facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Profesión bomberas

Ramiro Iglesias Leal, médico espacial

Lo último en los quirófanos: cirugía a control remoto

Inicio / La Historia en Contenido / La invasión norteamericana a Veracruz

La invasión norteamericana a Veracruz

 

Un 12 de abril de 1914 se desencadenó el ataque al puerto de Veracruz, cuando la totalidad de la flota norteamericana del Atlántico participó en la operación y soldados yanquis dispararon sus rifles y cañones mientras 800 mexicanos resistían la incursión.

La orden que recibió por telégrafo la cuarta división de la Flota del Atlántico norteamericana, al mando del contraalmirante Frank T. Fletcher, fue que se prepararan para atacar el puerto de Veracruz. La ordenanza estaba firmada por el secretario de Marina norteamericano, Josephus Daniels, y decía: “Capture la aduna. Impida la entrega de pertrechos de guerra, al gobierno de Huerta o a cualquier otra facción”. Así iniciaba la invasión norteamericana a Veracruz.

Eran tiempo difíciles, cierto, apenas un año atrás había ocurrido el asesinato del presidente Madero y del vicepresidente Pino Suárez, y la llegada de Victoriano Huerta a la silla, pero en esa época, aunque las relaciones entre ambas naciones eran tensas, nadie se preocupaba pues era frecuente que las grandes potencias demostraran sus navíos a los países débiles y que al menos en nuestro país ya nos estábamos acostumbrando a dichas demostraciones. Y sin embargo, ocurrió la invasión.

Fetcher esperaba el arribo de más tropas pero, en tanto llegaban, inició el ataque. Del lado mexicano, según refiere Gustavo A. Mass, comandante militar de Veracruz, se les avisó media hora antes de que las tropas norteamericanas ingresaran a territorio nacional.

Las tropas norteamericanas se dirigían en lanchas hacia los muelles además de que estaban desembarcando en el muelle frente a la Estación Terminal, el comandante Mass intentaba reunir elementos para repeler la agresión. Ochocientos civiles mexicanos mantuvieron a raya a los invasores durante un día.

En 194, la marea revolucionaria causaba estragos en todo México. Washington temía por la seguridad de inversionistas y residentes norteamericanos, y como advertencia de que no se les tocara había estacionado varios barcos de guerra frente a Tampico y  Veracruz. México tenía entonces fama de poseer los yacimientos de petróleo más ricos del mundo.

Esto es parte de un amplio reportaje, publicado en el número 12 de Contenido en 1964, se incluye una entrevista con miembros de la Sociedad de Supervivientes del 21 y 22 de abril de 1914 Contra la Segunda Invasión Norteamericana.