jueves , noviembre 15 2018
Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

5 cyber animales que te asombrarán ¿Serán las mascotas del futuro?

controlar Netflix sólo con los ojos es cada vez más posible

Epoc, la enfermedad letal y silenciosa

Inicio / EN PRIMER PLANO / Crearon un método químico para clasificar películas

Crearon un método químico para clasificar películas

La clasificación de películas siempre ha sido un tema delicado para los grandes estudios cinematográficos. Ser designada como un filme para sólo adultos o adolescentes puede afectar su desempeño comercial. Pero ahora hay una forma irrefutable de designar su clasificación: con química.

Resulta que investigadores científicos del Max Planck Institute for Chemistry en Mainz acaban de desarrollar un nuevo método para clasificar películas.

En donde simplemente miden la concentración de isopreno en el aire de la sala de cine. Bajo la premisa de que mientras más nerviosas y tensas estén las personas por la cinta que miran; más variable será el isopreno que emiten.

El isopreno se forma como parte de los procesos metabólicos y se almacena en el tejido muscular. Pero se libera a través del sistema circulatorio, el aire expirado y la piel cada vez que nos movemos.

De modo que si un niño ve una película de terror podrá estar más inquieto, tensar los músculos y estresarse emocionalmente; lo que dispara la concentración de esta sustancia en la sala.

Para comprobar esta idea los investigadores midieron la composición del aire de las salas de cines; a lo largo de 135 proyecciones de once películas diferentes.

Con una audiencia de más de 13 mil asistentes los científicos encontraron que los niveles de isopreno en la sala se correlacionaban con la clasificación de edad de cada película.

Así que la propuesta del Max Planck Institute for Chemistry es que se utilicen los índice de concentración en aire de isopreno como punto de apoyo para respaldar la clasificación de las cintas.

La idea es debatible desde varias perspectivas. Pero no deja de ser curiosa su concepción.