sábado , noviembre 25 2017
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Las primeras cualidades que se notan en una entrevista

¿Cómo identificar un amigo verdadero?

Acelera tu metabolismo con estos tips

Inicio / Conte-Tips / Consejo avalados por la ciencia para evitar los dolores de cabeza

Consejo avalados por la ciencia para evitar los dolores de cabeza

Existen muchas razones por las cuales podrías sufrir de un largo dolor de cabeza, y lo sabemos, no es nada agradable. Las migrañas son menos comunes, pero alrededor de una persona de cada ocho experimentará una en un año determinado.

Los dolores de cabeza son muy comunes, así que aquí hay cinco cosas que la ciencia indica que te podrán ayudar a manejarlos o evitarlos, el listado fue propuesto por el sitio MuyInteresante y aquí lo presentamos.

1. Agua

Se realizó un estudio en personas que recibieron por lo menos dos dolores de cabeza moderadamente intensos o más de cinco por mes. Los participantes recibieron una intervención de gestión del estrés y la calidad del sueño con o sin aumentar su consumo de agua en un extra de 1,5 litros al día. El grupo que tomó más agua obtuvo una mejora significativa en las puntuaciones de calidad de vida específicas para la migraña, el 47% informó que sus dolores de cabeza mejoraron mucho, en comparación con el 25% del grupo control.

Sin embargo, no redujo el número ni la duración de los dolores de cabeza, pero vale la pena beber más agua e intentarlo.

2. Cafeína

La cafeína puede tener efectos opuestos. Puede ayudar a aliviar algunos dolores de cabeza debido a los efectos analgésicos, pero también podría contribuir a ellos, debido a la abstinencia de cafeína.

Una revisión de los estudios de retiro de cafeína confirmó que obtener un dolor de cabeza era el síntoma número uno de la abstinencia, seguido por la fatiga, la reducción de energía y estado de alerta, somnolencia, humor depresivo, dificultad para concentrarse, cabeza borrosa y otros.

Cuando las personas fueron sometidas experimentalmente a un retiro controlado de la cafeína, el 50% sufrió un dolor de cabeza, con síntomas de abstinencia ocurriendo dentro de las 12-24 horas, alcanzando su máximo entre 20-51 horas y durando de dos a nueve días. Parece que mantener el consumo habitual de cafeína puede subconscientemente relacionarse con evitar de los síntomas de abstinencia.

3. Ayuno

Algunas personas tienen dolor de cabeza después de ayunar durante unas 16 horas, lo que equivale a no comer entre las 6 pm y las 10 am al día siguiente. Un estudio en Dinamarca encontró que una persona de cada 25 ha sido afectada por un dolor de cabeza en ayunas.

Estos dolores de cabeza son más probables de ocurrir cuando ayunan para una prueba de sangre o procedimiento médico. Los dolores de cabeza en ayunas probablemente se confundirán con la abstinencia de cafeína.

4. Alcohol

El dolor de cabeza es la característica clásica de la resaca inducida por alcohol. La cantidad de alcohol necesaria para desencadenar una resaca varía ampliamente entre los individuos, de una bebida a muchas.

Una serie de factores se mezclan para producir un dolor de cabeza después del alcohol. El aumento de la micción y los vómitos aumentan el riesgo de deshidratación, lo que provoca cambios en la sangre y el oxígeno que fluyen al cerebro. El alcohol puede provocar dolores de cabeza tipo tensión, cefaleas en racimos y migraña.

Se ha demostrado que las personas con migrañas tienen menor ingesta de alcohol en comparación con otros. El consejo sabio es beber responsablemente, aumentar tu consumo de agua y no beber con el estómago vacío.

5. Aumentar la ingesta de alimentos ricos en folato

Algunas personas propensas a la migraña son sensibles a la dieta. Los desencadenantes incluyen queso, chocolate, alcohol u otros alimentos específicos.

Un estudio reciente encontró que las mujeres con baja ingesta de folato en la dieta tenían migrañas más frecuentes. Sin embargo, un suplemento diario de ácido fólico (1 mg) no hizo ninguna diferencia.

Ahora lo sabes incluye en tu dieta alimentos ricos en folato como verduras de hoja verde, legumbres, semillas, pollo, huevos y frutas cítricas.