Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Compra una mascota creyendo que era un perro, pero era otro animal

10 datos para no perder de vista sobre la salud mental

Los hombres feos hacen más felices a las mujeres

Inicio / CUERPO Y MENTE / Tomar la mano de una persona podría reducir el dolor físico

Tomar la mano de una persona podría reducir el dolor físico

Un grupo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins (EU) ha demostrado científicamente que dar la mano a otra persona puede aliviar el dolor. Esto se debe a que cuando dos personas se cogen de la mano se produce una especie de conexión.

Esta no tiene nada que ver con el plano sentimental o afectivo, sino que verdaderamente se produce una sincronización entre algunos órganos y, como consecuencia, un intercambio de información entre cuerpos.

Los resultados indican que agarrarnos las manos cuando padecemos algún dolor aumenta la red de acoplamiento entre cerebros, que se correlaciona con la magnitud de la analgesia y la precisión empática del observador.

La mencionada “analgesia” está definida por la Real Academia Española como la falta o disminución de las sensaciones dolorosas, que no afecta a los demás sentidos. Según algunas teorías, esta puede presentarse de tres maneras: local (afectando a una pequeña zona del cuerpo), regional (ampliando la zona de afección) o sistémica (total).

Tal y como apuntan, los mecanismos subyacentes a la analgesia relacionados con el carácter social no son claros. Si bien investigaciones recientes destacan el papel de la empatía del observador en el alivio del dolor, se desconoce la contribución de la interacción social a la analgesia.

Cuando dos personas se agarran de las manos, se produce un intercambio de información entre cuerpos.

Conexiones intercerebrales

El estudio ha consistido en observar el acoplamiento cerebro-cerebro durante el dolor con contacto entre personas, evaluando así la participación de la sincronía intercerebral en el alivio del dolor.

Para esto, se contó con la participación de diferentes parejas románticas a las que se les asignó una tarea distinta. Por cada pareja, una de las personas debía ser el receptor de dolor (objetivo), mientras que la otra debía ser simplemente observador del padecimiento del otro (observador). Las pruebas se realizaron también con simulaciones opuestas, por ejemplo, sin emplear dolor real y sin contacto entre ellos.

El acoplamiento cerebro a cerebro se estimó mediante un procedimiento de análisis multinivel de tres pasos.

Los hallazgos indican que la retención de la mano durante la administración del dolor aumenta el acoplamiento cerebro-cerebro. Esto se produce en una red que involucra principalmente las regiones centrales del objetivo del dolor y el hemisferio derecho del observador del dolor. Según los investigadores, el descubrimiento “hace una contribución única a nuestra comprensión de los mecanismos fisiológicos de la analgesia relacionada con el tacto”