Tienes activada la opción de bloqueo de anuncios, por eso no puedes ver adecuadamente tu portal Contenido.com.mx Si desactivas esa función podrás disfrutar íntegramente de la mejor información que ofrecemos todos los días. ¡Gracias por tu comprensión!

Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Grupo activista a favor de la interrupción legal del embarazo se manifiesta en la Diana Cazadora de la CDMX

¡Alarma! El cambio climático también amenaza la existencia de cerveza en el mundo

La secuela Wonder Woman no llegará en 2019

Inicio / CUERPO Y MENTE / Azúcar o grasa ¿Qué hace más daño?

Azúcar o grasa ¿Qué hace más daño?

Durante muchos años hemos escuchado que la grasa puede ser muy perjudicial para nuestra salud. Sin embargo, tras muchos estudios realizados por nutricionistas, podemos afirmar que el azúcar es el mayor problema de nuestra alimentación.

El azúcar refinado resulta ser adictivo y está presente en casi todos los alimentos. Nos crea dependencia y, al querer dejarlo, se pueden sufrir antojos, ansiedad o dolores de cabeza producidos al eliminar este alimento tan dañino para nuestro bienestar.

El exceso de azúcar tiene un impacto muy perjudicial en nuestra salud, ya que la glucosa que se almacena en el hígado se convierte en grasa, lo que puede generar obesidad y serios problemas de salud.

Cada vez hay más estudios que vinculan la obesidad con problemas con hormonas como la insulina responsable del nivel de azúcar en sangre, creados por el consumo de almidones y azúcares.

Las grasas perjudiciales son las saturadas y las trans, porque obstruyen las arterias, el colesterol malo o LDL. En el peor de los casos, benefician los accidentes cardiovasculares.

Los productos que contienen estas grasas son los embutidos, quesos grasos, lácteos enteros, comida basura, bollería, margarinas o alimentos procesados.

Los alimentos ricos en grasas no saturadas que debes consumir e incluir en tu rutina alimentaria son el pescado azul, salmón, atún, sardinas, aguacate, nueces, almendras, semillas de linaza, huevos y aceite de oliva.

No se trata de eliminar por completo las grasas de nuestra dieta, sino de mantener un equilibrio adecuado, puesto que nos aportan proteínas y son necesarias para sintetizar determinadas hormonas y vitaminas.

Conclusiones a tener en cuenta

• Seguir una dieta saludable y utilizar endulzantes naturales como miel, estevia, canela o dátiles será nuestra mejor decisión.

• Consumir frutas y legumbres de buena calidad, pues ese es el azúcar que nuestro cuerpo necesita obtenido por medio de la descomposición de estos carbohidratos.

• Los endulzantes como la sacarina o la sucralosa no son saludables y estimulan el hambre.

Lo ideal es mantener un consumo equilibrado y eso incluye leer las etiquetas de lo que consumimos. Agregar alimentos frescos, carnes magras o lácteos bajos en grasa y disminuir carne roja y embutidos.

Agregar a nuestra dieta alimentos de origen vegetal, frutas frescas, hortalizas, legumbres y frutos secos. Elegir alimentos poco procesados sin adición de azúcares grasas o sal.

¡Es fundamental cuidar nuestra alimentación para estar sanos!