jueves , diciembre 14 2017
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Profesión bomberas

Ramiro Iglesias Leal, médico espacial

Lo último en los quirófanos: cirugía a control remoto

Inicio / La Historia en Contenido / Cinna Lomnitz, autoridad mundial en temblores

Cinna Lomnitz, autoridad mundial en temblores

Uno de los grandes expertos en terremotos fue el geofísico alemán Cinna Lomnitza quien entrevistamos en octubre de 2012. Reproducimos el artículo.

A los 12 años de edad, Cinna Lomnitz (un geofísico alemán, considerado una autoridad en este campo) conoció de primera mano la devastadora fuerza de la naturaleza: un terremoto sacudió Chile, apenas unos meses después de su llegada de Bélgica, donde había pasado parte de su infancia. La familia Lomnitz tuvo que dormir esa noche en el jardín asombrados por las constantes réplicas que se presentaban después del movimiento telúrico. Pero no fue este evento el que lo encaminó hacia el estudio de las placas tectónicas, ni a encontrar el porqué de los temblores, sino la influencia de uno de sus profesores en la licenciatura, su compatriota Federico Greve Schlegel, su profesor de dibujo técnico y director del centro sismológico. Él fue quien lo motivó para que su camino se fuera por este tema y estudió ingeniería.

Si bien Cinna Lomnitz ─cuyo nombre proviene de una familia patricia romana que produjo a varios nobles cónsules y senadores de la República y del Imperio─ obtuvo una maestría en Mecánica de los Suelos y posteriormente un doctorado en Geofísica, confiesa que en realidad no le gustan los temblores, no es que le asusten: ─Darwin decía en 1935 que un gran sismo desequilibra nuestros sentimientos más arraigados, porque la tierra misma que estamos acostumbrados a ver como lo más sólido que hay… nos traiciona ─cita el experto para reafirmar su disgusto hacia los temblores.

Máquina de escribir

Luego de haber salido de Chile y con las bases de conocimiento que lo encaminaron a la Geología, Cinna estudió su doctorado en la Universidad Tecnológica de California (CALTECH, por sus siglas en inglés), ahí cuenta como una vez más fue el destino el que lo convenció de que se estaba especializando en el tema correcto, pues tuvo oportunidad de trabajar con científicos de gran renombre como Charles F. Richter, quien propuso la escala que lleva su apellido .

Cinna explica sus pininos en esta disciplina: ─Era tan nueva, que cuando me preguntaron lo que necesitaba para trabajar como director del nuevo Departamento de Geofísica, yo contesté que una “máquina de escribir.

En 1955, CALTECH era la escuela autoridad en temas sismológicos, la más importante apunta Cinna, el Doctor regresó a Chile a invitación del rector de su alma máter para ser el director del departamento de Geofísica de la Universidad de Chile. Dos meses después regresaría a California ante una invitación a ser jefe de las estaciones sismológicas de la universidad.

Estando ahí, durante una cena organizada por la universidad, Cinna Lomnitz conoció a investigadores de la UNAM, uno de ellos era Emilio Rosenblueth Deutsch que lo contrató como parte del Instituto de Geofísica en México, dentro de la Máxima Casa de Estudios.

“El destino puso a los temblores en mi vida” Cinna Lomnitz

 

Cultura sísmica

Cuando Cinna Lomnitz llegó a México en 1968 encontró sólo 4 ó 5 estaciones sísmicas con equipos anticuados. Fue cuando ya estuvo en el cargo que realizó una transformación para ampliar el material de medición junto con un grupo de científicos. Como frutos de su trabajo están las 50 estaciones que hoy día trabajan de manera eficiente, con el equipo más moderno de América Latina.

En septiembre de 1985, uno de los peores terremotos devastó gran parte del DF. A partir de este fenómeno la manera de estudiar y concebir los movimientos telúricos cambió fundamentalmente. Desde este momento el investigador Cinna se dedicó a analizar con todo detalle cómo y por qué se dio ese sismo.

Lomnitz se percata de que la catástrofe del 19 de septiembre tiene que ver con el tipo de suelo que hay en México. Para el caso específico del DF, las condiciones del terreno son muy blandas “casi líquidas” por el antiguo lago sobre el que descansa la ciudad, ello ocasiona un suelo blando que permitió que hace 27 años, se derrumbaran alrededor de 400 edificios, todos en una superficie “blanda”.

Esa aportación logró que en los años siguientes se modificara la manera de medir los movimientos telúricos, Cinnna apunta que hasta 1985 en México se colocaban los aparatos en los terrenos más firmes, sin embargo al aplicar la teoría de la mecánica de suelos, se evidenció que para conocer el comportamiento del tipo de terreno que predomina en el Distrito Federal se debe también utilizar estos aparatos en ese tipo de suelo –de ello que se haya implementado una red de instrumentos de medición en el lago de Texcoco-.

En cuanto a los puntos a considerar respecto a la prevención de sismos, Cinna Lomnitz asegura que en este terreno hay opiniones divididas, puesto que varios de sus colegas apuntan que el sismo para el que se debe preparar México es uno muy similar al de 1985; mientras que el Doctor Lomnitz considera que lo que viene será muy distinto, no porque los sismos hayan cambiado sino porque “nosotros lo hemos hecho”: “México es otro país, en todos los sentidos, la gente es otra, los edificios son otros, ahora arquitectónicamente estamos preparados para evitar la catástrofe… de la gente no se sabe”, afirma el investigador.

En 1985, un sector de la sociedad que se dedicó a rescatar personas ─Si en este momento se diera una catástrofe ─apunta Cinna Lomnitz─ la gente no reaccionaría de la misma forma, en parte porque ya hay gente que se dedica estrictamente a ello (se ha profesionalizado la defensa civil) y por otra, porque la gente piensa de manera distinta, porque quizá ya no esté dispuesta a apoyar.

Desde su salida de su natal Alemania, Cinna Lomnitz ha tenido distintos logros y reconocimientos, desde su licenciatura en Chile hasta su maestría y doctorado en Estados Unidos, Harvard y la Universidad Técnica de California son sólo algunas de las casas educativas que han marcado su vida profesional.

 

México por su parte no se queda atrás, ha reconocido al Doctor Lomnitz con el título de investigador de mayor renombre –el C-, recientemente ha recibido distintos homenajes, entre los que se encuentra el título de profesor emérito del Instituto de Geofísica, Premio Nacional de Artes y Ciencias, entre otros.

 

Actualmente Cinna Lomnitz, es editor de la sección científica de la revista Nexos y continúa dando clases en la Universidad Nacional Autónoma de México, paralelo a ello continúa con sus investigaciones sobre movimientos telúricos y en casa trabaja con estudiantes también interesados en las Ciencias de la Tierra.

Una vida de éxitos es lo que mejor describe a Cinna Lomnitz, que sin duda dejará huella en el conocimiento y la formación del conocimiento de las Ciencias de la tierra.

 

(Mario Ostos)