Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Hábitos que dañan tu salud y quizá no lo sabes

Beber leche no es tan malo como pensamos

¿Qué pasa cuando ejercitas de más tus músculos?

Inicio / Actualidad / 5 presidentes que perdieron el poder por corrupción

5 presidentes que perdieron el poder por corrupción

La corrupción en el servicio público no queda siempre sin castigo. La prueba es que, en menos de dos años, cinco presidentes, en distintas partes del mundo, se han visto obligados a dejar el poder acusados de manejos poco transparentes en su respectiva administración.

/ AFP PHOTO / GABRIEL BOUYS

Más allá de la polémica que ha envuelto cada caso, lo cierto es que casi todos los ex funcionarios quedaron fuera de la vida política y expuestos al escarnio público. Y por lo menos uno fue sancionado con varios años de cárcel.

Es interesante anotar que en por lo menos dos separación del poder hubo atenuantes, pero la justicia se mostró implacable.

  • Mariano Rajoy, España

Después de más de seis años al frente del gobierno español, Mariano Rajoy fue sometido a una moción de censura en el parlamento cuando las autoridades judiciales confirmaron que el gobernante Partido Popular se había beneficiado con una trama de sobornos recibidos por varios de sus dirigentes de parte a cambio de facilitar contratos y licitaciones.

Si bien, no hubo acusación directa contra Rajoy, se le responsabilizó por ser cabeza del PP. Entonces, sus opositores advirtieron que el funcionario  “había perdido la credibilidad para encabezar el gobierno” y promovieron su destitución, la que se hizo efectiva el pasado 1 de junio.

Lo sustituyó el parlamentario opositor Pedro Sánchez, quien muy probablemente convoque a elecciones en un futuro próximo.

Rajoy sigue siendo diputado y tendrá todas las prestaciones que se les otorgan a los ex presidentes de gobierno.

  • Pedro Pablo Kuczynski, Perú

Llegó a la presidencia de Perú en segunda vuelta y apenas con una pequeña fracción parlamentaria, lo que dejó a su gobierno a expensas de la poderosa oposición fujimorista que, un día sí y otro también, bloqueó sus iniciativas y ocasionó las renuncias de varios ministros.

En diciembre de 2017 los legisladores fujimoristas solicitaron la vacancia presidencial con el argumento de que años atrás, siendo Kaczynski primer ministros, una de sus empresas se involucró con un la firma brasileña Oderbrecht, favorecida con una concesión.

Kuczynski se salvó de la destitución gracias a que varios de sus opositores cambiaron su voto en el último momento, pero luego se supo que lo habían hecho a cambio de sobornos, al mandatario le quedaron solamente dos opciones, enfrentar un segundo proceso de destitución o renunciar al cargo y optó por lo segundo.

Lo reemplazó su primer vicepresidente Martín Vizcarra, quien gobernará hasta julio de 2021 prácticamente sin presencia parlamentaria.

Kuczynski sigue bajo investigación judicial. Goza de libertad de movimiento pero tiene prohibido salir de Perú.

  • Robert Mugabe, Zimbabue

Padre de la independencia de Zimbabue, uno de los países del sur de África con tierras más fértiles. Su régimen de tres décadas emprendió una campaña de africanización centrada en la expropiación de granjas en manos de la población de ascendencia europea. Muchas de esas tierras acabaron en manos de amigos de Mugabe y la prosperidad se esfumó.

Los aliados de presidente avalaron sus excentricidades mientras les beneficiaron, pero no pudieron soportar la constante intromisión de la joven Primera Dama, Grace Mugabe e hicieron un frente común ante las maniobras de la mujer para convertirse en la sucesora de su envejecido marido (Mugabe nació en 1924). El 21 de noviembre de 2017 fuerzas del ejército arrestaron al presidente y lo obligaron a presentar su renuncia.

Lo sustituyó su correligionario Emerson Mnangagwa, a quien Mugabe había destituido días antes como vicepresidente, luego de acusarlo de preparar un complot.

Mugabe y su familia conservaron una fortuna familiar que ronda los 1,000 millones de dólares. Los actos de corrupción del ahora ex mandatario están bien documentados pero un pacto con su sucesor lo libró de pisar la cárcel.

  • Park Geun-hye, Corea del Sur

Primera mujer electa presidenta de Corea del Sur, uno de los países más prósperos del este de Asia, Park Geun-hye fue involucrada en una investigación legislativa de tráfico de influencias para favorecer a grandes corporativos.

Para octubre de 2016, lo que en principio pareció una maniobra política orquestada por sus rivales, adquirió tintes judiciales relacionados con abuso de poder, extorsiones y malversación de fondos públicos. La presidenta rechazó cualquier responsabilidad pero sus partidarios le retiraron su apoyo y fue destituida en diciembre de 2016.

La ex mandataria fue encarcelada y sometida a juicio. En abril pasado se le encontró culpable de 16 cargos considerados graves. Fue sentenciada a 24 años de prisión y a pagar una multa de 16.8 millones de dólares.

Su destitución fue acompañada por la convocatoria a elecciones, las que fueron ganadas por el opositor Moon Jae-in.

  • Dilma Rousseff, Brasil

Primera mujer en la historia de Brasil en alcanzar la presidencia de aquel país sudamericano, cargo para el que fue reelecta a fines de 2014, Dilma Rousseff enfrentó durante su segundo mandato una notable desaceleración económica que la obligó a recortar, sino es que cancelar diversos programas sociales, lo que desgastó su capital político.

El panorama se agravó cuando fue acusada de maquillar las cuentas fiscales para ocultar la contratación de deuda sin informar a los legisladores. Para entonces el Congreso brasileño estaba en manos de la oposición que, con el visto bueno de antiguos aliados de la mandataria, orquestaron su destitución.

La reemplazó su vicepresidente Michel Temer, a quien Rousseff acusó de estar detrás de las acusaciones para defenestrarla.

La petición inicial del fiscal para inhabilitar a la ex presidenta para ejercer cargos públicos durante ocho años fue descartado. Rousseff sigue presente en el escenario político.

(Por Pedro C. Baca)