Oval, donde trabajó ocho años.

“Da la sensación de que estás ahí mismo con el presidente Reagan, como si estuvieras parado justo ahí con él”, indicó John Heubusch, que también conoció personalmente al mandatario y hoy dirige este museo.

El proceso llevó cuatro años y una inversión de 1 millón de dólares.

Para recrear al mandatario se contrató un actor, que tuviera el peso y tamaño similar al que Reagan tenía en la época en que fue electo. El doble estudió y recreó sus movimientos de los hombros para abajo, mientras que la cabeza se hizo a partir de un modelo tridimensional de silicona.

El guión de cada escena se construyó a partir de diversos discursos, tomando palabra por palabra y editándola para dar la sensación de uniformidad.

“Traer el presidente no fue fácil”, indicó David Nussbaum, vicepresidente de la empresa Hologram USA, que desarrolló la animación. Esta es una pieza de museo en la que básicamente estás nariz con nariz con un persona muy reconocido”.

“Todo se hizo a través del microscopio”.

¿Reagan pro-Trump?

Drake recordó los últimos dos años del proceso, cuando tomó más forma.

“Quería acercarme a él y tocarlo”, dijo. “Tuvimos la oportunidad de subir al escenario mientras probábamos profundidad y todo lo demás, y fue un poco aterrador pero muy emocionante poder verlo de nuevo en carne y hueso”.

Drake, que siguió trabajando para Nancy Reagan hasta su muerte en 2016, describió al presidente como un hombre “gracioso” y “gentil”. Y “era el mismo como presidente y como persona”.

“Los echo mucho de menos a ambos”, añadió.

Reagan fue un ícono del movimiento conservador, con una orientación económica basada en la oferta (“supply-side economics”), que estipula que la reducción de impuestos y la desregulación impulsan el crecimiento, un camino que sigue hoy a rajatabla la administración Trump.

“Trump a menudo toma una página del libro de jugadas de Reagan, desde el punto de vista de la política, tratando de ejecutar y cumplir con una serie de cosas conservadoras, que creo que Ronald Reagan habría apoyado”, dijo a la AFP Heubusch, que igual destacó las diferencias entre ambos presidentes.

“No podrías encontrar dos personas más diferentes, con personalidades radicalmente diferentes”. AFP