miércoles , agosto 15 2018
Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Un estudiante de 14 años se postula para gobernador en EU

SpaceX apuesta por un viaje tripulado en 2019

Una familia argentina recorre los 5 continentes en un auto de 1928

Inicio / CUERPO Y MENTE / Lácteos durante el embarazo, ¿sí o no?

Lácteos durante el embarazo, ¿sí o no?

Hay tanta información en publicaciones y redes sociales que es importante ser claros al respecto: las proteínas, el calcio, el hierro, el ácido fólico, el zinc, y la vitamina A son los nutrientes esenciales que deben incorporarse durante el embarazo.

Si bien son múltiples los nutrientes que forman parte de un plan alimentario equilibrado, la incorporación del calcio es clave durante el embarazo y el periodo de lactancia ¿Por qué? Porque el bebé en desarrollo necesita del calcio para formar huesos y dientes, así como también para el desarrollo de su corazón, nervios y músculos.

El consumo adecuado de calcio por parte de la mujer embarazada puede reducir el riesgo de hipertensión arterial e incluso de preclampsia, una complicación propia de las embarazadas asociada a la alta presión. El bebé en desarrollo necesita del calcio para formar huesos y dientes, así como también para el desarrollo de su corazón, nervios y músculos.

“Los productos lácteos juegan un papel fundamental durante el embarazo y la lactancia ya que nos aseguran un adecuado aporte de energía, proteínas de alto valor biológico, son fuente de aminoácidos esenciales, vitaminas del grupo B, calcio y vitamina D, entre otros nutrientes”, explicó la licenciada en Nutrición Silvina Tasat (MN 1495).

Muchos especialistas opinan que, su consumo diario brinda beneficios tanto para la madre como para el crecimiento y desarrollo fetal, para alcanzar un buen peso al nacer y para la correcta nutrición de los primeros mil días del niño, que abarcan desde la gestación hasta los dos años de vida, fundamentales para la salud futura del niño y del futuro adulto.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel mundial, y las Guías Alimentarias para la Población Argentina (GAPA), en el ámbito nacional, recomiendan el consumo de 1200 miligramos de calcio por día, a partir del segundo trimestre del embarazo y durante todo el período que dure la lactancia materna.

Una ventaja adicional de los lácteos es que la vitamina D, proteínas y lactosa que contienen favorecen la absorción del calcio. “El calcio proveniente de los productos lácteos posee una elevada biodisponibilidad en el organismo, lo que significa que una alta proporción del calcio consumido, es absorbido y aprovechado por el cuerpo, beneficio que no encontramos en alimentos ricos en calcio de origen vegetal -señaló Tasat-. Es importante tener en cuenta que si no se cubren las necesidades diarias de calcio, éste se tomará de las reservas óseas y dentales de la mujer gestante, pudiendo ocasionar daños en su salud futura”.