jueves , diciembre 14 2017
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Por qué celebramos la Navidad el 25 de diciembre

¿Por qué subimos de peso con la edad?

Disney compra activos de Fox valorados en $52,400 millones de dólares

Inicio / EN PRIMER PLANO / Paraísos mexicanos donde debes vacacionar una vez en la vida

Paraísos mexicanos donde debes vacacionar una vez en la vida

México es uno de los países con mayor riqueza natural en el mundo, así que nos dimos a la tarea de encontrar algunos paraísos mexicanos conocidos y no tan conocidos que debes visitar obligatoriamente.

 

 

La isla en Tzibanzá, Querétaro

Sobre las aguas de la presa Zimapán se encuentra un campamento ecoturístico imperdible para todo aquel que quiera darse una escapada de la rutina semanal y disfrutar unos días relajantes en el clima semidesértico queretano.

La isla cuenta con ocho cabañas de lujo, alberca y una vista impresionante de la presa, lejos de cualquier rastro de civilización.

El campamento se encuentra a tres horas y media de la Ciudad de México, en la frontera entre Querétaro e Hidalgo. Una vez en la isla, puede dar paseos en lancha o kayak por la presa, pescar lobina negra o simplemente relajarse en las hamacas que rodean la alberca.

Cerca está Cadereyta de Montes, Pueblo Mágico, y una serie de viñedos queretanos que podrían ser el complemento perfecto para una estancia relajante en la isla.

 

Cascada Salto de Eyipantla, Veracruz

Cerca de Catemaco se encuentra esta cascada que deslumbra con su caída de 60 metros de alto y cortina de 40 metros de ancho, la cual ganó fama después de que en ella fueran filmadas algunas escenas de Apocalypto, película dirigida por Mel Gibson, señala Eduardo Fajardo, encargado de Relaciones Públicas de Kroa Tour Operador.

Es un buen lugar para pasar el día, lejos de la ciudad. Se pueden subir 244 escalones para alcanzar el punto más alto de la cascada, donde hay un puesto de observación y un puente colgante. La infraestructura del pueblo, Eyipantla (Salto de tres chorros, en náhuatl) está adaptada para recibir turistas, pues es la principal fuente de ingreso para los locales, que han puesto restaurantes y tiendas de recuerdos en los alrededores de la cascada. Constituye una vista impresionante que muestra la fuerza de la naturaleza en todo su esplendor.

Después de esta experiencia no le caería mal darse una vuelta por Catemaco, famoso internacionalmente por ser una ciudad en que se practica brujería, está a apenas 12 kilómetros de distancia y es una excelente opción para continuar el paseo.

 

 

México es el segundo destino más importante en América después de Estados Unidos, se calcula que el año pasado 35 millones de turistas extranjeros visitaron nuestro país. Su importancia turística es tal que el New York Times incluyó tres destinos mexicanos en su lista de 52 lugares para visitar en 2016. Estos fueron los elegidos:

  1. Ciudad de México, a la cabeza de la lista, destaca por su cocina, museos y diseño atrevido.

  2. Todos Santos, en el lugar 23, un pequeño pueblo a 80 kilómetros de Cabo San Lucas, que por años ha atraído a surfistas y amantes del arte.

  3. Isla Holbox, en el lugar 32, uno de los destinos de moda y destaca por sus playas hermosas, nado con tiburones ballena, kitesurf y actividades culturales.

 

Sótano de las Huahuas, San Luis Potosí

Si bien su hermano, el Sótano de las Golondrinas, es el más conocido, éste es tanto o igual de espectacular. El concepto es el mismo: un agujero inmenso en la tierra en el que anidan miles de pájaros (especialmente cotorros, llamados huahuas en la región), que salen al amanecer y regresan al atardecer todos los días, un espectáculo visual y sonoro, impresionante.

El Sótano de las Huahuas no es tan profundo como el de las Golondrinas (478 metros del primero frente a los 512 del segundo), pero es más ancho. Se encuentra en una zona protegida que se dedica al cultivo del café. Es posible acampar en la zona donde por supuesto se recomienda ampliamente probar el café local.

Ya entrados en gastos, como dicen los abuelitos, puede visitar Xilitla, nombrado Pueblo Mágico en 2011 y famoso por el jardín surrealista construido por el artista inglés Edward James..

 

Río Tampaón, San Luis Potosí

Si busca nadar en agua dulce y pura, hay pocas opciones que sean mejores que el río Tampaón, famoso por su color azul turquesa, que deja sin palabras a los que lo contemplan por primera vez.

El río tiene secciones caudalosas, en las que se puede practicar rafting o kayak, y otras más tranquilas, donde se permite el nado. Además, hay un sinfín de cascadas y pozas que se conjuntan para elaborar un paisaje muy bello, ineludible para los amantes de la naturaleza.

Uno de los puntos más famosos del río es la cascada llamada Tamul, con una caída de 105 metros, por la que se puede rapelear. No puede dejar de meterse a nadar en la caída de la cascada, que no es peligroso, pues la fuerza no es tanta como para dañar a los bañistas.

También resalta el Puente de Dios, una sección en la que el río se vuelve subterráneo y forma una especie de oasis muy bello en el que los turistas pueden echarse clavados y colgarse de cuerdas que hacen las veces de lianas. Ideal para aquellos que gustan de las emociones fuertes.

 

Cascadas Agua Azul, Chiapas

Así como San Luis Potosí tiene su río color turquesa, Chiapas tiene el propio, el río Azul, vertiente del Tulijá, en el cual se encuentra uno de los destinos turísticos más famosos del estado: las cascadas de Agua Azul, en la zona que los indígenas tzeltales llaman Montañas de Agua.

Para poder apreciarlas en todo su esplendor turquesa, se recomienda visitarlas en época de secas, pues la lluvia agita el río y lo vuelve color café. Es un lugar paradisiaco, inmerso en la selva Lacandona, zona protegida y uno de los corazones naturales más importantes de nuestro país por la enorme variedad de flora y fauna que en ella habita.

El río tiene distintos grados de fuerza, algunos para practicar rafting y otros para nadar. La zona de las cascadas, que es la más concurrida, es ideal para nadar, aunque con precaución. La vista es hermosa y las cascadas perfectamente formadas son excelentes para tomar fotografías, señala Eduardo Fajardo.

A lo largo de todo el torrente hay distintos lugares que pueden visitarse, como la Cascada Misoljá, con una caída de 30 metros en la que se puede nadar y que parece sacada de una película de aventuras. Y se encuentra cerca de las ruinas arqueológicas de Palenque, una parada lógica cuando se viaja por uno de los estados más hermosos del país.

 

 

Playas infaltables

Considere también las recomendaciones que The Guardian, periódico británico, publicó sobre las que considera las mejores playas mexicanas:

  • Zicatela, Oaxaca.

  • San Agustinillo, Oaxaca.

  • Tulum, Quintana Roo.

  • Las Gatas, Guerrero.

  • Akumal, Yucatán.

  • Isla Mujeres, Quintana Roo.

  • Barra de Potosí, Guerrero.

 

Monterreal, Coahuila

Ubicado al sureste del estado, se encuentra Monterreal, una estación de esquí de nieve; así es, leyeron bien. Durante todo el año se puede visitar este lugar y esquiar en sus dos pistas: la principal, con 230 metros de largo y 20 grados de inclinación de dificultad baja; y una pista de aprendizaje que también funciona para lanzarse en trineo. Si se quiere esquiar en nieve natural, hay que ir en diciembre y enero.

El hospedaje es en cabañas lujosas de distintos tamaños y precios, cuentan con restaurante y todas las amenities que podrían esperarse de un hotel dedicado al esquí. Además hay campo de golf, canchas de tenis y basquetbol, renta de caballos y cuatrimotos para que las actividades no dependan del clima frío únicamente.

El resort se encuentra a una hora y media de Saltillo y a dos horas y media de Monterrey, perfecto para pasar el fin de semana o para darse una vuelta si se está de paseo por estas ciudades del norte del país. Ya no es indispensable ir al extranjero para esquiar en la nieve.

 

Cenote Samula, Yucatán

Yucatán es un estado que se destaca por la variedad de cenotes que hay en su territorio. Uno de los más distintivos y hermosos es el llamado Samula, que se distingue por las raíces de árbol que cuelgan del techo y adornan una bóveda enorme en la que se puede nadar, de hecho fue mencionado por el Huffington Post como uno de los destinos más bellos de nuestro país.

Se encuentra a dos kilómetros de Valladolid, un viaje corto desde la ciudad que puede resultar inolvidable y una oportunidad perfecta para tomar fotografías originales. El cenote es reconocido por sus dimensiones: 30 por 35 metros, y una profundidad que alcanza los 13.5 metros, pero especialmente porque en el techo hay una abertura por la que entra la luz y que fue abierta por un álamo, cuyas raíces cuelgan hasta tocar el agua, muchos metros abajo.

El árbol ya fue cortado, pero se mantiene con vida gracias al agua del cenote, tan clara que permite apreciar a los peces que nadan en ella. La imagen de las raíces que cuelgan sobre una pequeña isleta de arena es muy hermosa y es motivo de incontables fotografías de turistas que lo visitan cada año.

Afuera del cenote está el poblado de Dzitnup, donde se puede comer y comprar artesanías locales.

 

Cascada Basaseachi, Chihuahua

No podía faltar en esta lista la cascada permanente más grande que puede encontrarse en el país, con sus 246 metros de caída, Basaseachi, que adorna y da nombre al parque nacional protegido en el que se encuentra, a cuatro horas de la capital del estado de Chihuahua.

El entorno que la rodea es representativo de los paisajes más bellos que se pueden encontrar en la entidad más extensa del país, célebre por sus paisajes desérticos; además hay miradores para apreciar la cascada en todo su esplendor y fuerza.

El agua cae todo el año, a diferencia de la cascada de Piedras Voladas, más alta que la Basaseachi y en el mismo parque nacional, pero que sólo puede vislumbrarse en época de lluvias.

La riqueza en flora y fauna del lugar contribuyen para que cualquier visita a esta cascada valga la pena, ya que pueden encontrarse mamíferos propios entre zorros, coyotes, conejos, venados y mapaches, algunos más que otros. Los árboles que más abundan son los pinos y los encinos perenifolios.

La geografía del sitio es imponente con sus valles y peñas, e invita a que los turistas visiten la cascada Basaseachi, uno de los paisajes más bellos de Chihuahua.

 

 

 

(Gabriel Gallardo)