domingo , diciembre 17 2017
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

La NASA descubre el Kepler-90, el sistema solar más parecido al de la Tierra

Estrategias fundamentales para controlar los nervios

Cambios que experimenta el cuerpo al llegar a los 30

Inicio / CUERPO Y MENTE / Un poco de chisme es benéfico para la salud

Un poco de chisme es benéfico para la salud

Hablar de la vida de los demás siempre ha sido mal visto. Es un hábito que muchas personas reprueban, pero que muy pocos pueden evitar, ¿por qué sucede esto? La ciencia tiene la respuesta (como siempre).

Científicos de la Universidad de Pavia descubrieron que cuando los seres humanos cuentan chismes, el cerebro libera niveles más altos de la hormona del placer, la oxitocina, que cuando nos involucramos en una conversación regular.

La autora del estudio, la doctora Natascia Brondino, le dijo a Vice:

“Trabajo como psiquiatra, y me di cuenta de que cada vez que mis colegas y yo chismorreábamos, nos sentíamos más cercanos. Comencé a preguntarme si había una causa bioquímica para este sentimiento de cercanía.”

Brondino probó su hipótesis reclutando a 22 estudiantes femeninas de una universidad local. Ella las asignó aleatoriamente a uno de dos grupos. El primer grupo fue dirigido por una actriz que contó un chisme acerca de un embarazo no planificado en el campus.

El segundo grupo escuchó a una actriz contar una historia personal sobre cómo una lesión deportiva causó un inmenso daño físico y cómo ella nunca podrá volver a practicar deportes.

Entonces, ambos grupos formaron parte en un ejercicio de control. Respondieron a preguntas sobre qué clases estaban tomando y por qué participaron en el estudio. Luego, las mujeres fueron examinadas para determinar sus niveles de cortisol (la hormona del estrés) y la oxitocina (la hormona del placer).

Resultó que los niveles de cortisol se redujeron, pero para el grupo de chismes, los niveles de oxitocina subieron. Brondino explicó,

“El chisme trae la gente más cerca de lo que sería si estuviesen hablando de algún tema impersonal. Y puede ayudarnos a averiguar en quién confiar, porque podemos escuchar información sobre personas que no conocemos de fuentes confiables.”

¿Te lo esperabas? Esto explica por qué sentimos la necesidad de hablar de otras personas. Tiene sentido que lo hagamos de tanto en tanto, pero no permitamos que se convierta en un hábito. En general (y por no decir siempre), contar chismes representa una verdadera pérdida de tiempo y de energía.