martes , diciembre 11 2018
Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

El 30% de los usuarios utiliza dos o tres contraseñas para todas sus cuentas

Empresas japonesas, no permitirán el uso de su red 5G a sus contrapartes chinas

Se avecinan cambios para Android en 2019

Inicio / Deportes / Nicolás Romay: Voces, internet y Mundial

Nicolás Romay: Voces, internet y Mundial

La inmediatez que el internet brinda es cómplice de voces jóvenes que alzan la mano y abren camino a Rusia. Sin Derechos es claro ejemplo de ello.

Foto: Naomi Kaizawa

A sus 21 años y en tierras cariocas, tuvo la oportunidad de cubrir un Mundial en 2014. Era su primera vez. Y una de las certezas que obtuvo fue que la forma en que se ofrece la información, la rapidez y el valor agregado que le puedas dotar al mensaje es fundamental para mejorar la forma en la que el público recibe las noticias. Desde entonces nació una idea que hoy cobra forma y se condensa en Sin Derechos, una serie de entrevistas donde Nicolás Romay explora el lado humano de la Selección Mexicana.

“Se llama Sin Derechos porque aunque Claro Sports pujó alto para poder transmitir los partidos de Rusia, por diversos motivos no se consiguió”, narra este joven que revela que desde los 14 años supo que quería “vivir de y para el futbol”, y eligió a la comunicación y el periodismo como sus herramientas, las cuales han transformado en sus otras grandes pasiones.

Sin Derechos arrancó el pasado martes 10 de abril y muestra una serie de entrevistas con los seleccionados nacionales de México y con el entrenador del Tricolor, el colombiano Juan Carlos Osorio. En el material audiovisual no sólo se abordan temas de la preparación física que los jugadores deben tener previo a los encuentros, sino, y esa es la aportación de Romay, “de esa parte humana que no siempre conocemos”.

Hay historias de éxito, graciosas y positivas, pero también aquellas experiencias sombrías a las que jugadores como el portero Guillermo Ochoa se han enfrentado. Baste recordar el tristemente célebre caso del clembuterol, o cuando Héctor Herrera estuvo cerca de un retiro prematuro, o la mala experiencia de Diego Reyes que casi lo hizo volver de la Real Sociedad. Y como esas, varias.

“Es una forma de conocer a los seleccionados y entender un poco su actuar. Así, cuando los vean en Rusia y se comporten de una u otra forma, podrán entender un poco el trasfondo”, explica Romay.

Para Nicolás lo importante es que la gente viva un Mundial distinto y que, entre todas las opciones que hay para ver los partidos, tengan un extra, “que encuentren una diferencia en lo que Claro Sports tiene para ofrecer”. En ese sentido confiesa varios puntos entre sus deseos personales y su misión profesional: primero, ser testigo de una buena actuación del seleccionado nacional en Rusia; segundo, consolidarse como la voz joven que el periodismo deportivo en nuestro país necesita y seguir formando parte del proyecto mexicano único que representa Claro Sports.

La generación actual tiene una forma de hacer periodismo diferente, percibe Romay. Eso debido a que “las redes sociales proporcionan una inmediatez que recién se experimentó en Brasil 2014; esa rapidez con la que ahora nos llegan los resultados es la que orilla al periodista deportivo actual a dar un extra y los medios, como en el que estoy ahora, están apostando por ello”.

Hoy, a poco menos de dos meses de que arranque el Mundial, se muestra emocionado y está consciente de que al igual que el periodismo, la tecnología en el balompié ha cambiado. Como buen joven, se muestra a favor de su implementación: “para mí la objetividad no existe, existe la honestidad; así debemos trabajar los periodistas y la tecnología como el Video Assistant Referee permitirá que las competencias sean más justas”, enfatiza.

“En México nos falta dar un saltito de calidad, hay que apostar por hacer las cosas diferentes, no sólo dar la nota sino aprovechar la inmediatez que nos aportan las redes sociales”.

Futbol en la sangre

A los 17 años Nicolás tuvo su primera oportunidad para trabajar en medios de comunicación relacionados con el deporte. Uno TV le abrió las puertas como becario, pero el hoy periodista deportivo tuvo que esperar un tiempo para cobrar su primer sueldo. No importaba: su amor al balompié lo animó a seguir adelante.

Su historia con el futbol comenzó desde chiquillo, revela a Contenido: “Como casi todo niño mexicano, crecí muy cerca del futbol; en la escuela, cuando tenía receso o en las clases de Educación Física siempre buscaba jugarlo e incluso intenté practicarlo de manera profesional, pero no tenía las aptitudes para hacerlo”, reconoce.

Lejos de decepcionarse o alejarse del deporte, ideó otra forma de mantenerse siempre al tanto. Tras pensárselo un poco cayó en cuenta que su pasión y deseo de superarse lo llevaría a otros lares. Tras un periodo en el que comenzó sus estudios como periodista especializado en la escuela de José Ramón Fernández en México, Romay hizo maletas y se trasladó a España. Ahí, además de culminar su preparación académica, tuvo contacto con importantes figuras del periodismo deportivo español como Josep Pedrerol, presentador de El Chiringuito de Jugones, “uno de los referentes del periodismo deportivo en español a nivel mundial”.

Durante el año y medio que pasó en España obtuvo enseñanzas y logró sus sueños antes de cumplir 23 años: cubrir la Liga, al Real Madrid, al Atlético y la Champions, dice entusiasmado. Se trajo otra enseñanza de la península: “La forma de hacer periodismo en España es diferente a la del resto del mundo, ellos hacen del futbol un tipo de espectáculo, pero honesto y que a la gente le gusta”, concluye.

 

Por Mario Ostos