facebook@ twitter@ instagram@ youtube@
Inicio / Actualidad / De lo vintage al armario de la abuela

De lo vintage al armario de la abuela

¿Quiere un estilo que lo desmarque de la multitud? Revuelva en el armario de su abuela. En la era de la moda masiva y efímera, la prenda “vintage” marca la diferencia en la calle y se abre camino en las pasarelas.

“El look de hoy en día se centra en la exclusividad de la prenda. Y con el ‘fast fashion’ y el mercado de masas, esto solo se puede encontrar en el vintage”, resume el diseñador brasileño Francisco Terra.

La clave reside en la “libertad que nos damos ahora” para combinar prendas estándares con un atavío único, coincide el mexicano Antonio Ortega.

La ropa antigua es el contraataque a la moda de “usar y tirar”, la prenda con una historia que contar, que sobrevive gracias a la nobleza de su tejido y la calidad de su confección.

Su porte se inscribe en la ola retro actual, en la que el tocadiscos o la clásica consola Nes de Nintendo vuelven a ser productos codiciados.

– ‘Mad men’ y el regreso a los 60 –

Un fenómeno que “tiene que ver con un sentimiento de inseguridad. Hoy tenemos menos claro que hace 30 años que el futuro será mejor que el pasado”, explica Cécile Poignant, analista de tendencias.

Rescatando lo antiguo “tenemos la impresión de apropiarnos de un pasado un poco idealizado”.

La crisis económica, que ha llevado a aceptar el concepto de usura, y la creciente conciencia ecológica explican además el auge del “vintage”, así como el éxito de la serie estadounidense “Mad Men”, ambientada en los años 1960.

Los expertos señalan no obstante que siempre ha existido el mercado de la ropa usada y que la novedad reside principalmente en la prenda “vintage” de lujo, en pleno apogeo en la capital de la moda, París.

Los diseñadores más prestigiosos buscan inspiración en tiendas de segunda mano, como la cadena Guerrisol, donde Neith Nyer, la marca de Fernando Terra, desfiló el miércoles al margen del programa oficial de la Semana de la Moda.

– Japón, adepto al ‘vintage’ –

“No les gusta decirlo, porque es un lugar con un público más modesto (…) pero todos los creadores de las grandes marcas vienen aquí (a Guerrisol). Es un poco el templo de búsqueda de la moda parisina”, dijo Terra, que ha trabajado para Givenchy y Carven durante sus 10 años de residencia en Francia.

Este brasileño, cuya marca responde al nombre de su abuela austriaca con quien aprendió a coser, presentó una colección de ropa que emula ‘patchworks’ de prendas “vintage”.

¿Su inspiración? La firma francesa Margiela -que incluyó la ropa retro en sus colecciones-,  y Japón, donde esta causa furor, explica.

– Lo veo, lo quiero –

De la calle a la pasarela y viceversa. Cada vez que las grandes firmas rescatan una prenda de décadas pasadas, como los abrigos de piel vuelta o las cazadoras de aviador, la demanda se desata.

En la tienda parisina Thanx God I’m a VIP sólo se recuperan prendas de las mejores marcas en excelente estado. Amnaye Nhas, uno de los socios, explica que su clientela “es generalmente gente que busca desmarcarse”.

“Compran en Zara y luego vienen aquí a buscar una prenda original” para completar su look.

Un vestido negro de seda y satén de Kenzo se vende por 255 euros (270 dólares), otro de seda de Leónard de tonos verdes, a 995 euros (1.050 dólares), aunque la gama de precios empieza mucho más abajo, en los 40 euros.

Nhas muestra un abrigo Burberry de 1978, a 450 euros. “Es una prenda que todavía se puede conservar 20 años. Si uno hace números, sale más rentable que comprar uno sintético cada invierno”.

Este asociado está convencido de que el vintage tiene una larga vida por delante, al menos “hasta que llegue la ropa conectada”.

AFP

Te puede interesar

3 cosas que ocurre en tu cuerpo luego de los 30

La edad es solo un número que no debería ser algo determinante en nuestras vidas. …