facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Comidas que no se llevan bien con el microondas

7 razones para no sentirte culpable al comer pan

El comportamiento tóxico que podría terminar con tu relación

Inicio / EN PRIMER PLANO / Logran por primera vez grabar el fenómeno “Espectro rojo”

Logran por primera vez grabar el fenómeno “Espectro rojo”

 

Existe un fenómeno espacial muy poco frecuente, conocido como espectro rojo. El australiano David Finlay, astrónomo aficionado, logró filmar maravillosas imágenes de este suceso al que describió como “relámpagos al revés”, ya que los rayos generados van de la Tierra al espacio.

A raíz del furor generado por estas imágenes, son muchos los expertos del mundo que dijeron estar absolutamente sorprendidos por el fenómeno, del cual jamás habían podido ver o escuchar nada.

Finlay pudo dar cuenta de más de 30 rayos en tan sólo dos horas.

Finlay filmó el extraño fenómeno durante dos horas entre las 21 y las 23 del martes desde Little Blowhole, en Nueva Gales del Sur. Aseguró que vislumbraba los destellos a 300 kilómetros de distancia y que eran visibles pese a producirse a 90 kilómetros de la Tierra. A su vez, dijo que cada relámpago tenía unos 15 kilómetros de largo.

En las imágenes parecen chispas rojas. En realidad, son eventos luminosos transitorios que se producen a partir de una descarga eléctrica durante una tormenta. En lugar de desplazarse hacia abajo y terminar en el suelo, como cualquier relámpago, viajan hacia el espacio. De allí su apodo: “relámpagos al revés”.

“Los destellos de iluminación son un fenómeno extremadamente raro, y ver tantos en un lugar es, a la vez, muy inusual”, explicó Finlay. “Mostré el video a especialistas en tormentas y todos estaban asombrados. Nunca habían visto nada parecido o habían oído hablar de algo similar en Australia”, continuó.

Hace poco tiempo, los relámpagos espaciales eran más bien considerados ilusiones ópticas. En los ’80, distintos pilotos de aviones comenzaron a advertir y denunciar los extraños destellos ascendentes, pero nadie creyó en ellos. Decían que era fruto de la imaginación. Sin embargo, las imágenes, ya cada vez más frecuentes, comprueban que en verdad existen.

“Pensé que tendría suerte de capturar uno o dos, lo que hubiera sido fantástico, pero seguían ocurriendo”, señaló.