jueves , diciembre 13 2018
Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Copa Mundial de Clubes: Lo máximo del Fut de liga

Identifican pautas para el desarrollo de anticuerpos universales contra el VIH

“Roma” y “El ángel”, entre las nominadas al Goya a mejor película iberoamericana

Inicio / EN PRIMER PLANO / Frrrrrío… ¡ cuide sus pulmones de las enfermedades !

Frrrrrío… ¡ cuide sus pulmones de las enfermedades !

Las condiciones climatológicas extremas y las bajas temperaturas nos obligan a extremar precauciones en esta época invernal cuando se incrementan algunas enfermedades que se atribuyen al invierno.

Ante el inminente descenso de las temperaturas en invierno y el pronóstico de 50 a 60 frentes fríos en la temporada invernal, de acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional, es casi natural que aumenten los casos de enfermedades respiratorias. No hay que olvidar que, de acuerdo con el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) de la Secretaría de Salud, el número de pacientes con padecimientos respiratorios aumenta hasta 40%.

Este panorama debe hallarnos prepararnos, estar al pendiente de la salud de nuestros pulmones y recibir un diagnóstico y tratamiento oportunos para conseguir un alivio rápido, eficaz y sin complicaciones. Le presentamos tres enfermedades que suelen complicarse en esta época.

  1. Pulmonía, enfermedad del invierno

Llevar un estilo de vida saludable no impidió que el ingeniero industrial Jorge Escobar Muñoz sufriera una pulmonía que lo mantuvo en el hospital por una semana.

“Eso fue hace un año. Realmente no sabía lo devastadora que podía ser esta enfermedad. Estaba trabajando en la planta y empecé a sentir como si tuviera un catarro, pero no le presté mucha atención. Luego tuve fiebre, tos y pensé que la gripa se estaba complicando. Hasta que al tercer día estaba mal. Me sentía muy débil, con escalofríos, dolor en el pecho, cansancio, tos y dificultad para respirar, entonces fui a una sala de urgencias y luego del diagnóstico me hospitalizaron”, recuerda el hombre de 66 años.

Escobar asegura que ya se vacunó como una medida para protegerse de contraer nuevamente este mal respiratorio.

La pulmonía o neumonía es una infección del tejido pulmonar, cuya causa puede ser viral, bacteriana, por hongos, microbacterias o parásitos, aunque 80% de las neumonías tienen como agente causal el neumococo.

De acuerdo con estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta enfermedad es responsable anualmente de más de 1.3 millones de muertes de niños menores de cinco años. En 2016, los mexicanos registran hasta 400,000 casos de neumonía. En nuestro país la enfermedad es la séptima causa de muerte y cada año se registran entre 200,000 y 400,000 casos entre la población mayor a 65 años, de acuerdo con datos de la Secretaría de Salud. En el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), la neumonía representa la tercera causa de enfermedad, así como de mortalidad en la misma institución, principalmente en personas que tienen padecimientos crónicos, debido a que sus defensas son deficientes.

De acuerdo con el neumólogo Justino Regalado Pineda, subdirector de Atención Médica de Neumología del INER, en esta institución se observó “entre 2010 y 2016 una concentración de casos graves de neumonía en la población entre 40 y 60 años”.

Este mal aumenta en invierno, particularmente en niños menores de cuatro años y adultos de más de 65, y en aquellos con gripe, asma, diabetes, VIH y cáncer, que debilitan el sistema inmune; también afecta a quienes padecen enfisema y problemas en el corazón. Ataca tanto a recién nacidos como a adultos mayores.

Por esto, Regalado señala que se debe prestar atención a signos como fiebre, tos, dolores en el pecho y dificultad para respirar. “No hay que automedicarse –advierte el experto–, la neumonía requiere evaluación médica inmediata, que es curable cuando la atención es oportuna”.

La mejor defensa contra la neumonía y sus funestas consecuencias a partir de los 50 años –edad en la que el sistema inmunológico no responde a una infección con la misma rapidez que en la juventud– es aplicar la vacuna conjugada que protege contra los 13 tipos de neumococo en una sola dosis. “Esa es la mejor arma para prevenir este padecimiento”, concluye Regalado Pineda.

 

Neumonía: 5 cosas que debe saber

  • La pulmonía ocurre cuando los sacos de aire o alvéolos de los pulmones se llenan con pus.
  • La neumonía puede darse en uno o ambos pulmones, lo que se denomina neumonía doble.
  • Para los mayores de 65 años y las personas con un sistema inmune comprometido (VIH, diabetes, cáncer) existen tres tipos de vacunas contra la neumonía: PCV13 o vacuna neumocócica conjugada, que protege contra algunos serotipos de bacterias estreptocócicas; PPSV23 o vacuna neumocócica, que protege contra varios serotipos; y la Hib o vacuna Haemophilus influenzae tipo b.
  • Evitar la exposición al frío, al humo de cigarrillo y aglomeraciones de personas.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura.

Fuente: Secretaría de Salud.

 

  1. Asma: la lucha por respirar

La OMS calcula que en el mundo hay unos 235 millones de personas con asma, una enfermedad crónica que no tiene cura, sólo es controlable. En México entre ocho y 10 millones de mexicanos padecen esa patología, en particular menores de 10 años, y se alza como una de las causas más comunes de ausentismo escolar. Algunos de los afectados incluso corren el riesgo de desarrollar Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) si no hay un buen control con medicamentos.

La enfermedad inflama y estrecha las vías respiratorias, responsables de llevar y traer el aire a los pulmones. Bajo ciertos estímulos, esta condición se acentúa, los pacientes tienen episodios recurrentes de silbidos en el pecho, falta de aire, opresión en el pecho y tos, conocidos como ataques de asma, que pueden sobrevenir varias veces al día, que se pueden agravan durante el ejercicio y con el aire frío, que puede ser otro desencadenante del episodio.

El estudio Internacional de Asma y Alergias en la Infancia, desarrollado en la CDMX, Monterrey, Guadalajara, Veracruz, Oaxaca y Mérida reveló que la capital yucateca ocupa el primer lugar en asma: el 12.5% de la población la padece en comparación con la media nacional que es de 7.5%, en niños de seis a 12 años de edad, debido a sus condiciones geográficas y ambientales.

“El asma principalmente afecta a los niños y la desatan los cambios climatológicos, el alto índice de contaminación, la predisposición hereditaria a presentar alergias, antecedentes familiares (padre o madre asmáticos), la exposición a alérgenos como los ácaros del polvo, presentes en las camas alfombras y peluches, la caspa de los animales de compañía, los pólenes o los hongos, la exposición a infecciones virales, el humo del tabaco e incluso, el antecedente de rinitis alérgica mal controlada”, dice Mercedes Yance Valenzuela, neumóloga pediatra del Hospital Star Médica.

La experta comenta que aunque se tenga controlada la enfermedad, es importante no bajar la guardia en esta temporada, ya que las condiciones ambientales de cambios de temperatura constantes pueden desencadenar complicaciones en este padecimiento debido a que los chicos tienen vías respiratorias más pequeñas que los adultos.

Ante esto, la especialista recomendó actuar con calma para tomar buenas decisiones, entre ellas, un diagnóstico oportuno, un tratamiento con el medicamento Tiotropio –broncodilatador anticolinérgico de acción prolongada–, indicado a partir de los seis años de edad, que mejora la función pulmonar para que los niños puedan llevar una vida normal.

 

 

Recomendaciones para cuidar a los chicos

  1. Bañar a los perros y evitar que compartan la cama del niño.
  2. Lavar cada semana los muñecos de peluches y secarlos al sol para que estén libres de ácaros.
  3. Lavar con agua caliente la ropa del niño.
  4. El humo de cigarro y hasta la vestimenta impregnada de olor a cigarro puede afectar a los niños con asma.
  5. Se debe tener cuidado con alimentos alergénicos como leche, chocolate, cítricos, semillas y colorantes de dulces.

Fuente: Mercedes Yance Valenzuela, neumóloga pediatra.

 

  • Virus sincitial respiratorio, enemigo de los niños

“Tuve un encuentro desafortunado con el virus sincitial respiratorio (VSR), cuando vi que mi hijo Pablo, de un año de edad, tenía resfriado”, cuenta Alicia Rosas Vega. “Llamé al pediatra y me pidió estar al pendiente de su respiración. Horas más tarde a mi bebé se le hizo difícil respirar y se le hundía el pecho profundamente. Nos fuimos para el hospital y, el médico lo diagnosticó con bronquiolitis causado por ese virus”.

De acuerdo con Lilia López Jiménez, neonatóloga pediatra, encargada del área de cuidados intensivos neonatales del Hospital General de Guanajuato, de la Secretaría de Salud, el virus sincitial respiratorio es el microbio más común que inflama las vías aéreas inferiores (bronquiolos) de los menores de dos años y causante de la bronquiolitis, una inflamación de los bronquios y bronquiolos, lo que permite que el aire “entre” pero que le cueste “salir”. La enfermedad no permitir que el aire ingrese y egrese al pulmón del niño por lo que puede desencadenar una menor saturación de oxígeno en sangre.

Los bebés con alto riesgo son los prematuros (aquellos que nacieron antes de las 37 semanas de gestación), con enfermedad pulmonar obstructiva crónica severa o cardiopatías congénitas (malformación del corazón desde el nacimiento).

El virus se disemina a través de diminutas gotitas que van al aire cuando una persona enferma se suena la nariz, tose o estornuda y se disemina fácilmente por contacto físico. “El hecho de tocar, besar y estrechar la mano a una persona infectada puede propagarlo, siendo los menores de 12 meses los más afectados con gripe, piel azulada por falta de oxígeno, dificultad para respirar, tos espasmódica, fiebre, ensanchamiento de la abertura de las fosas nasales durante la respiración o aleteo nasal, congestión nasal y sibilancias”, explica la experta.

Se siguen realizando esfuerzos para obtener una vacuna contra el VSR, pero los resultados no han sido satisfactorios. “Los antibióticos no eliminan al virus, de modo que para los niños requerimos una muestra de fluido nasal, una radiografía de tórax, oxígeno, aire humidificado y anticuerpos monoclonales”.

Debido a esto, la especialista recomienda a los padres y cuidadores de niños que establezcan ciertas medidas higiénicas:

  • Lavarse bien las manos antes de tocar al bebé y después de quitar el pañal.
  • No exponerlos al humo del tabaco y entornos sin ventilación.
  • Evitar el contacto con personas que sufran algún padecimiento respiratorio.
  • Usar pañuelos desechables para estornudar y tirarlos inmediatamente.
  • Evitar las visitas a lugares concurridos.
  • Lavar regularmente la ropa de los niños, los juguetes y la ropa de cama.
  • Mantener abrigados a los niños.

 

 

¿Cómo es el VSR?

  • Es un virus envuelto, helicoidal, con un diámetro de 150 a 200 nanómetros.
  • Pertenece a la familia de los paramixovirus (Paramyxoviridae).
  • Mide 150-300 nanómetros de diámetro.
  • Su genoma está constituido por 10 genes.
  • El periodo de incubación oscila entre cuatro a cinco días.
  • El virus puede vivir hasta cinco horas en los juguetes.

Fuente: Organización Mundial de la Salud

 

 

Virus AH3N2: muy agresivo en México

El investigador José Arturo Martínez Orozco, encargado del Diagnóstico de Influenza del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), dijo que la temporada de influenza 2017-2018 se prevé que el virus AH3N2 pueda presentarse con mayor fuerza que el AH1N1, debido a que así fue el comportamiento en Australia y el brote en Estados Unidos.

El experto, quien también es coordinador de Infectología y Microbiología del INER, mencionó que en cada estación invernal se puede infectar entre 5% y 10% de los adultos con el virus A, B, y 30% son casos de infantes.

En particular, cada año aparecen nuevas cepas de influenza provocando epidemias y en lapsos de 10 a 50 años se presentan mutaciones en los virus, lo que provoca las pandemias. “Ya es tiempo de que aparezca una nueva mutación o que el AH3N2 se haga más agresivo y en una pandemia en seis semanas la población podría estar infectada. Por eso es importante la vacuna contra la influenza para evitar casos graves”.

La diferencia entre el virus AH1N1 y el AH3N2 es que el primero afecta principalmente a pulmones, el otro tiene predilección por garganta y nariz, pero empieza a presentarse en pulmones. Ahí es cuando empiezan las hospitalizaciones por neumonía.

 

 

 

Depresión invernal

El frío y la escasez de luz influyen en el estado de ánimo de muchas personas. De acuerdo con estudios realizados por el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (INPRFM), en 2010, al menos 4,480,000 mexicanos sufrieron desánimo y abatimiento durante más de dos semanas llamado depresión invernal o trastorno afectivo estacional.

El padecimiento no sólo afecta a pacientes psiquiátricos, sino que puede presentarse en cualquier otra persona durante el invierno, porque los cambios de luz interfieren en la emisión de las sustancias reguladoras del estado de ánimo y el sueño.

Los especialistas de la asociación Voz Pro Salud Mental Ciudad de México recomiendan como medidas preventivas: acudir al psiquiatra, practicar ejercicio, tomar unos minutos de sol y aire fresco al día, evitar el consumo de alcohol u otras sustancias, diseñar un plan para involucrarse en áreas que los lleven a tener autonomía en las habilidades para la vida diaria y exponerse a pocas situaciones que lo lleven a un estrés psicológico.

 

(Alejandrina Aguirre)