Tienes activada la opción de bloqueo de anuncios, por eso no puedes ver adecuadamente tu portal Contenido.com.mx Si desactivas esa función podrás disfrutar íntegramente de la mejor información que ofrecemos todos los días. ¡Gracias por tu comprensión!

Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Grandes médicos de México

Agua: ¿Cuidamos el tesoro o lo seguimos tirando?

¡Feliz cumpleaños Bitcoin!

Inicio / Actualidad / 28 años sin Salvador Dalí

28 años sin Salvador Dalí

“A los tres años quería ser cocinero. A los cinco quería ser Napoleón. Mi ambición no ha hecho más que crecer y ahora es la de llegar a ser Salvador Dalí y nada más. Por otra parte, esto es muy difícil, ya que, a medida que me acerco a Salvador Dalí, él se aleja de mí”.Con esta presentación el pintor catalán Salvador Dalí deja claras sus intenciones de originalidad, falta de modestia y moderación que lo caracterizaron toda su vida.

Nació en una familia tradicionalista, en 1904, hijo de un abogado catalán. Comenzó a editar la revista de arte Studium a los quince años. En 1919 se muda a Madrid para estudiar en la Academia de Bellas Artes -su padre le puso como condición para dedicarse a la pintura tener un título de profesor- en donde hace amistad con Federico García Lorca y Luis Buñuel, con el que escribe el guión de Un perro andaluz, que se convertiría en la primera película de Buñuel. Poco después Buñuel y Dalí escribieron el guión de La edad de oro (L’Âge d’or).

En 1928, Dalí va a la ciudad de París y se une al movimiento surrealista del que es líder André Bretón y aunque éste lo expulsa del movimiento años después, lo surrealista no sólo en su pintura sino en su vestimenta y comportamiento es lo más reconocible de Salvador Dalí, recuerda el  sitio ACN.

A partir de ese momento Dalí ya tiene la fama y la clientela necesaria para vivir de la pintura por lo que no parece afectarle el rompimiento con su padre que se da un poco después de conocer a Gala, su compañera por el resto de su vida. Los siguientes 20 años los pasó Dalí entre Europa –sin incluir a España- y Estados Unidos, con exposiciones individuales, diseño de ballets y óperas, publicaciones de libros y múltiples presentaciones en las que hacía alarde de teatralidad y originalidad; en 1945 diseñó la secuencia del sueño de Spellbound de Alfred Hitchcock.

Su fama estaba ya cimentada cuando regresó a España en 1948 con gran beneplácito del gobierno de Franco. Aunque nunca hizo una apología del régimen, su tácita aceptación de los favores gubernamentales hizo que muchos lo repudiaran y tacharan de fascista. Ya había sido rechazado por muchos por sus ambiciones económicas, cosa que él tomaba como halago.

Salvador Dalí nunca volvió a vivir fuera de España aunque viajaba constantemente y la mayor parte de sus textos los hacía en francés. Además de pintar y hacer grabados, diseñaba joyería, escribía textos que eran recopilados en libros y publicados en revistas. Hasta el día de su muerte, el 23 de enero de 1989, fue una personalidad controversial que hacía declaraciones escandalosas y se comportaba de manera poco convencional pero que era primero que nada un gran pintor.