miércoles , abril 25 2018
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

El arte de la política

Chapulinato. Columna de Gabriel Zaid

El manejo del agua por Sergio Sarmiento

Inicio / COLUMNAS / Salario mínimo:¿en pesos o porcentaje?

Salario mínimo:¿en pesos o porcentaje?

Desde el año pasado se comenzó a verificar un proceso de revisión de los salarios mínimos que ha generado una importante confusión, porque en noviembre se realiza una reunión en la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) para determinar el incremento, en pesos, al salario mínimo y, en diciembre, la misma Comisión se reúne para determinar el porcentaje de aumento que regirá para el siguiente año como referente para el aumento de los salarios contractuales.

Sin embargo, ninguno de estos dos referentes sirve para calcular la base de actualización de multas y recargos, rentas, contratos, prerrogativas políticas, créditos hipotecarios, fianzas, dado que desde hace un año el Inegi calcula diariamente el salario mínimo y la Unidad de Medida y Actualización (UMA).

Lo que explica este proceso dual es el acuerdo político que se estableció en 2013 entre diferentes fuerzas políticas, empresarios y centrales obreras, para elevar el salario mínimo y facilitar el proceso de recuperación del poder adquisitivo en México, a través de una agenda que cumpliría dos objetivos: evitar que el aumento impactara en la inflación (efecto faro) y mejorar el ingreso de quienes reciben sólo un salario mínimo.

Para ello, se realizó una reforma legal que permitió la desvinculación del salario mínimo como referencia y la eliminación de las regiones salariales del país, de manera que en 2016 el salario mínimo se volvió nacional (73.44 pesos).

El año pasado se determinó incrementar un Monto Independiente de Recuperación (MIR) de cuatro pesos diarios al salario mínimo general, además de un aumento de 3.9% para ser utilizado en la referencia de aumento de salarios contractuales. Lo cual implicó que a finales de 2016 el salario mínimo fuera de 80.04 pesos por día.

No obstante, la inflación el año pasado concluyó en 3.36%, la mayor en dos años, pero casi la mitad de lo que se espera que cierre el Índice Nacional de Precios al Consumidor este 2017, por lo que el desafío no sólo es el aumento en pesos, sino la porcentual y, al mismo tiempo, cuidar que el proceso de formación de precios al consumidor efectivamente retome su tendencia a la baja.

La negociación para este año será la segunda que confirme la decisión de avanzar en la revisión de la referencia mínima en México, pero a todas luces será insuficiente para dejar la última posición del país con los salarios más bajos de la OCDE.

Según este organismo internacional, al cierre de 2016 el salario promedio de un trabajador (total de ingresos salariales entre el número de trabajadores con base en cuentas nacionales) asciende a 15,311 dólares al año, el último lugar entre los 35 países de la OCDE a pesar de ser la decimocuarta economía del mundo y del proceso antes descrito.

De hecho, si se compara con nuestros socios del TLCAN, dado que es uno de los puntos de conflicto, el ingreso salarial promedio de Canadá el año pasado fue de 48,400 dólares y en Estados Unidos de 60,164 dólares, lo que muestra que la política salarial tendría que repensarse para que la estrategia pueda permitir la reducción de la asimetría salarial con nuestros principales socios comerciales.

Por lo pronto, si se avanza el salario mínimo a un rango de 95 a 100 pesos, como apunta la Comisión Nacional de la Evaluación de la Política de Desarrollo Social, se estaría cubriendo la subsistencia alimentaria básica de una persona y su dependiente, esto es, ir reduciendo progresivamente el salario de pobreza, pero no necesariamente implica una reducción del ingreso salarial en el país.

La negociación hoy parte de referentes: el Congreso del Trabajo considera que hay condiciones para que el incremento del mínimo (sumando pesos y porcentaje) se acerque a 100 pesos diarios; la Coparmex subraya que puede ir a 95.24 pesos, y el gobierno de la CDMX –que ha liderado esta propuesta desde mayo de 2013– considera que podría ser de 92.5 pesos.

Para cuando usted lea esta columna ya se habrá fijado el mínimo, y sabrá que si su salario es mayor que un salario mínimo se incrementará en el porcentaje que se defina. Y si usted sólo percibe un salario mínimo tendrá que recibir el aumento en pesos. Eso implica olvidar el referente de “veces salario mínimo”.

 

 

Foto internet

Para saber más:

Salarios promedio OCDE

https://data.oecd.org/earnwage/average-wages.htm