facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Estamos a nada de poner nuestro arbolito navideño ¿sabes qué significa?

Exposición al humo del cigarro, principal causa de de cáncer de pulmón

¿Por qué es tan malo saltarse las comidas?

Inicio / EN PRIMER PLANO / 10 formas insólitas de morir en México (y que pudieron evitarse)

10 formas insólitas de morir en México (y que pudieron evitarse)

Más allá de las tradicionales causas de defunción como las enfermedades del corazón, el cáncer, la diabetes, la hipertensión arterial, el colesterol alto y las embolias decidimos indagar algunas formas insólitas de morir en México y cómo pudieron evitarse.

Desde el siglo XV, el poeta Jorge Manrique afirmaba que “nuestras vidas son los ríos que van a dar en la mar que es el morir” y la muerte igualadora habrá de llegar a “papas, emperadores y pastores de ganado”. Si bien la defunción está en el inconsciente colectivo nadie está preparado para encarar esta etapa, menos aun para estas formas insólitas de morir en México. Lo paradójico es que todas las que le presentamos a continuación, pudieron evitarse.

Siempre que una persona fallece es importante saber qué circunstancias rodean la muerte y determinar si se trató de una causa natural como consecuencia de una enfermedad (en casa, calle, oficina, o lugar público) o fue producto de un hecho violento suicidio, homicidio o accidente, lo cual le toca determinar a la autoridad competente, señala el subdirector técnico del Instituto de Ciencias Forenses (Incifo) Macario Susano Pompeyo.

Esta muestra que va más allá de las tradicionales formas de morir del mexicano, nos recuerda, como dicen los clásicos, que el tiempo se escapa irremediablemente, por ello siempre es necesario prevenir.

 

  1. Síndrome de embolia grasa por Vitamina E

Quizá fue la vanidad lo que obligó a una joven a inyectarse este material aceitoso en su nalga con el objetivo de ganar volumen, señala Fernando García Dolores, experto en patología forense y subdirector de Investigación y Enseñanza en el Instituto de Ciencias Forenses de la Ciudad de México. El especialista refiere que al hacerse la autopsia, el material que se encontró acumulado en esa zona del cuerpo fue analizado en toxicología y se determinó la sustancia, Vitamina E. Convirtiéndose en el primer caso reportado en el mundo, por lo que se publicó en una revista científica. ¿Qué pasó? En la tercera aplicación, la aguja penetró un vaso sanguíneo con lo cual se repartió por todo el organismo (cerebro, corazón, pulmón, páncreas y otros órganos) desencadenándose el síndrome de embolia grasa, que la llevó a la muerte.

Recomendación: Los expertos advierten que bajo ninguna circunstancia se debe aplicar una sustancia extraña en el organismo y menos sin la estricta vigilancia de un médico experto. En algunos casos y dependiendo de cada persona el especialista podría sugerir una prótesis donde estén contenidas el material aislante para que no se distribuya en el cuerpo porque en caso contrario, pasa a la circulación y podría tener consecuencias fatales.

2. Se lo “tragó” la coladera

Un caso que llamó la atención de los investigadores de las ciencias forenses fue el de una persona de 1.80 metros de altura, de complexión delgada que ante una inminente inundación decidió dejar su carro, al cual el agua le estaba llegando a la puerta e irse en metrobús. El trayecto era tan sólo de unos metros pero debido al nivel del líquido no se dio cuenta que había una coladera destapada y desapareció. Los testigos trataron de auxiliarlo pero fue inútil. Entonces empezó la búsqueda por el drenaje la cual concluyó cinco días después como a cinco kilómetros de distancia, a través de un rastreo con un robot que se introdujo a la red de drenaje, coincidió con que se tapó un tubo de drenaje y el agua empezó a salir de las casas, fue entonces que hallaron el cuerpo entre basura y otros desechos. Lo raro y poco común, considera el investigador Susano Pompeyo, es que alguien hubiera podido caber en la circunferencia de una coladera.

3. El terrible guayacol

La chica de 23 años de edad decidió remodelar su cuerpo para una fiesta, así que solicitó la ayuda de una mujer que la había atendido con anterioridad para depilarla y otros tratamientos estéticos. Le aplicó inyecciones de guayacol, un producto que se utiliza para las vías aéreas y tos. Lo raro es que lejos de atenderla en una clínica la citó en un hotel donde realizó todo el procedimiento. Desafortunadamente la paciente presentó una reacción inesperada y complicaciones que le ocasionaron la muerte, convirtiéndose en un caso médico legal. En opinión del doctor Macario Susano Pompeyo, subdirector técnico del Incifo, el preparado actuó como un agente agresor violento, que además no está autorizado para remodelar la grasa corporal.

Recomendaciones: El especialista exhorta a las personas a no automedicarse, evitar las consultas por Internet, acudir a centros no autorizados o aplicarse sustancias que se dicen mágicas para bajar de peso pues eso puede traer muchas complicaciones y daños irreversibles.

4. Una inofensiva taza de chocolate

Después de un suculento desayuno, James un estadounidense de 58 años, decidió probar una tacita de chocolate para acompañar sus conchas. Se había convertido en un fanático de la cocina mexicana y lo demostraba con sus frecuentes viajes a México. Había probado el mole, tamales y otros platillos famosos pero nunca había tenido oportunidad para tomar una espumosa taza de chocolate. En la sobremesa empezó a sentirse mal y sus acompañantes llamaron a los servicios de urgencia que a pesar de sus esfuerzos no pudieron evitar su muerte. ¿Qué ocasionó esta muerte tan repentina en un hombre que estaba sano y no sufría de enfermedades? un choque anafiláctico. Se supo después que en ese lugar el famoso chocolate tenía un ingrediente secreto, la pimienta, a la cual James era alérgico.

Recomendaciones:

Los expertos como Adalid Joshúe López –socorrista, paramédico de la Cruz Roja con experiencia de 24 años y 18 años como voluntario a bordo de una ambulancia– recomiendan que todas las personas porten una tarjeta de identificación con su tipo de sangre, donde indique a qué sustancias es alérgico. Se sabe que el organismo tiene una exagerada respuesta ante el agente alergénico lo cual puede derivar en la muerte si no se atiende adecuadamente.

5. Tocado por el rayo

En julio pasado, mientras caía una tormenta en San Juan del Río, Querétaro, un hombre de 22 años, decidió guarecerse de la lluvia bajo unos árboles, un testigo refirió que el cielo, cubierto de nubes espesas, de pronto se iluminó con una luz enceguecedora y segundos después se escuchó el retumbar de un trueno. El hombre no pudo escapar y recibió el impacto, cayó fulminado con quemaduras en todo el cuerpo, pese a la llegada de las asistencias médicas, murió instantáneamente. Ese mismo mes otros mexicanos corrieron la misma suerte.

Recomendaciones: Nuestro país, de acuerdo con la doctora Beata Kucienska, investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, es la nación que anualmente presenta el mayor número de muertes por rayos (232 en promedio, según estadísticas de la OMS). La gran incidencia de tormentas eléctricas nos exige estar bien informados y conocer en detalle dichos eventos climatológicos así como seguir algunas medidas como: si se encuentra al aire libre y se producen descargas cerca del lugar, refúgiese en una casa, edificio o vehículo que pueda cerrarse completamente. Si la tormenta lo sorprende en campo abierto, no corra, póngase en cuclillas, con los pies juntos, la cabeza adelante, las manos tapando los oídos y aléjese de otras personas unos cinco metros. No permanezca en lugares altos en el campo, árboles aislados y pequeñas edificaciones. Aléjese de torres de comunicaciones, postes de luz y mástiles de banderas. En canchas deportivas aléjese de los carros y palos de golf, graderías y torres de iluminación.

Las principales causas de defunción en el país

25.5% enfermedades del sistema circulatorio

15.5% enfermedades endócrinas, nutricionales y metabólicas

13% tumores malignos

10.4% Causas externas de morbilidad y de mortalidad

9.6% Enfermedades del sistema digestivo

8.5% enfermedades del sistema respiratorio

Fuente:  Inegi, Estadísticas de mortalidad 2015, base de datos.

 

6. Barotrauma

Unas horas antes el hombre estaba en las profundidades del mar buceando a 26 metros y contemplando los arrecifes coralinos, después cuando tomó el avión que lo llevaría a su lugar de destino donde empezó a sentirse muy mal. Durante el viaje aéreo consumió algunas cervezas pero lo que él no sabía es que las burbujas de gas que iban saliendo y se expandían por su cuerpo estaban generando un efecto conocido como barotraumatrismo, y que se refiere al daño físico que ocurre debido a una diferencia de presión. Resultado: el hombre murió horas después.

Recomendaciones: Algunos buzos contratan un seguro para en caso de presentarse este fenómeno sean atendidos en una cámara hiperbárica para compensar la variación de presión.

7. Muerte en la tirolesa

Un hombre que acudió con su familia al parque Valle del Potrero en La Marquesa decidió subirse a una tirolesa. Los encargados le pusieron el arnés, el casco y los otros aditamentos, sólo que algo no funcionó y a la mitad del recorrido cayó desde una altura de más de 20 metros. El impacto resultó mortal.

Recomendaciones: Adalid López, también experto en rescate vertical y primeros auxilios en zonas remotas, sugiere a los usuarios de las tirolesas verificar que el lugar esté regulado y certificado y que el equipo tenga vigencia de uso, en ocasiones aunque los componentes estén nuevos, debido a la caducidad o el tiempo ya resultan inadecuados.

8. Muerte dulce

El monóxido de carbono es un gas que resulta imperceptible y que se produce durante la quema de combustible, así que cuando las personas lo respiran se bloquea la capacidad de la sangre para transportar el oxígeno, sobreviene un adormecimiento y marasmo en las piernas. Esto le sucedió a una pareja en San Luis Potosí donde su calentador de gas, que estaba en el baño, presentó una fuga durante la noche, cuando los vecinos y familiares fueron a buscarlos, ellos habían muerto.

Recomendaciones: En cualquier caso de instalación de gas, se recomienda acudir con un experto y utilizar material probadamente confiable. Una vez hecha la conexión verifique que no existan fugas, recuerde que lo barato puede salirle muy caro.

9. Muerte por asfixia

El pequeño de dos años estaba con su familia comiendo ciruelas, era la temporada, de pronto el niño empezó a tener problemas para respirar y estaba atragantándose, las vías aéreas estaban obstruidas. Los familiares lo llevaron al hospital donde poco pudieron hacer y murió por un paro cardiorespiratorio.

Recomendaciones: Adalid López recomienda en caso de atragantamiento practicar la famosa maniobra de Heimlich que consiste en compresiones con la intención de sacar el objeto y desbloquear la salida y entrada de aire. Para mayor información visita nuestro espacio de RA

10. Baños peligrosos

La primera impresión que daba es que se trataba de un accidente común en el cuarto de baño de la casa de Ángel, un octogenario que gustaba de prolongados baños bajo el chorro de agua caliente. En esta ocasión la caída resultó fatal. Fue descubierto dos horas después por los cuidadores, desafortunadamente ya era demasiado tarde.

Recomendaciones: A decir de los expertos, a mayor edad las personas pierden sensibilidad en la piel, por esta razón a los “abuelitos” les encanta el agua hirviendo, sólo que el agua caliente dilata los vasos capilares sanguíneo, lo que a su vez origina un descenso de la presión arterial, que puede provocar mareos, desmayos y caídas. Se sugiere tener un especial control en la temperatura del agua, evitar que cierren la puerta, controlar el tiempo de estancia en el baño, colocar antiderrapantes y agarraderas.

(Alberto Círigo)