Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

¡Insólito! ¡Abren la primera universidad de la pizza!

3 datos sobre los piojos y un remedio eficaz

Experto sugiere que dormir poco incrementa las posibilidades de padecer cáncer de mama

Inicio / CUERPO Y MENTE / Prediabetes: 3 síntomas a los que no deberías darles la espalda

Prediabetes: 3 síntomas a los que no deberías darles la espalda

A diferencia de la diabetes, la prediabetes sí se puede controlar, prevenir y revertir. Pero ¿qué es, en concreto? Son niveles altos de glucosa en sangre(pero no superan el mínimo de la diabetes).

En cuestiones médicas (a la hora de controlar si tienes diabetes o no a través de la extracción de sangre luego de un ayuno de 8 horas) el nivel normal de azúcar en sangre debería ser menor a 100; prediabetes, menor a 125 y diabetes es de 126 o más, según Webmd.

Aumentas de peso

El aumento de peso puede deberse a la prediabetes o, incluso, puede potenciar el riesgo de tenerla. Ante cambios de peso, consulta a tu médico. Y, a su vez, a un nutricionista para equilibrar la dieta.

Cambios en la piel

Si tienes cambios en la piel (sarpullidos o decoloración) sin razón aparente, controla con tu médico, puede ser una señal de prediabetes. Según Prevention, algunas personas con prediabetes pueden presentar signos de resistencia a la insulina como piel oscura en la axila, espalda o cuello.

Tienes trastorno de sueño

Los trastornos del sueño como apnea o insomnio pueden aumentar el riesgo de tener prediabetes y, también, pueden ser producidos por esta condición. Por eso si tienes problemas para dormir es importante controlar al médico para cuidarte a ti, a tu descanso y evitar la prediabetes.

En caso de tener prediabetes, puedes tomar medidas como controlar el peso, hacer ejercicio de forma constante y cambiar la dieta (es decir, elegir una dieta balanceada con proteínas bajas en grasa, más vegetales, granos integrales y menos alimentos con altos contenidos de azúcar).