facebook@ twitter@ instagram@ youtube@
Inicio / Actualidad / ¿Quienes son los guardianes de Trump?

¿Quienes son los guardianes de Trump?

Reforzar la seguridad de Estados Unidos dentro y fuera de sus fronteras es prioridad para el nuevo gobierno estadounidense que, de plano, ha descartado a los civiles para encomendar la tarea a tres militares. Ya se les conoce como los guardianes de Trump.

Se trata del general James Mattis, como secretario de Defensa, del general John Kelly, al frente del Departamento de Seguridad Interior, y del general Michael Flynn, como consejero de seguridad nacional.

No resulta insólito que generales retirados ostenten cargos relevantes en una administración estadounidense. Los analistas explican que ha habido presidentes generales (como George Washington, Ulysses Grant y Dwight Eisenhower), secretarios de Estado (Alexander Haig o Colin Powell) y consejeros de seguridad nacional (Brent Scowcroft o James Jones).

Gral. Dwight Einsenhower, presidente de E.U.A. de 1953 y 1961.
Gral. Dwight Einsenhower, presidente de E.U.A. de 1953 y 1961.

Sin embargo, a los analistas les llama la atención que los nuevos designados vienen precedidos de civiles. Además, advierten que no se puede descartar una ruptura de la preeminencia del poder civil sobre el militar. Un factor peligroso hasta para una democracia bien consolidada como la de E.U.A.

JOHN KELLY

john-kelly

Será el encargado de poner en práctica parte de la política migratoria del presidente Trump. La construcción del muro en la frontera con México y la deportación masiva de inmigrantes sin papeles -dos promesas clave de campaña- formarán parte de su responsabilidad.

Kelly fue hasta enero pasado jefe del Comando Sur de E.U.A., cuya área de supervisión abarca toda América Latina y el Caribe. Durante su mandato alertó sobre el peligro de que grupos terroristas se infiltrasen a través de las rutas de la migración indocumentada para llegar a suelo estadounidense y causar “graves daños”.

Fue responsable de la prisión de Guantánamo y se opuso a los planes de Barack Obama para cerrarla. “No hay inocentes allí”, dijo en su momento. El general retirado también discrepó del mandatario saliente por la inclusión de mujeres en posiciones de combate de las fuerzas armadas.

JAMES MATTIS

mattis

Se convertirá en el primer general nombrado secretario de Defensa —es decir, el responsable civil de las Fuerzas Armadas más poderosas del planeta— desde George Marshall, artífice del rescate económico de Europa tras la Segunda Guerra Mundial y designado en el cargo en 1950.

Su visión del mundo está alejada de la del presidente electo. Mientras Trump ha coqueteado con Rusia y es partidario del repliegue militar de EE UU de Oriente Próximo. El futuro secretario defiende lo contrario.

La falta de antecedentes de lo que pretende Trump con su política exterior abre interrogantes sobre cuál será el margen de Mattis para imponer sus prioridades en el Pentágono y cómo influirá en el presidente.

MICHAEL FLYNN

11-michael-flynn-w710-h473

Como responsable del Consejo de Seguridad Nacional servirá de enlace entre el mandatario y los departamentos relacionados con la política exterior, militar y antiterrorista estadounidense.

Es elogiado por su habilidad en desmantelar redes terroristas en Afganistán e Irak, y por alertar de que el extremismo islámico, antes del auge del IS, no estaba en declive. Obama lo nombró en 2012 director de la Agencia de Inteligencia de Defensa, pero a los dos años lo destituyó.

Fue el primer ex alto cargo castrense en apoyar a Trump y secundar sus mensajes incendiarios: respaldó sus posiciones de mano dura respecto a la comunidad islámica y el exterminio de los terroristas vinculados al IS.

FASCINACIÓN Y DESCONFIANZA

83988931

El mundo militar produce una mezcla de fascinación y desconfianza a Trump. No ha servido en las Fuerzas Armadas. En la campaña, alardeó de saber más del ISIS (siglas inglesas del Estado Islámico) que los generales, a los que despreciaba como inútiles desbordados por guerras que no entendían.

Su predilección por los generales puede atribuirse también a la necesidad de buscar legitimidad. El estamento militar, despreciado durante la campaña, disfruta de una popularidad enorme en EE UU.

(Por Pedro C. Baca)

Te puede interesar

¿De verdad es el azúcar la causa de la diabetes?

La resistencia a la insulina es la razón de la diabetes tipo 2. Aunque el …