domingo , septiembre 23 2018
Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Sigue a detalle el mensaje con motivo del #1erInformeEdoméx

La importancia de la imagen corporal para el autoestima

Los beneficios de los cereales integrales para la salud

Inicio / CUERPO Y MENTE / El lado negativo de los jugos y licuados

El lado negativo de los jugos y licuados

El mito de que los jugos son siempre la opción más saludable, en cuanto a nutrición, para nuestros hijos, cuando el agua y la leche no son alternativa, es falso· Lejos de la apariencia lozana de esta bebida, que le encanta a la mayoría de los chicos en casa, se escode un alto contenido de azúcar que se disfraza por el simple hecho de venir de algo orgánico: las frutas

 

Sin embargo, cuatro expertos – entre ellos un nutricionista, un odontólogo, un dietista y un médico – dieron su veredicto y las razones por las que no debes darle exprimidos a tus hijos.

A nivel nutricional

Siempre será mejor consumir la pieza de fruta a solo beber el jugo, ese es el veredicto de la nutricionista Clare Collins, quien exhorta a los padres a que el jugo de frutas sea visto como una excepción y no como la regla.

El jugo de fruta es bajo en fibra, por lo que es fácil beber demasiado, en comparación con comer toda la fruta, que deja, además, más sensación de saciedad por un valor calórico menor.

También hay que considerar que una sola pieza de fruta, que por lo general se cuantifica en 125 ml de jugo (la mitad de la porción estándar: 250 ml), puede llegar a contener hasta 9g de azúcar, como es el caso de la naranja, desechando el resto de las propiedades de la fruta como lo es la fibra si se toma en jugo y no se come entera.

El jugo de fruta se clasifica como una bebida azucarada, junto con refrescos, bebidas deportivas y otras bebidas endulzadas con azúcar

A nivel dental

Existen dos problemas principales con el jugo de frutas y los dientes: 1 el azúcar y 2 el contenido ácido, explicó el odontólogo pediátrico David Manton en el sitio Derf.

Comencemos por el primero: el azúcar, ya sea de origen natural o añadido, alimenta a las bacterias en las placas dentales, que derivan la producción de ácido y causan las caries.

Casi la mitad de los niños de seis años tienen al menos un orificio en los dientes, y las bebidas como el jugo de frutas son parte de la causa.

En segundo lugar, el contenido de ácido de muchos jugos de fruta puede disolver la capa externa dura de los dientes (el esmalte) y una vez que se disuelve, no puede volver a crecer.

La investigación sugiere que casi cuatro de cada cinco niños tienen signos de erosión en sus dientes primarios (bebés) y uno de cada cuatro en sus dientes permanentes.

A nivel dietético

Demasiada azúcar en la dieta está relacionada con las caries dentales y el aumento de peso no saludable durante la infancia, señaló la especialista en dietética Kacie Dickinson.

En base a esto Dickinson reiteró que no es lo mismo los exprimidos y licuados frutales, que las frutas frescas.

A medida que la fibra y otros componentes de la fruta fresca se eliminan del jugo, la cantidad de azúcar es más concentrada y, por lo tanto, mayor en el jugo de fruta.

Aunque parezca una tarea difícil, es necesario disminuir el consumo de esta bebida en los más chicos de la casa ya que representan la mayor proporción de ingesta de azúcar libre de bebidas entre los niños de dos a ocho años de edad.
Por lo tanto, reducir el consumo de jugo de fruta es un buen lugar para comenzar si desea reducir la ingesta de azúcar de su hijo.

El agua siempre es la mejor bebida para los niños, pero si está atrapado con qué ofrecerle a su hijo en lugar de jugo, ofrézcale fruta fresca en lugar de buenos hábitos para comer alimentos integrales o frescos.

A nivel clínico

“Cuando están envueltos en una cáscara o una piel, los azúcares de la fruta no son un problema de salud. De hecho, los azúcares en la fruta fueron probablemente la forma en que la naturaleza nos anima a comer la fruta para empezar”, alertó el médico australiano Sandro Demaio sobre el tema.

Para darnos un ejemplo, el experto señaló que para las personas es más fácil beber un vaso de jugo exprimido de siete manzanas, mientras comer siete piezas enteras representa un difícil reto.

Demaio explicó que ingerir la fruta fresca es mejor que por 3 cosas: Primero, ralentiza nuestra alimentación; segundo, nos hace sentir llenos por más tiempo y Y tercero, ralentiza la liberación de azúcares desde la fruta hacia nuestro torrente sanguíneo.

Para las personas es más fácil beber un vaso de jugo exprimido de siete manzanas, mientras comer siete piezas enteras representa un difícil reto.

También es excelente para la salud intestinal y se asocia con una variedad de otros beneficios para la salud.

El jugo implica la eliminación de la mayor parte de esa fibra e incluso la pérdida de algunas de las vitaminas importantes.

Lo que no perdemos, sin embargo, son los 21 gramos o más de cinco cucharaditas de azúcar en cada vaso. En resumen, puede comer fruta entera con confianza, pero debe evitar el jugo.