Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

¿Cuáles son los países con la gasolina más cara y más barata del mundo?

El Nuevo Aeropuerto, a consulta popular

El cerebro de la mujer, más activo que el del hombre

Inicio / COLUMNAS / Contenido, una revista para lectores

Contenido, una revista para lectores

El número uno de la revista Contenido apareció en la edición de junio de 1963. En honor a estos 55 años de vida Sergio Sarmiento dedica su columna.  

Hay publicaciones de intelectuales para intelectuales. No tienen mucha circulación, porque la mayoría de la población no es intelectual, pero se han multiplicado en México porque viven de la publicidad gubernamental. Los dueños y directores tienen relaciones personales con los políticos que toman las decisiones sobre dónde colocar la publicidad oficial. Son medios razonablemente prósperos, pero sin lectores.

Otras publicaciones son hechas por periodistas con el propósito de alcanzar el máximo número posible de lectores. Necesitan un público amplio porque viven de la venta de ejemplares y de la publicidad privada, la cual exige resultados medibles y por lo tanto lectores reales.

En países donde la publicidad gubernamental es inexistente, las publicaciones intelectuales son contadas y requieren el respaldo de alguna fundación o institución académica. En esos países se encuentran en cambio muchas publicaciones que buscan alcanzar el máximo número de lectores. En Estados Unidos, por ejemplo, la revista Reader’s Digest, fundada en 1922, ha sido durante generaciones el material de lectura más popular en los hogares, sobre todo porque permite una lectura rápida y amena de una gran cantidad de temas.

En 1963 un joven escritor y periodista mexicano de espíritu libre, Armando Ayala Anguiano, quien había estudiado y trabajado fuera del país durante años, fundó una revista nueva en colaboración con la casa editora que publicaba el periódico Novedades así como otras revistas. Ayala se hizo socio así de Rómulo O’Farrill y Miguel Alemán Valdés, el ex presidente de México. La revista buscaba alcanzar un gran número de lectores a través de un trabajo periodístico de calidad, como el que Ayala había conocido en otros lugares del mundo.

El formato físico de Contenido hizo que algunos la consideraran como una versión mexicana del Reader’s Digest. Sin embargo, las dos publicaciones eran muy distintas. La estadounidense se componía de versiones abreviadas de trabajos publicados en otras revistas y de resúmenes de libros. No tenía un trabajo periodístico propio. Privilegiaba, por otra parte, los textos de inclinación conservadora. Contenido tenía, al igual que la otra, un estilo de lectura muy accesible, pero desde el principio ofreció reportajes periodísticos propios y bien sustentados. Carecía, además, de una ideología que no fuera ofrecer periodismo de calidad.

Ayala toleró varios intentos de censura, pero mantuvo siempre la posición de que la revista no podía aceptar ni presiones ni restricciones. Sus socios, pese a las dudas y temores, terminaron siempre por respaldarlo. La administración de la revista por Fernando Canales, por otra parte, sirvió para darle la estabilidad económica indispensable para lograr la libertad periodística.

Recuerdo la casa de la capitalina colonia Anzures donde se aloja la revista y en la que Ayala trabajaba rodeado de libros. Era un hombre sencillo, de plática amable y sonrisa fácil, que no sólo era director de la revista, sino periodista incasable que siempre estaba trabajando en algún reportaje o libro.

Ayala padeció una embolia en 2006 y falleció el 15 de noviembre de 2013. La revista, sin embargo, no sólo se ha mantenido, sino que se ha desarrollado. Ahora es parte de una organización empresarial muy diversificada, lo cual le genera sinergias. No es ya sólo una publicación impresa, sino que incursiona cada vez más en la información digital. Lo que nunca ha dejado atrás es su filosofía. Contenido busca alcanzar el mayor número posible de lectores gracias a artículos de fácil lectura, pero sólida factura periodística. A 55 años de su fundación sigue siendo una revista que se debe a sus lectores.