viernes , noviembre 24 2017
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Lionel Messi recibe su cuarta Bota de Oro

6 trends tecnológicos que no debes perder de vista este noviembre

6 Preguntas que te debes hacer para que tu coqueteo no se convierta en acoso

Inicio / COLUMNAS / Trump y el cambio climático

Trump y el cambio climático

¿Qué consecuencias acarreará a Estados Unidos la decisión de salirse del Acuerdo de París?

Gran conmoción generó en el mundo entero la decisión de Donald Trump el 1 de junio de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París. No hay causa más políticamente correcta que la lucha contra el calentamiento global, ni acuerdo que se haya vendido mejor dentro de esta causa que el del París. Por eso ha habido tantas protestas dentro y fuera de los Estados Unidos por la decisión.

Para Trump la medida es fundamentalmente política. Como candidato prometió salirse del acuerdo y recibió millones de votos de ciudadanos de las zonas productoras de carbón, quienes consideran que han sido convertidos en chivos expiatorios del calentamiento global. Negarse a cumplir la promesa de campaña habría tenido un altísimo costo político. Por eso Trump dio a conocer públicamente su decisión y refirmó la idea de que el Acuerdo de París es injusto y sacrifica a Estados Unidos para beneficio de otros países.

Como en el caso del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, una cosa es lo que dice Trump y otra lo que hace. Si bien el presidente sigue despotricando contra el TLCAN, la carta que mandó al Congreso para iniciar la renegociación habla de modernizar el tratado y no de eviscerarlo. En el caso del Acuerdo de París, en lugar de simplemente repudiar el documento, Trump anunció que el país se retiraría en un proceso que puede llevar cuatro años. En otras palabras, un sucesor podría revertir la decisión.

Ahora bien, si el proceso de salida no ha sido apresurado, las posibles consecuencias climáticas de la decisión serán insignificantes. A pesar de todas las críticas contra el retiro, el Acuerdo de París no representa realmente una solución eficaz para el calentamiento global.

La idea original del acuerdo era limitar el alza de temperatura del planeta a dos grados Celsius de los niveles previos al inicio de la era industrial y hacer todo lo posible por evitar un aumento superior a 1.5 grados. Pero aun si se cumplieran todos los compromisos, lo cual resulta altamente dudoso, no se lograría el objetivo. Según Bjorn Lomborg, del Centro de Consenso de Copenhague, se necesitaría un recorte de 6,000 gigatoneladas de dióxido de carbono para limitar el aumento de temperatura a dos grados, pero todos los compromisos sumados sólo permitirían una disminución de 56 gigatoneladas.

En otras palabras, el Acuerdo de París habría logrado un 1% del recorte necesario. Ahora habría que encontrar el 99% restante. La disminución de emisiones que plantea el acuerdo no limitaría el aumento de temperaturas a dos grados a fines del siglo XXI, sino que éste alcanzaría quizá cinco grados.

Trump no ha ordenado la salida del acuerdo porque entienda esta realidad. Más bien, no comprende que el calentamiento global es una realidad y que está demostrado que las emisiones de gases a la atmósfera lo provocan.

El Acuerdo de París, sin embargo, ofrece pésimas políticas públicas. Sus medidas no empiezan a resolver el problema de fondo y no serán capaces de detener el calentamiento global. Sí tendrán, en cambio, consecuencias económicas negativas importantes. Por otra parte, el fondo de 100,000 millones de dólares para apoyar a los países pobres en la transición energética no hará más que generar corrupción y afectará otros programas de ayuda que son más benéficos para la población.

Trump se está retirando del Acuerdo de París por las razones equivocadas. Pero en lugar de asumir posiciones moralistas y culpar a Trump de un fin del mundo que no tendrá lugar, los gobiernos de otros países deben entender el problema. Ya es inevitable el aumento de la temperatura. Los recursos disponibles deben usarse no para tratar de evitar lo inevitable, sino para prepararnos para un futuro distinto.

Twitter: @SergioSarmiento