Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

¿Cuáles son los países con la gasolina más cara y más barata del mundo?

El Nuevo Aeropuerto, a consulta popular

El cerebro de la mujer, más activo que el del hombre

Inicio / CUERPO Y MENTE / ¿Un año humano equivale a siete de un perro? Esto dice la ciencia

¿Un año humano equivale a siete de un perro? Esto dice la ciencia

El perro es una buena mascota, y en muchos casos, un gran amigo, leales y afectuosos. Un dicho popular sostiene que cada año humano son siete caninos, pero esta regla está muy lejos de ser precisa, reveló un estudio compartido en la revista científica Science Alert.

Foto: Pexels

Si bien la edad de un perro puede ser medida en años calendarios, como la de los humanos, la forma de envejecer nuestra dista mucho a la de un perro. Un can crece muy rápido en su primera fase de vida, incluso alcanza la madurez sexual al año. A partir de los dos años su crecimiento se pausa.

Si los humanos envejecieran siete veces más despacio que los perros, muchos de nosotros podríamos reproducirnos a los siete años y vivir hasta los 150

Para tener una visión más clara de la edad de tu perro revisa el siguiente cuadro:

Edad perro humano

Como se puede apreciar, las razas más pequeñas son las que maduran más rápido. Sin embargo, demoran más en envejecer a comparación de las razas grandes.

Dado que las razas más pequeñas tienden a vivir más tiempo que las razas más grandes, es importante calcular la edad de su perro según la categoría correcta: pequeño (9.5kgs o menos), mediano (9.6kgs-22kgs), grande (23kgs-40kgs) o gigante (más de 41kgs).

—¿Cómo nació este mito?—

A pesar de desconocer los orígenes del mito de los siete años, mucha gente ha estado tratando de encontrar una buena manera de calcular los años de perro en los años humanos, desde el año 1200.

Uno de los primeros ejemplos de esto es una inscripción en la Abadía de Westminster que data del año 1268 y calcula que un año humano equivale a nueve años de un can.