facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

La mortífera obsesión de Corea del Norte

Así reacciona nuestro cuerpo ante situaciones extremas

La dieta más efectiva para perder peso

Inicio / Conte-Tips / Tips para mantener tu satisfacción en el trabajo

Tips para mantener tu satisfacción en el trabajo

Para mantener la satisfacción laboral es importante que veamos el trabajo como una oportunidad más que como una obligación, ya que nos permite crecer como personas y establecer relaciones.

Incluso cuando tenemos un empleo que nos encanta no siempre es fácil sentirnos felices y cómodos.

No estar bien en el trabajo trae como consecuencia menor productividad y mayor procrastinación, esto es, posponer o retrasar actividades o situaciones que deben atenderse y sustituirlas por otras más irrelevantes o agradables. Aquí  te damos algunos consejos para mantener la satisfacción laboral.

Tips para aumentar la satisfacción laboral
Podemos tener días un poco más complicados que otros y momentos en los cuales nos encantaría estar tumbados al sol en una isla desierta en vez de estar encerrados en una oficina.

No obstante, el problema “real” comienza cuando cada vez nos cuesta más levantarnos para ir al trabajo, concentrarnos en nuestras tareas o ser eficientes.

Un buen ambiente o una paga interesante no siempre es suficiente para tener satisfacción laboral. Por ello te damos estos consejos para que puedas mejorar tu relación con el empleo:

1. Crear lazos

Además de tener buenos compañeros en la oficina sería bueno que estreches una linda amistad con al menos uno o dos de ellos.

Los lazos y las relaciones interpersonales nos ayudan cuando no tenemos la suficiente motivación para ir al trabajo. Por el contrario, un mal ambiente nos influye de forma negativa y nos hace faltar más o no ser tan eficientes.

Para crear mejores relaciones sociales te recomendamos que tengas comunicaciones continuas y fluidas con tus colegas y que las charlas no sólo se traten de trabajo.

2. Establecer metas

Aunque tengas un empleo donde no sea posible “escalar” o “hacer trabajos de responsabilidad social”, fácilmente puedes poner objetivos propios. Por ejemplo, vender cierta cantidad de productos en un día, mejorar la atención con los clientes, llegar temprano, etcétera.

De esta manera estarás pendiente de tus metas y no harás tus tareas de forma automática o mecánica.

La satisfacción laboral muchas veces está relacionada con cómo nos sentimos en nuestro puesto de trabajo y no con la paga o las actividades desempeñadas.

Además así estarás mejorando diversos aspectos personales los cuales se podrán luego desarrollar en otros ámbitos o nuevos empleos.

3. Equilibrar el trabajo y la vida

Es muy importante tener actividades placenteras cuando salimos de la oficina. Hacer cosas que nos alegren puede ser una recompensa interesante si no estamos del todo cómodos con nuestro empleo.

Por ejemplo, comprender que gracias al trabajo podemos pagar las clases del gimnasio, comprarnos un libro o viajar, estas reflexiones nos puede ayudar.

4. Crear un ambiente óptimo

Ya que pasas muchas horas en el mismo espacio sería bueno que (en la medida de lo posible) lo decores a tu gusto.

Por ejemplo, puedes colocar fotografías de tus seres queridos, decorar con objetos que te definan como persona, tener una planta a la vista o incluso elegir un fondo de pantalla de una playa o una montaña para esos momentos en que no tienes suficiente motivación.

Si estás en un ambiente agradable y personalizado que te haga sentir como en casa será más fácil conseguir satisfacción laboral.

Consulta cuánto puedes añadir a tu lugar de trabajo. Recuerda que los colores vivos aumentan el optimismo y nos proporcionan felicidad y un sentimiento de pertenencia.

5. Buscar más allá de las obligaciones

Esto quiere decir que podemos encontrar tareas relajantes entre las más tediosas obligaciones.

Por ejemplo, mientras hacemos la fila en el banco podemos leer nuestra novela favorita, mientras ordenamos carpetas o llenamos formularios oír música y otras más. Todo reside en cómo nos tomamos el trabajo y qué hacemos para mejorarlo.

Puedes, por ejemplo, agradecer por tener que hacer ciertos trámites porque aprovechas para caminar y tomar el sol. Busca el lado positivo de las cosas y verás cómo aumenta tu satisfacción laboral.

6. Empezar el día de forma positiva

Antes de llegar a la oficina mucha gente viaja con caras largas en el transporte público. Incluso ese malhumor aparece desde el momento en que suena el despertador.

En lugar de ver el empleo como una carga o algo malo, busca su lado positivo (tiene muchas ventajas).

En vez de un café con prisa mientras te vistes mejor siéntate y desayuna con tu familia.
Tómate el tiempo para disfrutar de esos pequeños instantes que mejorarán tu humor y te darán energía para afrontar toda la jornada.

7. Tomar descansos

Con cinco minutos libres cada dos o tres horas quizás sea suficiente para estar más satisfecho en el trabajo. Aprovecha para beber un té, un café o un jugo, charlar un poco con tus colegas, mirar por la ventana o tomar aire fresco.

Todo depende de las políticas de la empresa, pero probablemente no tengas problemas de tomar breves descansos algunas veces al día para ser luego más productivo y eficiente.