Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

12 sitios donde los mexicanos se sienten más inseguros

Las plantas del futuro podrían desarrollar su propio fertilizante captándolo del aire

Qué ocurre en el cuerpo justo después de practicar ejercicio

Inicio / EN PRIMER PLANO / Detienen por seis meses el célebre reloj astronómico de Praga

Detienen por seis meses el célebre reloj astronómico de Praga

El célebre Reloj Astronómico de principios del siglo XV, una de las principales atracciones turísticas de Praga, dejó de funcionar este lunes para ser desmontado y restaurado, anunció el ayuntamiento.

Se trata de “salvaguardarlo para las próximas generaciones”, agregó el ayuntamiento, que indicó que el trabajo de restauración durará seis meses.

“El reloj de la ciudad vieja es uno de los símbolos de Praga y su restauración constituye una decisión necesaria y responsable”, declaró en un comunicado Jan Wolf, consejero del ayuntamiento para temas culturales.

El reloj será completamente desmontado en los próximos días y trasladado a un taller para su restauración, añadió.

El aparato tiene un complicado mecanismo que es sorprendentemente preciso. Está ubicado en la fachada del ayuntamiento de la ciudad vieja. Cada hora desfilan las figuras animadas de los doce apóstoles, sobre dos pequeñas ventanas ubicadas sobre un astrolabio sofisticado que muestra el movimiento de los astros entre los signos del zodíaco.

Encabezado por un esqueleto, símbolo de la muerte, que tira de una mano la cuerda de una campanilla, el desfile de los apóstoles termina al cabo de un minuto con el cacareo de una figura dorada que representa un gallo agitando sus alas.

Construido antes del nacimiento de Nicolas Copérnico, el principio del aparato que conserva tres cuartos de sus piezas originales, fue concebido a partir de la hipótesis según la cual la Tierra es el centro del Universo.

AFP