Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Razones para comer almendras

¿Cómo identificar un huevo en mal estado?

Errores que debes evitar si buscas ser un seductor

Inicio / Conte-Tips / ¿Cómo hacer el guacamole perfecto?

¿Cómo hacer el guacamole perfecto?

Parece mentira que un plato tan sencillo -en apariencia- como el guacamole se pueda prestar a tantas interpretaciones. Y a tantos crímenes, dicho sea de paso. Es una receta muy sencilla que, sin embargo, por razones que se nos escapan, es pasto de las mayores barbaridades.

1. Que estén en su punto. Hacer guacamole con aguacates duros es un sinsentido. Y si están pasados, pasa lo mismo y pueden tener un color poco atractivo. Lo ideal es que estén en el punto justo de madurez. ¿Un truco? Que el hueso -el “ombligo”- esté de un color amarillento. Ni verdoso ni marrón.

2. Pélalo bien. Un corte con el cuchillo , un giro con la mano y una cuchara para extraer todo el fruto de la cáscara. ¿Cómo se saca el hueso? “Prueba a darle un golpe seco para clavarle un cuchillo y tira de él”, aconsejan expertos. Ya está: era así de fácil.

3. Machaca el aguacate, no lo tritures. Pasar el aguacate por la túrmix para conseguir una crema perfecta no es lo suyo en este caso. Utiliza un mortero y dale cañita, pero dejando algún trozo más entero. Esta es la gracia del aguacate, que no necesita un triturado máximo.

4. No al ajo. Nunca. Bajo ningún concepto. Utiliza un poco de cebolla y una pizca de sal. Es suficiente para darle es toque que necesita el guacamole. Ponerle ajo, ya sea triturado o entero, acabará haciéndolo incomible. “Ponle el tomate picado, siempre al final, para que no suelte el jugo antes y no arruine la textura del guacamole. Así, además, tendrás los tres colores de la bandera mexicana: verde, blanco y rojo”.

5. No utilices aceite. “El aguacate es un producto lleno de grasa natural con su propio aceite, con lo que no es necesario añadirle nada”, explica Vázquez. Ni de girasol ni de oliva virgen extra: no le hace ninguna falta.

6. ¡Ni yogurt! “Ponerle cualquier lácteo como nata o yogur es un atentado. El aguacate ya es cremoso de por sí por lo que es una tontería”, cuentan algunos chefs. Siempre que esté naturalmente madurado el guacamole quedará de 10.

7. Salsa Tabasco, fuera de aquí. Quienes gustan de una preparación picante, pican un poco de chile serrano o habanero, dependiendo de la cantidad y del nivel de picante que queramos. Las salsas industriales como la de Tabasco quedan prohibidas. Un truco para que no pique tanto: dejar fuera las semillas del chile.

8. Un toquecito de limón, la gracia final.  Un chorro generoso de una de las mitades es más que suficiente porque tampoco queremos esconder el sabor del aguacate, que es tirando a dulce.

9. El cilantro, un punto esencial. Cuando ya lo tengamos terminado, lo ideal es picar cilantro y echarlo sin temor a pasarnos. Eso sí, nada de utilizar perejil ni ningún otro sustituto.

10. Los totopos perfectos. “Una tortilla cortada en cuatro y con una fritura profunda permite hacer los totopos perfectos”, recomiendan cocineros mexicanos.

Un plus. Recuerda que sea cual sea el alimento que estés preparando va quedar perfecto con lo que le pongas… menos miedo, experimenta y toma los consejos como tal –simples sugerencias–.