facebook@ twitter@ instagram@ youtube@
Inicio / La Historia en Contenido / Los símbolos sexuales mexicanos del siglo XX

Los símbolos sexuales mexicanos del siglo XX

 

Este artículo publicado hace 16 años daba cuenta de la forma en que el concepto “símbolo sexual” había cambiado durante el siglo pasado. ¿A qué se debía que antaño las mujeres con curvas más pronunciadas fueran idolatradas? ¿Cuál era el poderoso encanto que hacía que miles de espectadores quedaran prendados de una bailarina? Tal vez lo que las hacía irresistibles no era la belleza sino el desparpajo con que se atrevían a ir un paso adelante de la más alocada imaginación erótica de los varones de su tiempo.

trevi-portada

Según Carlos Monsiváis, si bien las características de los símbolos sexuales varían de época en época, pueden definirse como aquellas mujeres con las que miles de admiradores desearían tener relaciones para luego desecharlas, pero, al comprender que nunca las podrán ni rozar, optan por amarlas eternamente.

El artículo en cuestión hace un recuento de los iconos de principios de siglo hasta la década de los noventa “De la Conesa a la Trevi”, según el subtítulo.  La primera mujer en ser abordada dominaba la vida nocturna de la Ciudad de México: María Conesa Redó, “La Gatita Blanca” que cautivó a los mismísimos caudillos revolucionarios y soldados rasos. En la imaginación erótica de los mexicanos le siguió Celia Montalván, que en los años veinte causó furor con sus atrevidas postales, y el cuplé que la hizo famosa Mi querido capitán.

El gusto por las titples cambió por aquellos símbolos sexuales que presentaba el cine como María Antonieta Pons, Meche Barba, Amalia Aguilar, Ninón Sevilla, Rosa Carmina, Yolanda Patricia Montes “Tongolele”.

A principios de los cincuenta se volvió evidente la saturación del mercado fílmico nacional: el gusto por las rumberas  decayó  y a mediados de la década llego un aire fresco que ya no tenia que ver con los movimientos hipnotizantes sino con artistas de cine que embrujaban a todos con sus inocentes desnudos., La primera que cruzó el límite fue Ana Luisa Peluffo. Ya en la década de los setenta aparecieron Lin May, Isela Vega, Olga Breeskin y Sasha Montenegro.

A principios de los noventa despuntó por entonces una jovencita que llamó la atención por su cuerpo y su vestimenta desaliñada: Gloria de los Ángeles Treviño Ruiz, mejor conocida como Gloria Trevi.

 

 

Te puede interesar

Manuel Reyes Solano, supercohetero de Tultepec

  Una profesión de gran arraigo en Tultepec, Estado de México y cuyos orígenes se remontan …