jueves , septiembre 21 2017
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Sector Salud ayuda por sismo

Declaratoria de emergencia, Ricardo Monreal

Fundación Carlos Slim y Telmex aportarán 5 pesos por cada peso donado a víctimas del terremoto

Inicio / Actualidad / Murió Zygmunt Bauman, filósofo de la modernidad líquida

Murió Zygmunt Bauman, filósofo de la modernidad líquida

Zygmunt Bauman ha fallecido este lunes a los 91 años en Leeds, Inglaterra, según informa el diario de Varsovia Gazeta Wyborcza. El autor de Amor Líquido es recordado por su amplio análisis sobre el el Holocausto, el consumismo y la globalización.

Bauman murió en su casa, rodeado de su familia, según Anna Zejdler-Janiszewska, profesora de filosofía de Varsovia y amiga de Bauman, quien fue informada de su muerte por la esposa del pensador.

Con su muerte, se va uno de los intelectuales contemporáneos y sociólogos europeos más importantes de las últimas décadas, entre los más prolíficos y activos hasta los últimos momentos de su vida.

Las obras del pensador de izquierda exploraron la fluidez de la identidad en el mundo moderno, el Holocausto, el consumismo y la globalización.

Bauman fue una fuerte voz moral para los pobres y desposeídos en un mundo vencido por la globalización. Escribiera sobre el Holocausto o la globalización, su enfoque siempre se centró en cómo los seres humanos pueden crear una vida digna a través de decisiones éticas.

5 frases para recordar a Zygmunt Bauman

  1. “Los celulares ayudan a estar conectados a los que están a distancia. Los celulares permiten a los que se conectan… mantenerse a distancia.”
  2. “En el mundo actual todas las ideas de felicidad acaban en una tienda”

  3. “El amor no encuentra su sentido en el ansia de cosas ya hechas, completas y terminadas, sino en el impulso a participar en la construcción de esas cosas.”
  4. “El progreso, en resumen, ha dejado de ser un discurso que habla de mejorar la vida de todos para convertirse en un discurso de supervivencia personal.”
  5. “La nuestra es una sociedad de consumo: en ella la cultura, al igual que el resto del mundo experimentado por los consumidores, se manifiesta como un depósito de bienes concebidos para el consumo, todos ellos en competencia por la atención insoportablemente fugaz y distraída de los potenciales clientes, empeñándose en captar esa atención más allá del pesta.”