viernes , diciembre 14 2018
Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

El clima de la Tierra para al 2030 se parecerá al de hace tres millones de años

Fracasó: El YouTube Rewind 2018 es el video con más dislikes de la historia

¡Cuidado! Hay malas noticias para la carnita asada

Inicio / Conte-Tips / Qué ocurre en el cuerpo justo después de practicar ejercicio

Qué ocurre en el cuerpo justo después de practicar ejercicio

Si acabas de regresar de correr, descansa en el sofá, disfruta del momento de relax que te brindan tus hormonas y come un plátano, avena o un par de galletas integrales. El baño puede esperar. Lo que pasa después del ejercicio en tu cuerpo

Al hacer ejercicio, el cerebro empieza a trabajar, produciendo miles de reacciones químicas. La actividad conduce pues no sólo a la quema de grasas y aumento de la musculatura, sino que también ayuda a todo el proceso de atención y concentración, que se prolonga más allá del tiempo del entrenamiento. Una actividad física habitual consigue, además de bajar de peso y mantener una bonita figura, mejorar calidad de vida, bienestar y salud. Entre los muchos estudios que lo prueban, este es uno de los últimos, aprobado por la Universidad Federal de Juiz de Fora de Minas Gerais en Brasil.

La activación muscular pone en marcha una fábrica química de sustancias activas, altamente eficaces, ayudando a reducir el nivel de grasa, a la vez que mejora el desarrollo muscular y aumenta el rendimiento corporal. También actúa en el sistema vascular, con una mayor irrigación sanguínea, que asegura un corazón saludable.   Los cambios que se producen en los momentos posteriores a la práctica deportiva son provocados por la segregación de una serie de hormonas, como la testosterona, la adrenalina, el cortisol o las endorfinas, que producen un estado transitorio de relajación, que puede durar varias horas, según la intensidad del entrenamiento. Estos efectos, efímeros, perduran en el tiempo a medida que aumenta la frecuencia del deporte. A la relajación de la primera media hora, habría que añadir rapidez mental, necesidad de azúcar, quema de calorías y sensación de bienestar.

Recomendaciones de los expertos de la Universidad Federal de Juiz de Fora de Minas Gerais en Brasil

1.- Alimentos.

No esperes más de 30 minutos sin consumir proteínas, carbohidratos o líquidos. Durante este lapso tu cuerpo ya habrá generado cortisol que detona acumular grasa y atrofia muscular. Durante este tiempo, tu cuerpo repone el glucógeno de tus músculos, lo cual ayuda a que este crezca y se recupere del entrenamiento.

2.- No comas chocolate.

Un error es comer chocolate después de un ejercicio intenso, porque su grasa provoca que tu digestión sea más lenta, lo cual puede provocar estreñimiento.

3.- No tomar bebidas energéticas.

Las bebidas energéticas prometen una dosis extra de energía por la cafeína, ginseng, taurina, entre otros ingredientes que pueden desatar nerviosismo, ansiedad y hasta problemas en el corazón.

4.- Cuida las horas de sueño.

Es fundamental tener un buen descanso en la noche, entre siete y ocho horas, esto ayuda a recuperar la energía que consume el ejercicio. Además, favorece la producción de la hormona del crecimiento la cual permite la reparación de los músculo.

5.- Bañarte inmediatamente.

Después de ejercitarte, el cuerpo alcanza una temperatura de 38 a 39.5°C . Cuando se expone a un ambiente frío de manera brusca, hay una descompensación que puede provocar problemas circulatorios y de presión arterial. Por ello es recomendable esperar 15 a 20 minutos antes de bañarse, este tiempo es suficiente para que el cuerpo regrese a su temperatura normal. Es preferible un baño con agua tibia o caliente para relajar los músculos.

Datos

  • ¿Estudiar después de un partido de fútbol? No es mala idea, porque los deportes que requieren toma de decisiones elevan la capacidad de atención.
  • Una sola sesión de cardio mejora la sensibilidad a la insulina. La investigación sugiere que modelos de entrenamiento de alta intensidad y fuerza tienen un impacto positivo en la regulación de la insulina durante la media hora después de la actividad física que ayuda a que los músculos quemen una mayor cantidad de azúcar procedente de la sangre. El páncreas produce menos insulina para mantener el nivel glucémico bajo control, y es menor el  riesgo de padecer diabetes.

Fuente: Universidad Federal de Juiz de Fora de Minas Gerais en Brasil.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu