Tienes activada la opción de bloqueo de anuncios, por eso no puedes ver adecuadamente tu portal Contenido.com.mx Si desactivas esa función podrás disfrutar íntegramente de la mejor información que ofrecemos todos los días. ¡Gracias por tu comprensión!

Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Grandes médicos de México

Agua: ¿Cuidamos el tesoro o lo seguimos tirando?

¡Feliz cumpleaños Bitcoin!

Inicio / EN PRIMER PLANO / Finge enfermedad terminal para financiar sus fiestas y viajes

Finge enfermedad terminal para financiar sus fiestas y viajes

Hanna Dickenson fingió padecer cáncer con 19 años para financiar sus fiestas y sus viajes. La australiana pidió ayuda a sus familiares y amigos alegando que “sólo” le quedaban “unas semanas de vida”. Dos de los estafados descubrieron sus publicaciones de Facebook y la denunciaron ante la policía por no tener enfermedad alguna.

Photo by Kat Smith from Pexels

Hanna Dickenson fingió tener cáncer con 19 años para obtener donaciones y pagar con ese dinero fiestas, drogas y viajes al extranjero. La joven australiana convenció a sus familiares y a sus amigos de que necesitaba urgentemente más de 26,000 euros para pagar el tratamiento, que se realizaría en Nueva Zelanda y en Tailandia, ya que “solo le quedaban unas semanas de vida”, según informa The Telegraph.

Sus padres no podían pagar los presuntos tratamientos ya que eran granjeros, por lo que pidieron ayuda a vecinos y amigos, quienes acudieron al llamamiento. Sin embargo, Nathan y Rachel Cue descubrieron las publicaciones de Facebook de Dickenson, en las que aparecía de fiesta y bebiendo alcohol. La pareja se sintió “100% estafada” tras prestarle 12,600 euros y la denunciaron ante la policía.

El tribunal que juzgó a Dickenson, en el estado de Victoria (Australia), la acusó de obtener propiedad por engaño y fue condenada a tres meses de cárcel, 150 horas de trabajo comunitario y a recibir tratamiento por sus problemas de salud mental y abuso de sustancias.

El juez describió su conducta como “despreciable” y “desgarradora” y, a pesar de la defensa de la abogada de la joven, corroboró la pena de prisión “para disuadir futuras estafas”.