Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Adiós a la Tierra

Océanos: la crisis azul

La nueva “Revolución” de Nicaragua

Inicio / Reportajes / ¿Qué onda con las candidaturas independientes?

¿Qué onda con las candidaturas independientes?

La incorporación de las candidaturas independientes al sistema político mexicano es reciente y polémica: unos creen que enriquecen el menú electoral, otros que sirven solamente para dispersar el voto o para favorecer a políticos sin posibilidades reales de competir.

Foto: Naomi Kaizawa

De inédito ha sido calificado el proceso electoral que vive el país, tanto por la cifra sin precedente de cargos que serán renovados en una misma jornada, como porque serán las primeras elecciones federales abiertas en todos sus niveles (Presidente, senadores y diputados) no sólo a coaliciones y partidos –que Contenido ha analizado en sus más recientes ediciones–, también a ciudadanos sin respaldo de estas organizaciones, quienes ostentan candidaturas independientes.

Académicos como María Marván Laborde y Luis Carlos Ugalde, ambos ex consejeros presidentes del IFE (hoy Instituto Nacional Electoral), se expresaron favorablemente de estos participantes. “Vienen a refrescar el escenario político y representan un avance para nuestra democracia en la que los ciudadanos no solamente puedan votar, sino incrementar su posibilidad de ser votados”, coincidieron en la reciente presentación del libro Fortalezas y debilidades del sistema electoral mexicano. Perspectiva federal y local, para el que ambos aportaron ensayos y Ugalde fungió como coordinador.

Marván considera que las candidaturas independientes forzarán a los partidos políticos a repensarse. Una tarea urgente para esas organizaciones, reprobadas en cualquier medición de confianza ciudadana, como la Encuesta Latinobarómetro, en la que apenas 9% de los ciudadanos expresa algún grado de satisfacción con los que deberían ser conductos naturales de la sociedad para acceder al poder e influir en la toma de decisiones.

Los ciudadanos vinculan a los partidos con ineptitud, corrupción, derroche y contubernio para controlar el poder. La lógica indicaría que habría que sustituirlos por otros, pero Ugalde señala que en México, a diferencia de otros lugares de América Latina, existen restricciones a la formación de nuevos organizaciones. “De ahí la importancia de que exista un nuevo conducto para competir por el poder, así como una oferta más para los electores”, responde Ugalde al preguntarle sobre el sentido que tienen las candidaturas independientes en el sistema electoral mexicano.

PUNTO BÁSICO

“Para no generar falsas expectativas es importante describir la candidatura independiente como un mecanismo de participación ciudadana en política que se caracteriza básicamente por la no afiliación a un partido político y pretende ofrecer alternativas a un sociedad cada vez más desencantada de su sistema electoral”, apunta Said Hernández Quintana, otro de los coordinadores del libro citado líneas arriba, para el que aportó el ensayo Las candidaturas independientes en las elecciones federales y locales en México 2013-2017.

El politólogo y asesor de consejero electoral en el INE apunta que esta figura electoral existió en el sistema político mexicano durante la primera mitad del siglo pasado, pero fue eliminada por la reforma electoral de 1946 para cerrar la puerta a la irrupción de caudillos locales en las elecciones presidenciales. A partir de entonces los partidos tuvieron la potestad exclusiva de hacer postulaciones.

El panorama empezó a cambiar en agosto de 2012 cuando se introdujo en la Constitución el derecho de los ciudadanos a registrar candidaturas de manera independiente, el problema fue que mantuvo la disposición constitucional que reservaba esa potestad a los partidos. El asunto lo resolvió la reforma electoral de 2014. A partir de entonces se ha vuelto cotidiana la participación de candidatos independientes en comicios de todos los niveles, aunque, por cuestiones de calendario, en el ámbito federal sólo implicó a los diputados en 2015. El proceso electoral actual es el primero en que aplicó para senadores y para presidente del país.

¿PARTICIPACIÓN SIMBÓLICA?

Los partidos políticos han sido acusados de poner barreras legales para impedir el acceso de nuevos competidores a las contiendas electorales. En la realidad, ¿qué tan propicio es el panorama para las candidaturas independientes? Las legislaciones estatales y federal han suavizado paulatinamente umbrales y requisitos para obtenerlas, además de fortalecerse una tendencia en tribunales de fallar a favor de aspirantes que impugnan procesos bajo el principio de respetar garantías individuales.

El ejemplo más palpable es el rango de apoyo ciudadano exigido por la ley. En algunos estados se llegó a pedir entre 5 y 8% del padrón electoral de la circunscripción, pero el fallo del Tribunal permitió acceder a la candidatura sin alcanzarlo. De acuerdo con el criterio internacional el porcentaje óptimo de firmas es un punto de la lista nominal. Y en el caso del ámbito federal mexicano ya se cumple para la candidatura presidencial. Para ser candidato a senador o diputado independiente el aval requerido sube a 2%.

En cuanto a ventajas y desventajas de un candidato sin partido frente al que sí lo tiene, Hernández pone entre las primeras la libertad para hacer planteamientos y propuestas, además de no cargar con posibles situaciones de desprestigio que envuelven a las organizaciones. La paradoja, advierte, es que la falta de ese respaldo constituye un obstáculo para su éxito electoral, ya que una infraestructura partidista reduce el costo del voto, permite que los candidatos se beneficien electoralmente de la asociación con sus correligionarios y proporciona apoyo organizativo y financiero muy significativo.

El análisis del perfil de quienes ostentan candidaturas independientes para este proceso electoral saca a relucir que en la mayoría de los casos se trata de personas con antecedentes partidistas y experiencia en lides políticas. “Saben que están compitiendo en un contexto de total y absoluta desventaja frente a los abanderados de partidos”, opina el politólogo.

Su perspectiva coincide con la de Ugalde, para quien hay dos indicadores que ilustran la situación: por una parte, el financiamiento público para gastos de campaña, donde cada independiente recibirá un monto infinitamente menor, respecto al de los competidores tradicionales (ver Presupuestos raquíticos). Ciertamente podrán complementar su presupuesto con donativos de particulares, con el riesgo de quedar expuestos a los intereses de aquellos mecenas. Por otra parte está el acceso a tiempos de radio y televisión, en el que corren el riesgo de pasar inadvertidos debido al reducido número de spots.

“Esta situación ocasiona que en términos generales los candidatos independientes no son rivales para las estructuras partidistas”, agrega Hernández.

POBRE DESEMPEÑO

Entre 2014 y 2017 poco se han modificado las condiciones de contienda, sin embargo 30 ciudadanos han accedido a cargos de representación popular vía candidaturas independientes (ver Casos de éxito). ¿Su presencia ha modificado la manera de hacer política en México? Ugalde se muestra cauteloso en su evaluación, asegura que todavía es prematuro calificar la presencia de este nuevo tipo de servidores públicos, sin embargo, encuentra elementos positivos en el desempeño de varios de ellos, y cita dos ejemplos: Pedro Kumamoto, diputado local en Jalisco, quien logró la aprobación de una iniciativa para reducir el gasto electoral, y Jaime Rodríguez “El Bronco”, gobernador de Nuevo León desde 2015 y cuya gestión resultó exitosa en el combate a la corrupción.

Un panorama mucho más desalentador encuentra el politólogo Said Hernández, para quien legisladores y gobernantes que no fueron postulados por partidos, han terminado por comportarse igual que los demás, la prueba la han dado precisamente el legislador local Kumamoto y el gobernador Rodríguez Calderón, quienes dejaron inconclusa su encomienda para buscar otro cargo, incurriendo en el “chapulinismo” que tanto reprocha la sociedad mexicana a sus políticos. Y ese comportamiento también lo tuvo Manuel Clouthier Carrillo, el único mexicano que ha conquistado una diputación federal por la vía independiente, empeñado ahora en convertirse en senador.

En el caso del gobernador neoleonés como el de los alcaldes de Morelia, Michoacán y Ciudad Juárez, Chihuahua, varios indicadores de su desempeño han resultado igualmente desfavorables o peores que los de sus antecesores en el cargo.

¿MISMAS MAÑAS?

Contra quienes han buscado candidaturas independientes dentro del actual proceso electoral han pesado todo tipo de acusaciones, sobre todo relacionadas con las maniobras, trampas, simulaciones y engaños en los que incurrieron, de acuerdo con autoridades electorales, para alcanzar su propósito. Sin embargo, Luis Carlos Ugalde se muestra prudente en el uso de calificativos hacia quienes incurrieron en irregularidades. “Tenemos información parcial y primero hay que confirmarla antes de dar un veredicto lapidario”, sostiene.

El exconsejero electoral insiste en que urge aclarar qué explica el número tan alto de firmas inconsistentes o simulaciones, descartar errores técnicos y humanos, además de investigar a los responsables de lo que pueda constituir un comportamiento doloso. Por otra parte hay que certificar que la verificación del INE haya sido correcta, tal y como lo viene exigiendo el aspirante a candidato presidencial Armando Ríos Piter, a quien sólo se le validaron 242,646 firmas de 1,623,271 que presentó.

Menos condescendiente, el politólogo Hernández reprueba el modo de proceder, a su juicio intencional, de quienes reportó el INE. “Tal vez no contaron con que el Instituto cumpliría con su labor de revisar detenidamente la información recibida”.

Ugalde reitera que así como es importante contener la simulación, el delito y la vil trampa que se hayan cometido, también es preciso destacar que se trata del primer experimento que se realiza, y que tanto el INE como los aspirantes enfrentaron situaciones inéditas. El exfuncionario destaca que aunque hubo mercado negro de venta de firmas, también hubo cientos de miles de personas que de manera voluntaria dieron su apoyo.

Hernández coincide en que el proceso de 2018 debe servir para empezar a pensar cuál es el marco más adecuado para propiciar candidaturas sin partido, comenzando por los mecanismos de verificación de respaldo ciudadano, montos de financiamiento y tiempos en medios más equitativos, en el entendido que su presencia es importante porque da una voz nueva a la sociedad y rompe el monopolio de los partidos.

INDEPENDIENTES 2018

En los comicios federales de este año compiten 49 ciudadanos sin respaldo partidista: 40 aspiran a una diputación federal, siete buscan un escaño en el Senado y dos personas lograron postularse a la Presidencia de la República.

En cuanto a los dos primeros presidenciables en la historia de México, se trata de:

Margarita Zavala Gómez del Campo

Abogada por la Escuela Libre de Derecho, nació en la Ciudad de México hace 50 años. Zavala es esposa del expresidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, en cuyo sexenio (2006-2012) se desempeñó como Primera Dama y presidenta honoraria del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

Madre de tres hijos. Se afilió al Partido Acción Nacional apenas alcanzó la mayoría de edad, renunció a ese instituto político en septiembre pasado para buscar la candidatura independiente a la presidencia.

Para obtenerla entregó al INE 1,578,774 firmas de las que solamente fueron validadas 870,170 con representación mínima de 1% del padrón electoral en 21 estados. La autoridad electoral exigía 866,593 con representación mínima en 17 entidades federativas.

Su campaña arrancó el pasado 29 de marzo, con un mitin nocturno en la Ciudad de México, bajo el lema “ValorEs Margarita” por el énfasis que su hipotética presidencia pondría en los valores éticos.

Zavala renunció al financiamiento público (unos 21 millones de pesos) y ha explicado que sustentará su campaña con donativos de particulares. Sin embargo, la decisión terminó por pesarle porque la carencia de recursos, sumada a la falta de apoyos políticos, la hizo retirarse de la contienda en mayo pasado.

Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón

Ingeniero agrónomo por la Universidad Autónoma de Nuevo León, fue militante priista por 33 años, luego rompió para buscar como candidato independiente la gubernatura neoleonesa; la ganó en 2015 y se convirtió en el único mexicano que ha ganado un cargo de tal envergadura sin el respaldo de un partido político.

Casado en terceras nupcias y padre de seis hijos, rompió con su partido en 2014 para competir por la gubernatura y arrasó (ver recuadro Casos de éxito).

En octubre pasado anunció que buscaría una candidatura independiente para la Presidencia de México. Entre octubre y febrero pasados presentó ante el INE 2,034,403 firmas, pero la autoridad electoral dio por válidas solamente 849,937 y mencionó que el aspirante, llamado por sus seguidores El Bronco, había incurrido en graves irregularidades, como simular firmas.

Su candidatura fue desechada pero recurrió al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Por cuatro votos a tres esa instancia ordenó incorporarlo a las boletas electorales. Arrancó su campaña proselitista el pasado 15 de abril en Monterrey. Su lema es “Prohibido rendirse”.

Referentes del mundo

De acuerdo con datos de IDEA Internacional, organismo especializado en estudios comparados de sistemas electorales del mundo, unos 80 países (más del 40% del total) permiten candidatos independientes tanto para la presidencia como para cargos legislativos, unos 74 solamente para el Congreso, y 16 únicamente para la presidencia.

En cuanto a Latinoamérica, nueve países, además de México, permiten candidatos independientes a la presidencia: Bolivia, Chile, Colombia, Honduras, Paraguay, Panamá, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

Sólo seis países de la región ponen como requisito inamovible ser postulados por un partido político: Argentina, Brasil, Costa Rica, El Salvador, Guatemala y Nicaragua.

Casos de éxito

Entre 2013 y 2017 las autoridades electorales avalaron la participación de 757 candidatos sin partido a distintos tipos de cargos públicos (legisladores locales y federales, presidentes municipales y gobernadores), 30 resultaron ganadores (3.96%), de ellos sobresalen tres casos:

José Pedro Kumamoto Aguilar (diputado local)

En 2015 se convirtió en el primer jalisciense que accede a una curul del Congreso de su estado sin el respaldo de un partido. Entonces ganó la diputación del distrito local número 10.

Nacido hace 28 años en Guadalajara y licenciado en Gestión Cultural por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, Kumamoto es miembro de Wikipolítica Jalisco, organización ciudadana sin filiación partidista que, de acuerdo con su sitio web, busca involucrar a la ciudadanía en la toma de decisiones de gobierno.

A mediados de 2017 sentó un precedente con la aprobación de su iniciativa para reducir el financiamiento de los partidos políticos en Jalisco. En adelante, el monto para cada organismo será calculado a partir del número de votos válidos en comicios anteriores y no del padrón electoral, lo cual reduce el presupuesto en casi 60%.

En octubre pasado dejó su curul para buscar una candidatura independiente para senador por Jalisco, la ganó y está en campaña por el escaño.

 Manuel Jesús Clouthier Carrillo (diputado federal)

Es el único mexicano que ha llegado al Congreso de la Unión a través de una candidatura independiente. En 2015 conquistó la diputación federal por el Distrito 5 de Sinaloa.

Nacido hace 56 años en Culiacán, es ingeniero industrial y de sistemas por el Tecnológico de Monterrey, además de empresario de los giros inmobiliario, agropecuario y medios de comunicación.

Hijo del excandidato presidencial panista Manuel Clouthier, entre 2009 y 2012 fue diputado federal plurinominal por el PAN, partido al que renunció poco antes de terminar su periodo legislativo.

Tres años después, de vuelta en San Lázaro, lanzó una iniciativa para reducir el gasto electoral, misma que fue retomada en Jalisco por Pedro Kumamoto, pero a diferencia de este, Clouthier no logró los consensos indispensables para llevarla al pleno.

A finales del año pasado renunció a su curul para buscar una candidatura independiente como senador por Sinaloa, la obtuvo y está en campaña por el escaño.

 Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón (gobernador)

Hace tres años se convirtió en la primera persona en obtener una gubernatura mediante una candidatura sin partido. Entonces ganó la de Nuevo León para el periodo (2015-2021).

Nacido hace 60 años en el municipio neoleonés de Galeana fue militante priista entre 1981 y 2014; amparado a las siglas de ese partido fue legislador federal y local, así como alcalde de García, uno de los municipios que conforman el área metropolitana de Monterrey. En 2014 rompió con su partido y poco después se postuló para la gubernatura, sin respaldo partidista pero con el visto bueno del sector empresarial.

Ganó el cargo con 48.8% de los votos y con una cantidad de sufragios mayor a la que obtuvieron juntos sus adversarios del PRI y PAN.

En sus primeros dos años como gobernador su principal logro fue la instauración de políticas de austeridad, en tanto que su mayor desafío fue enfrentar el avance del crimen organizado. En diciembre pasado separose temporalmente de su cargo para lanzar su candidatura sin partido a la Presidencia de México.

Evolución de las candidaturas independientes entre 2013 y 2017

AÑO DE LA              TIPO DE                               CANDIDATOS                     CANDIDATOS

ELECCIÓN              ELECCIÓN                          INDEPENDIENTES                       GANADORES

2013                          LOCAL                                  23                                          1

2014                          LOCAL                                  26                                          4

2015                          FEDERAL/LOCAL              134                                        6

2016                          LOCAL                                  308                                        13

2017                          LOCAL                                  266                                        6

TOTAL                                                                      757                                        30

Fuente: Fortalezas y debilidades del sistema electoral mexicano. Perspectiva federal y local.

Presupuestos raquíticos

El INE destinará este año más de 2,148 millones de pesos para gastos de campaña de los nueve partidos políticos nacionales. Para los candidatos independientes tiene reservados 42.9 millones de pesos que se repartirán de la siguiente manera:

  • 14.3 millones de pesos entre 2 aspirantes a presidente (7.15 millones para cada uno).
  • 14.3 millones de pesos entre 7 aspirantes a senadores (2.04 millones para cada uno).
  • 14.3 millones de pesos entre 40 aspirantes a diputados federales (357,500 pesos para cada uno).

 

Por Pedro C. Baca