martes , diciembre 12 2017
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Una sociedad china promete alcohol para toda la vida

Los peligros de la inteligencia artificial

Expaciente anónimo manda durante 57 años postales de Navidad al hospital que le curó

Inicio / EN PRIMER PLANO / Estamos a nada de poner nuestro arbolito navideño ¿sabes qué significa?

Estamos a nada de poner nuestro arbolito navideño ¿sabes qué significa?

El espíritu navideño ha llegado, deja que te invada con la magia de sus luces. Estamos a nada de que inicie Diciembre, mes de la Navidad donde las familias se reúnen, celebran, y permanecen unidos frente a un árbol lleno de luces cuya historia surge con los germanos, quienes prendían el “árbol del universo” para celebrar el solsticio de invierno.

Lo que pasa es que por el año 740, San Bonifacio –el evangelizador de Alemania e Inglaterra- derribó un roble que representaba al Dios Odín y lo reemplazó por un pino, símbolo del amor eterno de Dios (y la santísima trinidad), el cual estaba adornado con manzanas (las tentaciones) y velas, las cuales representaban la luz del mundo y la gracia divina.

El primer árbol de Navidad decorado tal como lo conocemos actualmente, surgió en 1605 en Alemania y se utilizó para ambientar esta festividad y continuó su expansión por toda Europa, hasta llegar a América, donde también lo adoptamos como una tradición representativa de diciembre.

La Navidad es la celebración del nacimiento del niño Jesús, y el Año Nuevo es el fin de un año según el calendario gregoriano, que fue propuesto por el papa Gregorio XIII en 1582 y sustituye al calendario juliano, promovido por Julio César.

En México, se tiene la tradición de instalarlo en los primeros días de diciembre, el 8 de ese mes, el papa Pío IX declaró el Dogma de la Inmaculada Concepción de María, en el que se eximía a María de todo tipo de culpa o pecado por la concepción de Jesús, y se deja hasta el 6 de enero, día de que los reyes magos entregaron sus regalos (mirra, oro e incienso) al niño Jesús.

A pesar de que esta tradición depende mucho de las creencias de cada familia, ahora ya tienes un tema para presumir en la próxima cena del trabajo o en las posadas con los amigos.