Te puede interesar

El expresidente Alan García se disparó al ser detenido por caso Odebrecht

Frutas que combaten el envejecimiento

WhatsApp ya no permitirá que se realicen capturas de pantalla

¿El sexo es una adicción?

Muchos dirían que sí lo es. Sin embargo, en la clasificación de las enfermedades mentales del DSM5, que son las siglas del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales de la American Psychiatric Association de Estados Unidos, que es referencia internacional en la que se basan los diagnósticos, tanto el sexo como los videojuegos, las redes sociales o el amor a la comida chatarra o los refrescos azucarados, no son técnicamente una adicción. Quizá una afición o una compulsión pero no una adicción.

Photo by Valeria Boltneva from Pexels

Tampoco entran en la categoría aquellos a los que se les llama workaholics, que se distinguen por no poder estar en paz ni ser felices si no están conectados a su trabajo y laboran sin descanso.

En cambio, la ludopatía, es decir la adicción al juego de azar y las apuestas, sí está categorizado como trastorno mental en el DSM5. Quienes lo padecen pueden llevar su vida a un precipicio en lo económico y lo social, y lo recomendable es tratar cuanto antes tan peligrosa adicción.

 

Por José Ramón Huerta