facebook@ twitter@ instagram@ youtube@
Inicio / Reportajes / Las carreras del futuro para un mejor entorno laboral

Las carreras del futuro para un mejor entorno laboral

La situación actual en el mundo lleva a una conclusión: el cambio es constante y cada vez más acelerado, obliga a intentar anticiparnos al progreso y no quedarnos atrás. Esto queda más claro que nunca a la hora de escoger una carrera universitaria. Te ofrecemos ejemplos de carreras del futuro.

Estamos en la era de la revolución tecnológica. Los avances de los que hemos sido testigos en años recientes han alterado el funcionamiento de las sociedades modernas y generan necesidades nuevas que deben ser cubiertas, principalmente en el entorno laboral.

Estudios serios indican que en los próximos 20 años, el 47% de los trabajos actuales que hay en Estados Unidos podrían ser reemplazados por robots. Esto ha ocasionado que expertos tengan que rediseñar la oferta académica actual, pues carreras que son relevantes actualmente podrían volverse inútiles en un futuro no muy lejano.

La doctora Guillermina Baeza Paz, coordinadora del Seminario de Estudios Prospectivos en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, explica a Contenido que en México tenemos un retraso de varios años en función de carreras nuevas que ya se deberían haber creado.

En 2009 la doctora participó en un estudio internacional para determinar cuáles carreras universitarias serían necesarias en el mercado laboral para 2015. Se terminó con 110 carreras posibles, de las cuales 10 ya se imparten en distintos lugares en el mundo. Sin embargo, ocho años después, en México aún no se cuenta con estas carreras en los planes estudios de las universidades.

“No tenemos un proyecto de nación, lo que nos pone trabas”, cuenta la doctora en Estudios Latinoamericanos. “Y al no tenerlo, no sabemos qué vamos a hacer, si vamos a enfatizar la tecnología, las comunicaciones, la educación”.

Hoy ya se necesitan personas capacitadas en áreas que van desde la minería de datos; individuos preparados para encontrar y analizar a profundidad información en la web para beneficio de las empresas; diseñadores de ropa inteligente –que ya existen en países como Colombia–; e ingenieros y otros profesionales listos para ayudar como creadores o guías de viajes espaciales –SpaceX, la empresa de Elon Musk, enviará a dos turistas alrededor de la Luna a finales de 2018.

“Si no los formas ahorita, cuando llegue el momento, nos van a agarrar totalmente desvinculados y fuera de todo”, dice la académica de la UNAM.

No sólo eso. No tener una oferta académica relevante puede traer consecuencias graves para una sociedad, pues las universidades terminan formando desempleados, personas capacitadas que no tienen dónde trabajar una vez que se gradúan.

A fin de evitar de una vez que ese destino nos alcance, a continuación enlistamos seis áreas de estudio que, de acuerdo a expertos en el tema, serán de las más deseables y lucrativas en los próximos años.

 

Futuro laboral en Estados Unidos

La Agencia de Estadísticas Laborales de EUA elaboró un reporte en el cual predice las cifras de empleo en los sectores industriales más importantes de ese país de 2014 a 2024. Destaca el crecimiento del sector salud y de asistencia social (enfermería), que se espera se convierta en el que emplee al mayor número de personas para 2024 (de contar con 12% de la oferta laboral en 2014 al 13.6% en 2024); mientras que los empleos de manufactura continuarán disminuyendo sus cifras, aunque menos que en los últimos años (-0.7% anual hasta 2024, a diferencia del -1.6%); el área de construcción crecerá para 2024, pero nunca regresará a los niveles que mantuvo en 2006.

 

Robótica

Incluso si las cifras de empleos que serán desempeñados por robots son sólo parcialmente correctas, entonces estudiar robótica es una de las opciones más redituables y seguras para el futuro próximo. La ingeniería robótica combina computación, electrónica y diseño digital para desarrollar máquinas automatizadas capaces de resolver problemas cotidianos u operar maquinaria de producción.

Esta tecnología puede ser aplicada en todo tipo de campos (como medicina, cuidado personal y mantenimiento y sanidad), por lo que requiere de creatividad e imaginación. Incluso se ha visto un auge en el desarrollo de máquinas capaces de interactuar con personas y resolver problemas de manera que emulen el funcionamiento del razonamiento humano.

El Instituto Politécnico Nacional cuenta con una Ingeniería en Robótica Industrial entre su oferta académica; la carrera de Ingeniería Mecatrónica, disponible en la mayoría de las universidades nacionales, son buenas opciones para el futuro cercano.

 

Ingeniería Biomédica

El campo de la ingeniería biomédica abarca la aplicación de la tecnología al desarrollo de equipo y procedimientos médicos. Los adelantos en nanotecnología, impresión 3D y uso de células madre han revolucionado esta disciplina recientemente, incluso se han logrado avances impresionantes como tejido impreso y computadoras inyectables de apenas unos milímetros de tamaño.

 

Ingeniería biomédica, una gran opción

Por Eduardo Villegas Tovar *

Los antecedentes históricos en la medicina han demostrado que la tecnología ha revolucionado la manera de mejorar la atención médica a los pacientes. La ingeniería biomédica juega un papel muy importante dentro de esta área y se define como el resultado de la aplicación de los principios y técnicas de la ingeniería en el campo de la medicina. Se dedica fundamentalmente al diseño y construcción de equipo médico para el diagnóstico y tratamiento de distintas enfermedades.

Ejemplo tangible de esto es la cirugía laparoscópica o de invasión mínima, que cambió por completo el abordaje quirúrgico de los pacientes, facilitó procedimientos, dio ventajas absolutas al cirujano y favoreció la recuperación y resultado del paciente.

Actualmente se utiliza la cirugía robótica para distintos procedimientos, sin resultados contundentes, pero probablemente en un futuro sea la base de la cirugía, así como lo es ahora la cirugía laparoscópica. Éste es sólo uno de tantos ejemplos donde se aplica la ingeniería biomédica en el campo de la medicina. Estoy seguro que tiene un futuro prometedor.

* El doctor Eduardo Villegas Tovar es especialista en cirugía gastrointestinal y laparoscópica del Hospital Médica Sur.

 

 

 

Paso a lo verde y sustentable

Si bien las políticas de Donald Trump sugieren que Estados Unidos incrementará su uso de combustibles fósiles en el futuro cercano, economistas y académicos han declarado que las energías renovables tendrán un mayor crecimiento que su contraparte contaminante y que es imposible detener la transformación del mercado en este rubro.

Un estudio elaborado por el Business Council for Sustainable Energy sugiere que en 10 años, el uso de fuentes de energía sustentable –como solar, eólica e hidráulica– tuvo un crecimiento del 83% y ahora constituye el 22% de la producción energética de la potencia estadounidense.

En México, la reforma energética puso como objetivo incrementar el uso de fuentes de energía sustentable y se espera que para 2024 el 35% del país obtenga electricidad por estos medios.

La sustentabilidad (en cualquiera de sus múltiples variantes, como energías renovables, el desarrollo de productos ecológicos, la implementación de medidas no contaminantes dentro de empresas e incluso el turismo ecológico) está en una etapa de crecimiento importante que puede aprovecharse en el futuro cercano.

Para aprovechar esa “ola verde” pueden estudiarse carreras como Ingeniería Ambiental, Ingeniería en Desarrollo Sustentable y Ciencias Ambientales.

 

Agricultura vertical

El crecimiento urbano tiende a ser hacia arriba y no a extenderse a los lados. La agricultura vertical, en esta lógica, busca aprovechar superficies verticales para sembrar plantas por razones decorativas, medicinales, industriales o de alimentación. Los muros verdes que adornan el Periférico de la Ciudad de México desde hace unos meses son un ejemplo de esta técnica.

El ingeniero Gustavo Ramírez Ballesteros es especialista en arboricultura y ha trabajado en horticultura urbana a lo largo de sus más de 30 años de experiencia como ingeniero agrícola. Destaca que la agricultura vertical trae beneficios al consumidor o a empresas al permitir el acceso a productos sin necesidad de que haya un traslado de por medio: “Se puede tener una unidad de producción [de vegetales] en el mero centro de una ciudad”, dice. “El reto es lograr que el manejo sea no sólo sustentable o manejable, sino que los productos no sean peligrosos para el ser humano”, esto lo menciona porque implica el uso de insecticidas o herbicidas que pueden ser nocivos para la salud.

Uno de los objetivos de la agricultura vertical es la “ubicuidad”, estar en lugares donde antes no era imaginable, al tiempo de obtener, a través de una serie de procedimientos, un producto saludable. Para poder tener una buena práctica de este tipo, explica, es necesario hacer estudios estructurales de los edificios y tomar en cuenta las necesidades de los vegetales (temperatura, luz, humedad, nutrientes, tipo de material donde se plantará).

“En México nos falta desarrollar esta técnica y adaptarla a nuestras condiciones –dice el ingeniero–, realmente es poco lo que hay [de desarrollo en agricultura vertical en México], tenemos un atraso de un poquito más de 10 años respecto a otros países, pero esto no es insuperable”.

Se estima que el mercado de este tipo de agricultura crezca en un 24.8% entre 2016 y 2022 a nivel mundial. En México uno puede adentrarse a este mundo al estudiar Ingeniería Agrícola o Agronomía, entre otras.

Carreras con futuro

Con datos del estudio Mercado laboral de profesionistas en México. Escenario de prospectiva 2000-2006-2010, realizado por la Anuies (Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior), las carreras que permitirán la mayor área de oportunidad y crecimiento en el futuro cercano son las siguientes:

  • Biotecnología

  • Biomedicina

  • Microelectrónica

  • Informática

  • Mecatrónica

  • Ingeniería Biónica

  • Telemática

  • Agrotecnología

  • Ingeniería Pecuaria

  • Cuidado del medio ambiente

  • Procesos de alimentos

  • Geografía

  • Filosofía

  • Historia

  • Conservación de la lengua

 

Las 10 carreras más demandadas (% de aceptación en universidades públicas)

# Carrera %
1 Medicina 20.2
2 Salud pública 25.3
3 Veterinaria 37.0
4 Formación docente, programas multidisciplinarios o generales 37.3
5 Comunicación y periodismo 44.1
6 Estomatología y odontología 44.9
7 Técnicas audiovisuales y producción de medios 45.8
8 Psicología 45.9
9 Derecho 49.2
10 Terapia y rehabilitación 49.9

Fuente: Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO)

 

 

Las 10 carreras profesionales mejor pagadas

# Carreras Salario promedio
1 Química $54,210
2 Física $24,059
3 Finanzas, banca y seguro $20,259
4 Servicios de transporte $20,059
5 Historia y arqueología $18,754
6 Salud pública $16,656
7 Estadística $15,517
8 Minería y extracción $15,163
9 Medicina $15,145
10 Literatura $14,778

Fuente: IMCO

 

 

Qué quieren los empleadores

OCC Mundial, la bolsa de trabajo en línea más grande del país, reportó que en 2016 los sectores que más empleos ofrecieron fueron:

  • Sistemas y Tecnologías de la Información (20%)
  • Servicios Financieros y de Seguros (18%)
  • Industria Manufacturera (15%)
  • Reparación y Mantenimiento (14%)
  • Comercio (9%)

 

Y las áreas que más puestos tuvieron disponibles dentro de las empresas:

  1. Ventas (25%)

  2. Tecnologías de la Información y Sistemas (16%)

  3. Administración (15%)

  4. Contabilidad (10%)

  5. Recursos Humanos (6%)

  6. Logística, Transportación y Distribución (5%)

  7. Ingeniería (4%)

  8. Mercadotecnia, Publicidad y Relaciones Públicas (4%)

  9. Manufactura, Producción y Operación (3%)

  10. Turismo, Hospitalidad y Gastronomía (2%)

 

 

Seguridad digital

Con el predominio del internet en todos los aspectos de la vida cotidiana, el mercado de la información cibernética cada vez toma mayor fuerza. Es por ello que se espera que la oferta laboral para expertos en seguridad cibernética crezca impresionantemente en los próximos años.

Un estudio elaborado por la firma Cisco estima que hay alrededor de un millón de plazas disponibles a nivel mundial para profesionales en seguridad cibernética. El nivel alto de demanda y la poca oferta hacen que sea un trabajo que paga bien, ofrece buenas prestaciones y se espera que crezca de forma estratosférica en los años venideros.

En México es un área que no está bien desarrollada, pero ya se empiezan a dar pasos para corregir el retraso en medidas de seguridad cibernéticas, que generaron pérdidas de 3,000 millones de pesos en 2014 para empresas, gobiernos y personas privadas, según la Organización de Estados Americanos (OEA).

Si bien la oferta académica en este tema es limitada la mejor manera de prepararse por el momento es por cuenta propia.

 

Compañía emergente (startup)

Una startup es definida como un negocio emergente, usualmente centrado alrededor del ámbito tecnológico, con un modelo de negocio escalable. En los últimos años han estado en boga, ya que permiten el desarrollo de propuestas e ideas de personas innovadoras en compañías rentables en muy poco tiempo.

Este modelo de negocio ha sido la cuna de algunas de las compañías más importantes de la actualidad y su principal fin es la innovación. Son empresas cuyo valor depende de la propiedad intelectual que poseen, así que sus atmósferas de trabajo generalmente fomentan un espacio de libertad y con buenas prestaciones para sus empleados.

 

De ayer a hoy

Los expertos dicen que lo mejor para no quedarse anclado en el ámbito laboral es buscar con una mirada hacia el futuro y revisar las nuevas opciones para ampliares las oportunidades laborales y salariales. Se debe desechar la idea de que todas las profesiones son seguras, pues dependerá de la situación económica y de las necesidades del mercado.

Antiguamente se pensaba que ser médico o abogado era sinónimo de tener un buen trabajo y estabilidad, hoy esa condición, por ejemplo, también la puede obtener alguien que maneje redes sociales.

Los padres y los estudiantes, dicen los expertos, deben contemplar que si bien en el pasado un título universitario era fundamental, hoy –sin menospreciar su importancia– se toman en cuenta otras cualidades en personas que, incluso, no cuentan con una carrera universitaria pero sí tienen los conocimientos y habilidades para ciertas áreas.

Para los interesados valdría la pena visitar los siguientes sitios: el portal del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) donde existe un comparativo sobre las carreras, por ejemplo las mejor pagadas, la de mayor y menor informalidad, las más rentables de acuerdo a la inversión realizada, entre otros análisis relativos ( http://imco.org.mx/banner_es/compara-carreras-2016/), de igual manera se pueden consultar el panorama por empleo de cada carrera u ocupación de acuerdo a las tendencias del mercado laboral (http://www.observatoriolaboral.gob.mx/swb/es/ola/Top_10_de_carreras).

Lo ideal es los alumnos reciban una orientación vocacional para que tengan la mayor información posible sobre la carrera que piensen estudiar.

 

Por qué sí una startup

Por Rodrigo Sánchez

El ecosistema de startups en México está creciendo rápidamente. Para todos los recién egresados e incluso para gente con más experiencia, la opción de elegir subirse al barco emprendedor es cada vez más atractiva. Las startups son empresas muy ambiciosas por definición: deben tener un mercado potencial gigante –grande no basta–, sus modelos son fácilmente escalables a partir de software, ventaja para los programadores.

Incluso para integrantes no fundadores, trabajar en una startup tiene muchas ventajas: en primer lugar, trabajas rodeado de un equipo enérgico y creativo; las startups tienden a atraer talento muy particular. Hay que enfatizar el ambiente de trabajo: chistes cada media hora, no existen horarios, se trabaja por resultados y, además, no hay códigos para vestir. Vas a aprender mucho más que en una corporación, vas a tener roles distintos, cubrir muchas áreas y tendrás oportunidades para crecer a mucho mayor velocidad (un primer empleado de ventas rápidamente podría convertirse en director de marketing, por ejemplo). En lugar de ser sólo un número, serás una persona clave, pues el equipo de trabajo es pequeño, lo que también significa mayor responsabilidad. No hay procesos rígidos, las ideas reinan y los problemas más complicados se resuelven con un pizarrón y una cerveza.

Finalmente, trabajar en una startup muchas veces nos convierte en copropietarios. Siguiendo el modelo de Silicon Valley, muchas startups en México están empezando a explotar figuras fiscales para así repartir acciones a los jugadores clave: independientemente de tu sueldo, tú querrás encargarte de que la empresa crezca, ya que tendrás una rebanada de ese pastel.

* Rodrigo Sánchez trabaja en Bright, una startup que provee suscripciones a paneles solares.

 

(Por Alexandra Hopf y Gabriel Gallardo)

Te puede interesar

Tecnoestrés ¿sabes qué es y puedes identificar sus síntomas?

Comparativo: niños de ayer y hoy

Profesionistas: estudiar, ¿para qué?