miércoles , noviembre 22 2017
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

El pequeño robot de toyota capaz de leer emociones

¿Cómo identificar un amigo verdadero?

Una implicación más de la contaminación del aire: puede dañar el esperma

Inicio / Conte-Tips / En qué debemos gastar más y en qué menos dinero

En qué debemos gastar más y en qué menos dinero

No todos acostumbramos a llevar un control exhaustivo de nuestros gastos. Si le preguntáramos a varias personas cuánto dinero y en qué se lo gastaron la semana pasada, pocas o ninguna sabrían responder.

De una forma completamente inconsciente gastamos más dinero del que deberíamos en algunas cosas y dejamos de gastarlo o invertirlo en otras. Especialistas en el área económica y social sugieren estas recomendaciones.

Deberías gastar menos dinero en…

Caprichos innecesarios.

Es bueno darse un caprichito de vez en cuando pero ya sabes a lo que nos referimos: ropa que no te hace falta, cambiar el móvil cada año cuando funciona perfectamente.

Tecnología.
Estamos como locos con la tecnología, que avanza a pasos agigantados, tanto que a veces parece ciencia ficción. Pero recuerda: no es necesario que tú vayas al mismo ritmo.

Joyas.
“El diamante es el mejor amigo de la mujer”, decía la canción… pero es algo en lo que puedes recortar presupuesto.

Mala alimentación. 
Salir a un restaurante de comida rápida, comprar precocinados continuamente, esa comida industrial cuando sales del trabajo… saca la tijera. Tu bolsillo y tu cuerpo lo agradecerán.

Deberías gastar más dinero en:

Viajar. 
Ahorrar durante un tiempo para luego darte un viaje y conocer nuevos lugares es maravilloso. Viajar no es un gasto, también es una verdadera inversión: en felicidad, conocimientos y cultura.

Cultura (cine, teatro, lectura).
Todo el dinero que se gaste en esto, nunca está de más.

Detalles para las personas que te quieren. 
Deja a un lado el egoísmo porque ver la sonrisa de alguien querido cuando tienes un detalle… eso sí que no tiene precio.

Educación. 
Un curso de reciclaje de conocimientos, idiomas, un máster… cualquier dinero gastado en educación es una auténtica inversión.