facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Toyota dejará de producir vehículos con motores de combustión en 2025

Disney compra activos de Fox valorados en $52,400 millones de dólares

¿Será Ronaldinho senador de Brasil?

Inicio / Actualidad / 4 Referencias para entender la caída de la Unión Soviética

4 Referencias para entender la caída de la Unión Soviética

Este fin de año (26 de diciembre) se ha cumplido un cuarto de siglo del fin de la Unión Soviética, uno de los imperios económicos y militares que marcaron el rumbo de la humanidad durante buena parte del siglo XX.

srusena-statua-lenjina-4-670x447

Fue un suceso tan rápido y dramático como inesperado. ¿Qué pasó? La explicación es todavía materia de estudio académico, pero un especialista citado por BBC Mundo aporta cuatro referencias que ayudan a entenderlo.

1. RÉGIMEN AUTORITARIO Y CENTRALISTA

l-nin-e-st-lin

El origen de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas se remonta a 1917, cuando la revolución bolchevique derrocó al zar Nicolás II y estableció un Estado socialista en los territorios que habían pertenecido al Imperio Ruso.
En principio sus líderes buscaron forjar una sociedad democrática, pero terminaron escogiendo el camino del autoritarismo, que se consolidó con la llegada al poder de José Stalin, a mediados de la década de 1920.
La constitución soviética adoptada en los años 30 y modificada en los 70 establecía que las regiones y nacionalidades estarían representadas en una suerte de parlamento conocido como Soviet Supremo. Pero en la práctica todas las decisiones, incluyendo la elección del líder de la URSS, estaban en manos del Partido Comunista y, más precisamente, de un pequeño grupo de dirigentes poderosos, el Politburó.
Con Stalin el Estado comenzó a controlar cada aspecto de la vida política, económica y social. Aquellos que se oponían a sus medidas eran arrestados y enviados a campos de trabajo (los “Gulags”), o ejecutados. En lo cotidiano, unos 290 millones de soviéticos se sentían oprimidos y ajenos a las decisiones que tenían un fuerte impacto en su destino.
Tras la muerte de Stalin en 1953, los líderes soviéticos denunciaron la brutalidad de sus políticas, pero el Partido Comunista continuó dictando el destino del país.

2.- BUROCRACIA INSUFRIBLE

_92255220_tv000037295

El autoritarismo y la centralización de la Unión Soviética forjaron un pesado aparato burocrático que se extendió por todo el territorio para controlar prácticamente todos los aspectos de la vida.

Se requerían documentos, sellos, procedimientos de identificación y notas para todo. “El Estado terminó siendo sumamente ineficiente”, explica Archie Brown, académico de la Universidad de Oxford, quien repara en que durante mucho tiempo los soviéticos lograron salir del paso, hasta que en las últimas décadas “todo se convirtió en un gran embrollo”, añade.

3.- QUEBRANTOS ECONÓMICOS

imagen-sin-titulo

Tanto la centralización como la excesiva carga burocrática impactaron en el sistema económico basado en el ideal marxista de la socialización de los medios de producción, distribución e intercambio.
Durante su régimen, Stalin impulsó un fuerte proceso de industrialización. Desarrolló sectores como petróleo, siderurgia, química, madera, minería, procesamiento de alimentos, automotriz, aeroespacial, electrónica, telecomunicaciones y defensa. El esfuerzo no fue suficiente para sostener su aparato militar, ni los subsidios que otorgaba a los países de su área de influencia, tanto los de Europa Oriental, como Cuba, Angola y Mozambique, por citar ejemplos.
Al final, la Unión Soviética perdió con Estados Unidos la puja por la hegemonía económica. El Producto Bruto Interno (PIB) del bloque comunista fue de US$2.6 billones a fines de los 80, apenas la mitad de lo que logró su rival occidental.
“Estaba claro que las políticas económicas estaban fallando”, explica el profesor Brown. En determinado momento los jerarcas debieron reconocer la urgencia de importantes reformas económicas.

4. REFORMAS  CONTRAPRODUCENTES

original

Cuando Mijail Gorbachov se convirtió en secretario general del Partido Comunista, en marzo de 1985, lanzó un dramático programa de reformas. Había heredado una economía en problemas y una estructura política ineficiente e insostenible. Su plan tenía dos elementos clave: “Perestroika” y “Glasnost”.
La “Perestroika” (o reestructuración) consistía en relajar el control del gobierno sobre la economía soviética. Gorbachov pensaba que la iniciativa privada impulsaría la innovación, de modo que les permitió a individuos y cooperativas ser propietarios de negocios. Además promovió la inversión extranjera.
Por otra parte,  el líder concedió a los trabajadores el derecho a huelga para exigir mejores salarios y condiciones laborales.

image

Mientras que “Glasnost” (apertura, transparencia) consistía dar más libertades a los ciudadanos soviéticos. Se liberó a presos políticos, y a los periódicos se les permitió publicar artículos críticos hacia el gobierno. Se instauraron elecciones legislativas y por primera vez agrupaciones políticas ajenas al Partido Comunista pudieron participar en los comicios.

La democratización fue celebrada. Pero las reformas para introducir la economía de mercado tardaron demasiado en dar frutos. Hubo aumentos de precios, racionamiento y filas interminables para conseguir productos que escaseaban. Los soviéticos se mostraron cada vez más frustrados con el gobierno de Gorbachov.

FILE----On this August 23, 1991 Soviet President Mikhail Gorbachev, left, holds stenographic notes given to him by Russian Federation President Boris Yeltsin, right, Friday, August 23, 1991, at a special session of the Russian Federation Parliament. President Boris Yeltsin announced on national television Friday, Dec. 31, 1999 that he had resigned and presidential elections will be held within 90 days to replace him. (AP Photo/Boris Yurchenko)

El líder reformista también enfrentó una fuerte oposición de la línea dura del Partido Comunista, que intentó derrocarlo en 1991. Este levantamiento fracasó gracias a las muestras de apoyo popular y al respaldo del líder ruso Boris Yeltsin.
Con todo, Gorbachov renunció al cargo el 25 de diciembre de ese año y al día siguiente se firmó la declaración oficial de la disolución de la Unión Soviética. En su discurso de despedida, el ultimo líder de la URSS reconoció: “El viejo sistema colapsó antes de que el nuevo comenzara a funcionar”.
El académico de la Universidad de Oxford Archie Brown lo pone en otros términos. “No fue un caso típico en el que la crisis económica y política condujo a la liberalización y la democratización. “Más bien fue la liberalización y la democratización lo que llevó al sistema a un punto de crisis imposible de encauzar”.

(Por Pedro C. Baca)