Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Entre el arte adivinatorio y las causalidades de las cartas

Murió La Chorreada

Templo de San Jacinto

Inicio / ALTA DIRECCIÓN / La amenaza del gatopardismo

La amenaza del gatopardismo

 

El gatopardismo Que todo cambie, para que todo siga igual.

 

Por Luis Hernández Martínez

 

Al cierre de esta columna ocurrieron varias cosas. ¿Dos de las más destacables? Que luego de tres intentos (18 años en campaña), Andrés Manuel López Obrador llegó a la Presidencia de nuestro país y México (frente a Brasil en el Mundial) volvió a ser México (el quinto partido no llegó). Sobre el segundo punto, nada por hacer. Probablemente muera sin saber qué se siente ser campeón del mundo en el que es –dicen– el más popular de los deportes.

Pero, en cuanto al primer tema, sí hay mucho por hacer. Sobre todo desde la trinchera de la sociedad civil organizada, desde el ejercicio crítico y pleno de la libertad de expresión y desde las instituciones jurídicas impulsoras del Estado de derecho. El inicio de un sexenio siempre representa una oportunidad para reinventarnos, para trabajar unidos alrededor de un proyecto de nación que reduzca la desigualdad social y combata –sin retórica– tanto a la corrupción como a la impunidad.

Aunque también tenemos que actuar con inteligencia en otros ámbitos. ¿Cuáles? En la competitividad y la productividad de México. En mantener la disciplina fiscal y un ejercicio prudente del gasto público del Gobierno Federal. Sobre todo porque tenemos un estrecho margen de maniobra para maximizar nuestras fortalezas tangibles e intangibles y aprovechar las oportunidades que el entorno nos ofrecerá al cierre del presente sexenio y durante el periodo 2018-2024.

De ahí que sugiera no descuidar los temas siguientes:

La capacitación y educación de los mexicanos (en todos los niveles): México requiere de ciudadanos con mayores capacidades, competencias y habilidades personales para que el ingreso per cápita crezca con base en la productividad y la competitividad nacionales.

Innovación sustentable: creatividad, mejoras sustanciales en procesos, productos y/o servicios, sustentabilidad, entrarle a todo lo relacionado con minería de datos (big data) e invertir en tecnologías de la información e inteligencia artificial. Solo así combatiremos frontalmente la informalidad y la improvisación, y haremos a un lado –poco a poco– las simulaciones y los rezagos empresariales.

Disminuir la desigualdad económica: urgen incentivos para alentar la formalidad empresarial e inhibir los aparentes beneficios de actuar en la informalidad (con los delitos inherentes a ella: la piratería, por ejemplo). Además, nada ayuda que muy pocos controlen la riqueza de nuestro país, tampoco que la política fiscal sirva para aterrar a los que menos tienen y sea una alameda amplia para la evasión y elusión fiscales de los actores económicos con mayores recursos.

Fortalecimiento del Estado de derecho: México requiere de instituciones fuertes. De una división de poderes que de verdad funcione con pesos y contrapesos que beneficien a todos los mexicanos. El llamado “carro completo” no debe traducirse en el atropellamiento de los derechos, menos aún debe convertirse en la crónica de una muerte anunciada alrededor de la libertad de expresión, el derecho a la información y de los derechos fundamentales en sentido amplio.

La apuesta fuerte de todos los mexicanos (estudiantes, amas de casa, empresarios, ejecutivos, profesionistas independientes, servidores públicos, políticos en general…) tiene que buscar la construcción de un México más justo, más próspero, más competitivo y en paz.

Urge un periodo amplio de sexenios donde el ciudadano de a pie realmente tenga bienestar, desarrollo, movilidad social y prosperidad en su ámbito personal de influencia y convivencia. Hoy, una vez más, el gatopardismo puede ser algo mucho mayor que una amenaza para nuestro país.