martes , noviembre 13 2018
Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Quién era Stan Lee, el creador del Universo Marvel

Grades conciertos épicos que dejaron marca en la historia

Razones por las que cualquier persona puede visitar un psicólogo

Inicio / EN PRIMER PLANO / Curanderas le sacan $80,000 para comprar cadáver y “traspasarle” sus males

Curanderas le sacan $80,000 para comprar cadáver y “traspasarle” sus males

La víctima padece una grave insuficiencia renal. Pidió ayuda por Facebook y dos espiritistas la estafaron. Le curaron una verruga y le sacaron el dinero hasta para ir a Brasil en busca de una cura.

“Querida, te han hecho un trabajo, pero podemos ayudarte. Hay que comprar un cadáver y viajar a Brasil para sacarte la macumba que tienes”.

El “diagnóstico” dejó helada a una mujer, enferma, depresiva, agobiada y ávida de una solución rápida.

En el prólogo de su historia, angustiada requirió colaboración por Facebook y llegó a una autoproclamada curandera espiritista.

En la primera sesión, la curandera asistió a la paciente de unas verrugas con un ungüento y las verrugas “desaparecieron” rápido.

Envalentonada, la curandera descubrió que la “cliente” sufría una insuficiencia renal y le garantizó rápida y efectiva cura.

“Debes pagarme $ 22,000”, aclaró, según la causa que timonea la fiscal Aída Farrán Serlé.

La paciente reunió los $ 22,000 y fue con la curandera, quien le afirmó que en 7 días volvería a orinar. Es más, le pidió que suspendiera una de las 3 diálisis que se realizaba.

Pasó la semana y la víctima no experimentó mejoría alguna.

Fue con la mujer y ésta le afirmó: “Tienes un espíritu bravo. Debemos hacer algo más fuerte. Necesito otros $ 15,000”, clarificó.

Así, por cinco meses, la damnificada pagó por la supuesta compra de un cerdo y gallinas, además de velas rojas y negras, yuyos como romero, ruda, etc…

Cansada por la falta de soluciones, buscó explicaciones y la curandera la derivó con la hija “socia”, quien le anunció que el panorama era grave: “Debes pagarme $ 30,000. Compraré un cadáver en Buenos Aires y viajaré a Brasil en busca de curanderos fuertes que me ayuden a traspasarle tus males liberarte”. En total, la víctima soltó $ 80,000. No solo no encontró cura, sino que su cuadro se agravó y debió retornar a la diálisis.

Denunció a madre e hija por “estafa y ejercicio ilegal de la medicina”.