viernes , diciembre 14 2018
Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Fracasó: El YouTube Rewind 2018 es el video con más dislikes de la historia

¡Cuidado! Hay malas noticias para la carnita asada

Un estudio afirma que los hombres con barba son más atractivos

Inicio / COLUMNAS / 1963: Había una vez…

1963: Había una vez…

En 1963 nació Contenido, nuestra revista impresa, para festejar el 55 aniversario solicitamos a Alberto Barranco Chavarría  una crónica sobre este  venturoso año.  

Arremolinada, al ocio de la tarde, la burocracia del deber cumplido y alguno que otro vaguito de pantalón de mezclilla bañado en petróleo para resbalar la mugre, frente al gran escaparate de cara al inicio de Avenida Juárez de Regalos Nieto, al resplandor del blanco y negro de seis televisiones integradas a una a la serie Bonanza, el idilio lo rompió un flash informativo.

–Estados Unidos le devuelve a México El Chamizal.

El capricho de la naturaleza había desviado hacia la nación del norte parte del cauce del río Bravo, justo donde se miran Ciudad Juárez, antes Paso del Norte, y El Paso Texas. La jugada nos dejó sin 77 hectáreas de territorio nacional.

El asunto había provocado una fricción entre los presidentes de México y Estados Unidos, Adolfo López Mateos y John F. Kennedy, a pleno Palacio Nacional.

Al ir y venir del tema por parte de “López Paseos”, como lo motejaba el pueblo, el marido de Jacqueline espetó molesto:

–Dígale que cuánto cuesta el pedazo.

La respuesta llegó también vía el nervioso traductor:

–Dígale que no soy agente de bienes raíces.

Era julio de 1963.

Hace 55 años Pedro Armendáriz, tras caérsele una pistola Call Magnum calibre .357, le había confiado a su bañero de confianza del vapor del Hotel Regis:

–Si se confirma lo que creo me mato.

Y se mató.

El diagnóstico del Centro Médico de California era implacable: cáncer linfático. El tiro fue directo al corazón.

Hace 55 años, la vida corría entre los sitios de moda de la Zona Rosa, el Harlem, el Schiaparelli, el Hulla Baloo, los vestidos globo de las muchachitas y la muerte de los pantalones de pliegues, los tirantes, los sombreros de fieltro y los sacos con hombreras. Ni Tin Tan los quería.

Hace 55 años el júbilo llegó con la noticia de que Walt Disney realizaría una película de dibujos animados basada en la canción de Francisco Gabilondo Soler “Cri Cri”: Los tres cochinitos. Las escenas se incluyeron en la película sobre la vida del hombre con alma de niño estelarizada por Ignacio López Tarso.

Hace 55 años viajar en un jet DC8C de Aerovías de México hacia Madrid costaba 1,426 pesos. Hace 55 años el binomio Luis Buñuel-Silvia Pinal escandalizaba con la película Viridiana. “Se garantiza la versión original sin cortes”.

Y las bandas callaron al dolor por la muerte trágica del compositor Luis Arcaraz, el de “As de corazones”, el de “Bonita”, el de “Viajera” y el que nació en las tablas del Teatro Principal.

Su auto Buick Modelo 59, placas de Texas, fue embestido por un Plymouth 62, placas de California, en el kilómetro 106 de la carretera que conecta Monterrey y San Luis Potosí.

 

Hace 55 años un joven escritor, Vicente Leñero, retaba a los autores consagrados con su novela Los albañiles, premio Biblioteca Breve.

El mundo de la cuchara de cemento al colado, el chalán, la carretilla en su intimidad.

Mientras tanto, Carlos Fuentes cerraba la cantina La Opera, la leyenda del balazo de Villa, para celebrar el nacimiento de su novela Cumpleaños.

Ahora que la avidez arrebataba La novela Semanal gruesa y pequeña, ideal para colgarla en el clavo del baño.

Hace 55 años el consuelo por la pérdida de Pedrito se llamaba Javier Solís. El muchacho audaz que se subió a una tumba el día del sepelio del esposo de La Chorreada para cantar “Grito prisionero”.

Hace 55 años, en el México de gladiolas en el Paseo de la Reforma y el orgullo de la tierra Latinoamericana, nació Contenido.

Regalo de lectura invicto.