sábado , septiembre 23 2017
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

La UNAM ofrece ayuda psicológica a la población afectada

Cómo y dónde puedes ayudar en Puebla capital

Curiosas anécdotas de Albert Einstein

Inicio / Actualidad / “La fiesta más alta de la Tierra”, en el campamento base del Everest.

“La fiesta más alta de la Tierra”, en el campamento base del Everest.

 

Un centenar de alpinistas muy abrigados desafiaron el martes de abril al frío glacial y la falta de oxígeno para bailar, todo lo bien que podían en tales circunstancias, al ritmo de música electrónica en ocasión de “La fiesta más alta de la Tierra”, en el campamento base del Everest.

El célebre DJ británico Paul Oakenfold dio un concierto durante la madrugada del 11 de abril a 5.380 metros de altura, a los pies del techo del mundo, un acontecimiento cuyo objetivo es concienciar sobre el cambio climático y recoger fondos para oenegés.

Bajo una tienda decorada con los tradicionales banderines coloridos del Tíbet, el músico actuó ante un grupo de alpinistas luciendo un gorro y anorak. Sin lugara a dudas, un público muy distinto al de las fiestas de Ibiza o Goa.

“Es verdaderamente increíble. Me siento tan afortunado de poder actuar aquí”, declaró por teléfono a la AFP el artista, con tres décadas de carrera a sus espaldas.

Su público parecía feliz. “Era bastante ‘cool’. Hace varios años que vengo (al campamento base) pero nunca había visto nada así”, contó el estadounidense Ben Jones, empleado de una compañía de alpinismo.

Ranzen Jha, un disyóquey nepalí que actuó después de Paul Oakenfold, expresó su satisfacción ante el número de espectadores.

“El mensaje se ha propagado y vino mucha gente”, declaró a la AFP.

Los artistas necesitaron diez días de senderismo, y que los “sherpas” con sus yaks transportaran el material sonoro para poder ofrecer el concierto en el campamento base.

Antes de llegar a la cumbre, los artistas que actuaron en el Everest hicieron viajes de ida y vuelta entre distintos campamentos durante varias semanas para acostumbrar su organismo a las condiciones extremas de altura.

AFP