miércoles , junio 20 2018
Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

No puedes ir a votar sin antes ver esto

Balón parado, peligro de gol en #Rusia2018

El colombiano Carlos Sánchez, primera tarjeta roja del Mundial-2018

Inicio / EN PRIMER PLANO / Bebés a la carta ¿se puede elegir?

Bebés a la carta ¿se puede elegir?

Tal como lo prometía la ciencia ficción, ¿será posible hacer realidad el sueño de algunos padres sobre escoger las características físicas de sus hijos? Mire lo que los expertos dicen de los bebés a la carta.

Sueño con un hijo “güerito”

Claudia y Manuel tenían un sueño: un hijo de piel blanca, cabello rubio, ojos verdes y libre de enfermedades. Claudia, de 35 años, acudió a la clínica para saber si podían hacer realidad ese anhelo. El médico de la clínica de reproducción asistida ofreció la posibilidad de cumplirlo, después de explicarle cómo funciona el aparato reproductivo y el Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP), técnica que permite escoger los embriones idóneos para su implantación en el útero materno, y practicarle un examen general. Acto seguido le pidió acudir con la gerencia comercial para saber el precio de diseñar a ese hijo “ideal”. Días después la clínica no quiso realizar el tratamiento y les ofreció a cambio un paquete con diferentes técnicas de reproducción asistida. La desilusión de la pareja por no obtener ese “bebé a la carta” fue grande.

En algunos anuncios se ofertan bebés a la carta –de la misma manera que ocurre en libros de ciencia ficción como Un mundo feliz de Adous Huxley o Gattaca: experimento genético de Andrew Niccol– con la intención de que los futuros padres, al someterse a un tratamiento de reproducción puedan no sólo elegir el sexo de su futuro bebé y asegurarse de que esté libre de enfermedades, sino también conseguir que tengan ciertos rasgos.

¿Ya es posible elegir el color de ojos o el cabello? Todavía no ha nacido en el país ningún niño bajo estas técnicas, sin embargo, esas clínicas ofrecen la posibilidad de intentarlo para que nazcan a partir de la técnica DGP. Según Carlos Maquita Nakano, ginecólogo, experto en Biología de la Reproducción, director de la RedCrea (de medicina reproductiva en México), “no hay ningún método en la literatura científica que permita detectar estas características… no es técnicamente posible”.

El DGP se utiliza para evitar enfermedades graves. Maquita califica la maniobra de esas clínicas como “publicidad engañosa”, que perjudica a los que ejercen desde el punto de vista científico esta técnica y otras de medicina reproductiva. Los tratamientos de alta tecnología tienen indicaciones específicas y deben ofrecerse dentro de los principios bioéticos, señala Maquita. “La biología en el ser humano es muy específica. El primer paso es un diagnóstico adecuado para indicar el tratamiento a seguir. Pongo por caso: si llega un paciente con apendicitis elaboro un diagnóstico para practicar una cirugía, y lo mismo ocurre en infertilidad, ese principio ético debe ser importante. No es ético fabricar un niño perfecto en función del gusto de los padres. Una vez llegó a la clínica una pareja sin problemas de infertilidad y solicitó tener trillizos; inmediatamente fue rechazada”.

 

Clínicas de fertilidad certificadas

El especialista Maquita recomienda que la pareja ubique algunos de los 39 centros mexicanos de fertilidad certificados por la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida (RedLara), que reúne más de 90% de las clínicas que practican técnicas de reproducción asistida en Latinoamérica. Eso es importante ante la falta de un marco regulatorio y porque el proceso para buscar un bebé puede ser agotador tanto física como mentalmente. “Las parejas deben asegurarse de estar en manos de especialistas certificados, en una clínica acreditada con licencias para operar. Tienen derecho a la información suficiente, clara, oportuna y veraz. Derecho a la atención médica adecuada y a la protección con leyes claras que permitan la atención médica digna, respetuosa y honesta para evitar charlatanes”, señala el ginecólogo y biólogo en reproducción.

Modelar bebés en computadora

Investigadores de universidades de Estados Unidos publicaron en la revista Nature Genetics que el reto es descubrir los embriones que tienen los genes OCA2, HERC2 y MC1R, los cuales influyen en el fenotipo de la pigmentación del color de cabello y ojos.

La experta en genética perinatal Luisa Fernanda Mariscal Mendizábal, adscrita a la Clínica de Fertilización Asistida en el Centro Médico ABC Santa Fe, opina que “el color de ojos no está determinado por un gen, sino por varios. No tenemos la capacidad de modificar genéticamente el color de ojos o cabello. Lo único que podemos saber es si ese embrión será niño o niña, pero determinar rasgos genéticos no se puede lograr porque no existe la tecnología”.

La experta certificada por el Consejo Mexicano de Genética A.C., añade que en ningún caso se pueden garantizar las características físicas porque en estas influyen los genes, el entorno y los antepasados.

 

Borrar, corregir o añadir genes

Las bioquímicas Emmanuelle Charpentier y Jenniffer Doudna indagan la nueva herramienta CRISPR/Cas9 en laboratorios estadounidenses, la cual permite editar, borrar, añadir o cambiar genes para corregir enfermedades genéticas causadas por un único gen como la fibrosis quística, la distrofia muscular o algunos tumores hereditarios antes de que el bebé nazca, técnica que ya fue bautizada como “la nueva frontera de la ingeniería genética”.

Sí es posible modificar los genes de un embrión o el óvulo de la futura madre cuando se sabe que es portadora de determinado mal. Para corregir el gen defectuoso se necesitaría someter a los futuros padres a un tratamiento de reproducción asistida, concebir los embriones y eliminar la mutación que provoca la enfermedad en el embrión antes de implantarlo.

Se asegura que además de curar patologías, la manipulación permitiría retocar genes específicos relacionados con el color de ojos, el cabello, la estatura, la resistencia física, la inteligencia, entre otros.

Los pioneros en usarla en un experimento fueron los investigadores de la Universidad Sun Yat-sen de Cantón, China, que realizaron las pruebas en 86 embriones en los que esperaban editar el gen de la beta-talasemia, que provoca deficiencia en la producción de glóbulos rojos. Lograron editar el ADN en 28 embriones y corregir el gen defectuoso en cuatro de ellos.

Luego, los científicos de la Universidad de Oxford aplicaron la nueva técnica “Secuenciación de próxima generación”, que decodifica el genoma completo y permite anticipar posibles males futuros como cáncer o Alzheimer. Esa herramienta analizó el genoma de 13 prembriones y sólo tres tenían el número de cromosomas correctos. Uno fue implantado en la estadounidense Marybeth Scheidts, quien dio a luz al bebé Connor Levy.

Tales técnicas inquietan a algunos científicos. Uno es Edward Lanphier, presidente de la Alianza para la Medicina Regenerativa en Washington, quien reclama junto con otros investigadores una moratoria para aplicar esas tecnologías en embriones humanos y células reproductivas, dado que es difícil de controlar con exactitud cuántas y cuáles células se modifican, y si se corrige el gen alterado. Los efectos de la modificación genética en el embrión serían imposibles de detectar hasta el nacimiento y puede que no se evidencien hasta unos años después.

 

Perfil genético sano

Según se informa en New Scientist, el cribado genético diseñado por lsea empresa GenePeeks de Estados Unidos, tiene como intención evitar la transmisión de trastornos genéticos y descartar enfermedades raras como Tay-Sachs o el síndrome Zellweger, el Alzheimer, diabetes y epilepsia, tumores de mama o próstata, infarto cerebral y asma, la dependencia a la nicotina, la dislexia y la inestabilidad mental. También rasgos como la pigmentación de ojos y piel, o incluso los hoyuelos. La técnica combina la información del ADN de la madre y de posibles donantes de esperma, selecciona de entre varios miles de embriones el perfil genético más sano y más a gusto de la receptora. Es parecido a la patente de la compañía 23andMe la cual selecciona la herencia y que incluye color de ojos, cabello y otros rasgos.

En tanto, el profesor George Church, experto en Biología Sintética de la Universidad de Harvard investiga el ADN sintético que llevará a la ansiada longevidad, la inmunidad a enfermedades a través de la creación de niños por clonación y también podría producir seres humanos más fuertes, atléticos, inteligentes y cerebros que retengan más información. Church prosigue con sus investigaciones pero las aprobaciones de las autoridades sanitarias están detenidas por diversas protestas de científicos que no consideran éticas esas nuevas técnicas, mismas que podrían servir para crear niños de diseño. Argumentan que eso equivaldría a comprarlos en una tienda.

Bebé con ADN de tres personas

Existen otras técnicas que inquietan a la comunidad y a los bioéticos. Por ejemplo, la nueva tecnología que admite transferencia de citoplasma de donante para tratar ovocitos con mitocondrias defectuosas, ya permitió el nacimiento de un bebé con el ADN de tres personas diferentes: sus padres biológicos y una donante de óvulos que aporta mitocondrias sanas. La técnica sólo está autorizada en el Reino Unido. Hasta el año pasado, la Agencia de Alimentos y Fármacos estadounidense (FDA), mantuvo sus cuestionamientos a esta herramienta y recomendó seguir con los estudios para determinar la seguridad de madres e hijos, así como de las generaciones futuras.

 

¿Quiere niña o niño?

Lucila pasó más de cinco años intentando embarazarse. No tuvo éxito. Formaba parte de las estadísticas mexicanas donde dos de cada 10 parejas que buscan un bebé enfrentan dificultades para lograr el embarazo por causas como ovulación anormal, endometriosis, obstrucción en las trompas de Falopio o conteo insuficiente de espermatozoides; así como por obesidad, estrés y consumo de sustancias nocivas. Sin embargo, gracias a una técnica de reproducción asistida, Lucila solicitó una niña y concibió a Nadia, hoy de un año de edad.

“La selección prenatal de sexo es legal en México”, señala Maquita. Hoy los expertos en medicina reproductiva ayudan a la pareja a determinar si el bebé será hombre o mujer con un porcentaje de éxito del 90%, aseguró el médico.

La elección es posible en dos escenarios: por decisión de la pareja y para evitar la transmisión de ciertas enfermedades heredables ligadas al sexo. “Lo más común es que la pareja no elija el sexo del bebé y los casos más frecuentes son cuando tiene tres varones y quiere una niña”, informa el experto en Biología de la Reproducción.

Hay diversas técnicas para seleccionar el sexo. Una se realiza en la fase preconcepcional, sobre el espermatozoide mismo, mientras que el otro procedimiento se efectúa en el prembrión. El primero es la capacitación espermática. Se le realiza un lavado y centrifugado a una muestra del semen con la finalidad de separar los espermas de mejor calidad. Los espermatozoides que contienen el cromosoma “Y” (masculino) son más rápidos porque contienen menos ADN en su núcleo. “Si queremos un niño, seleccionamos a los más veloces. La probabilidad de éxito con esta técnica ronda alrededor del 75%”, explicó el entrevistado.

En cambio, el Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP) es para comprobar si un prembrión es normal genéticamente. El análisis se efectúa en las primeras células del prembrión y aumenta las posibilidades de éxito de la fecundación in vitro, puesto que un prembrión sano tiene más probabilidades de implantarse en el útero y evitar enfermedades hereditarias. Esta técnica tiene un porcentaje de éxito del 99%. La técnica DGP se usa en relación a los padecimientos del cromosoma “X” –característico del óvulo– las mujeres portadoras de enfermedades como la hemofilia (defecto genético en uno de los factores de la coagulación cuando la sangre no coagula) o la distrofia muscular de Duchenne podrían heredarlas a los hombres.

“En una mujer con hemofilia practicamos una fecundación in vitro y buscamos que conciba una hija, para que no manifieste el padecimiento”.

Ante la posibilidad de que el bebé herede algún padecimiento, Maquita explica que “en parejas donde conocemos que alguno es portador de una enfermedad hereditaria es recomendable realizar la selección de sexo con el fin de evitar la transmisión genética de estas complicaciones”.

 

Semen en el banco

Luisa Rodríguez es soltera y quería una niña. Esta mujer de 41 años dio a luz hace cinco meses a su hija concebida por fecundación in vitro y con donante anónimo. “Nunca me planteé que hubiera bancos donde se puede elegir”, dice. Automáticamente saca su celular y muestra a Contenido varias fotos de su hija: morena y con los ojos marrones, como ella.

Lo anterior suele ocurrir entre mujeres solteras o parejas que desean un hijo. En un banco de donantes de óvulos o esperma nacional o internacional escogen, con el acompañamiento de un experto, el semen deseado. “La persona no elige un niño por catálogo, busca alguien al que fenotípicamente se pueda parecer –asegura Catalina Villa Jiménez, bióloga de la reproducción asistida de la Clínica Horizontes de Toluca–. No garantizamos ninguna característica fenotípica, pero sí que presentará la expresión del gameto por lo menos en un 50% de los genes. No buscamos vender hijos, ese el grave error que cometen en ciertas clínicas”.

Para Ana, de 35 años y con problemas de fertilidad, todo depende de la calidad del semen del futuro padre anónimo. En Estados Unidos algunos bancos de esperma ofrecen la posibilidad de escoger el candidato, de conocer sus estudios y ver alguna fotografía. Sin embargo, Ana también puede elegir a ese hombre en el banco de semen de la empresa danesa Cyros International, donde envían la muestra a cualquier clínica del mundo.

Maquita explica que en México el proceso de selección de donadores de semen es anónimo y con altos estándares de calidad. Cada expediente tiene la historia clínica, 25 análisis de laboratorio que incluyen los cromosomas. Por seis meses el donador entrega las muestras de semen y durante ese tiempo asiste a consultas, revisiones y luego se liberan.

Finalmente, coinciden los expertos, la infertilidad en un 80% se resuelve sin necesidad de las complejas técnicas de reproducción asistida que deben estar acompañadas de asesoría y no por la decisión de un vendedor de la clínica. La finalidad de elegir el sexo del bebé es ayudar a la mujer o a la pareja a tener un hijo y evitar enfermedades genéticas.

 

Vacíos legales

La regulación de la reproducción asistida se debate en México desde 1999 y se han presentado más de 20 propuestas de Ley General de Salud y el Reglamento de la Ley General de Salud, que no se han concretado. Hay falta de medidas para el manejo de la conservación de embriones congelados; actualmente se estima que en México existen alrededor de 150,000 de los que se desconoce su destino.

Las doctoras en Derecho, Hilda Pérez Carbajal y Campuzano y Dina Rodríguez López, autoras del libro: Técnicas de reproducción humana asistida, su recuperación en las Instituciones del Derecho Familiar (Porrúa, 2015), recomiendan actualizar las leyes por las consecuencias legales que llevan esas técnicas en diversos ámbitos de los derechos de las personas, también lo relacionado a los donadores de esperma y óvulos, bancos de congelación óvulos y esperma.

Por otra parte, la abogada constitucionalista Ingrid Tapia Gutiérrez exhortó a legislar debido a la falta de normas integrales y políticas que vigilen esta figura y también la subrogación de vientres, para definir con claridad ambos conceptos y brindar certeza. “Mientras no estén reguladas las técnicas de reproducción asistida, existe la posibilidad de cometer cualquier acto de discriminación”, advierte a Contenido.

Para evitar que los niños se queden en limbo jurídico, se deberá implementar el procedimiento de adopción ante un juez: “Sólo de esta manera se conocerá el destino del menor y se le podrá dar un seguimiento a los padres adoptantes”, expresa Tapia Gutiérrez.

Lo cierto es que para la genetista María de Lourdes González del Rincón de la Universidad Panamericana, con las técnicas actuales sí es posible elegir diferentes características de los hijos. “La ciencia avanza más rápido que la bioética”, reflexiona.

Para ella las consecuencias de pedir un hijo a la carta es quitar el valor y la dignidad del ser humano y la posibilidad de “poner en práctica la eugenesia, una conducta discriminatoria para la gente que no cumpla ciertos perfiles [físicos o intelectuales]. La regulación de la ley debe ser clara y garantizar la igualdad de posibilidades a las futuras generaciones”.

 

Congelar los óvulos, una opción

Laura, madre de una niña de 13 años, decidió congelar sus óvulos al ser diagnosticada con cáncer de mama. Los oncólogos del Instituto Nacional de Cancerología (Incan) le informaron de la opción médica para luego embarazarse. La bióloga de la reproducción, Gabriela García Jiménez, directora clínica de Ivinsemer, señala que las mujeres que están siendo diagnosticadas con cáncer de mama igual tienen derecho de ser madres con la preservación de óvulos antes de que inicie la quimioterapia o radioterapia que elimina y produce mutaciones genéticas en los óvulos.

Y como postergar la maternidad se ha vuelto cada vez más común, hay mujeres que optan por congelar sus óvulos durante su juventud, para conseguir un embarazo después de los 35 años. García Jiménez recomienda que si a los 34 años no tiene aún planeado embarazarse, lo mejor es congelar los óvulos para ocuparlos en un futuro, para ella u alguien más en una fecundación in vitro.

 

Por Alejandrina Aguirre