martes , diciembre 12 2017
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Una sociedad china promete alcohol para toda la vida

Los peligros de la inteligencia artificial

Expaciente anónimo manda durante 57 años postales de Navidad al hospital que le curó

Inicio / CUERPO Y MENTE / ¿Por qué es tan malo saltarse las comidas?

¿Por qué es tan malo saltarse las comidas?

¿Crees que saltarte las comidas le ayudará a bajar de peso? Pues no, ¡no es así! El cuerpo humano necesita entre cinco y seis comidas al día.

Es posible que pienses que esto es mucho, pero el principal secreto para disfrutar de una buena salud y de una figura sin exceso de peso es comer poco muchas veces al día.

Los riesgos de saltarse alguna comida para perder peso

Según un estudio del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (Estados Unidos), las personas que se saltan las comidas tienen elevados niveles de glucosa en ayunas y un retraso en la respuesta de insulina, condiciones que, si persisten a largo plazo, podrían conducir a la diabetes.

Saltarse principalmente el desayuno puede incrementar las ansias por alimentos grasos y ricos en calorías. De acuerdo con una investigación del Imperial College de Londres, en Reino Unido, ignorar la primera comida del día favorece una dieta desequilibrada y potencia la voracidad, por lo que podría acabar consumiendo 20% más calorías.

Tener hambre puede conducir a un bajo nivel de azúcar en sangre, lo que, a su vez, puede causar dolor de cabeza.

No alimentarse correctamente hace que el cuerpo piense que está en un modo de supervivencia, lo que incrementa el estrés. Puede incluso llevar a episodios de depresión y ansiedad.

Pero eso no es todo, el desequilibrio de nutrientes puede causar náuseas, fatiga, estreñimiento y baja presión arterial.

¡Ya sabes! Lo que realmente sucederá es que estará todo el día de mal humor, cuando vuelva a comer se tornará una compulsión, ganará peso en vez de perderlo y hasta puede llegar a sufrir de estreñimiento crónico.

Si desea perder peso, hágalo con equilibrio y recordando que su bienestar es lo primero.

¡No dejes de comer!