facebook@ twitter@ instagram@ youtube@
Inicio / Reportajes / El peligro de ser bella

El peligro de ser bella

Ser bella y la oportunidad de ganar dinero fácilmente, se han convertido en una combinación letal para muchas jovencitas que, sin importar la clase social o su nivel de estudios, están siendo víctimas de la delincuencia organizada.

 240-trata-montiel-foto-01-mdz

I: Carita de niña

Ivana tenía apenas 16 años de edad pero parecía de 18 y su sueño era ser modelo para poder comprarse la ropa que tanto quería. La invitación llegó de su amiga Rebeca, quien estaba trabajando como reclutadora para una nueva agencia de modelos que tenía varios años en el ramo. Los padres de Ivana no se opusieron y el hecho de que las empresas contratantes de servicios de edecanes tuvieran cierto renombre, les dio la suficiente confianza para permitir que la chica saliera de la ciudad a un evento.

Sorpresivamente una llamada de Rebeca echó por tierra todo el entusiasmo: “Que Ivana no vaya, luego les explico”, les advirtió.

Rebeca había sustraído un contrato dudoso. Tras la revisión de un amigo abogado, éste la apresuró para que ella y sus contactos salieran de la agencia pues el documento estaba amañado para que de presentarse cualquier eventualidad que sucediera a las edecanes y modelos, todo fuera responsabilidad de las jovencitas y las contratantes como Rebeca.

Las citas en bares, la solicitud de hacer llamadas telefónicas a través de celulares y los cambios continuos del nombre del dueño cuando éste hacía llamadas, fue lo que despertó la desconfianza de Rebeca, que al poco tiempo de su salida se enteró que uno de los nombres utilizados por su jefe [Mauricio Márquez], se vería relacionado con la empresa Star Edecanes Teens, acusada de emplear a menores de edad para prestar servicios sexuales.

Todos los días miles de jovencitas se ven atraídas por la posibilidad de ser modelos, edecanes o escorts (acompañantes), como una forma sencilla de ganar dinero aprovechando su belleza y juventud, atributos altamente demandados por la cultura, la industria de la moda, la mercadotecnia y la publicidad, pero también por la delincuencia organizada que ha encontrado un jugoso negocio sólo superado por el narcotráfico.

“La lucha contra el narco los ha llevado a diversificar el negocio y la trata con fines de explotación sexual, está resultando muy redituable, pues mientras una carga de droga se vende sólo una vez, una chica puede ser ‘utilizada’ continuamente, con una mínima inversión”, afirma Tere Ulloa, presidenta de la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe, quien estima que este negocio deja unos 30,000 dólares al año por cada mujer contratada.

“En México hay alrededor de 250,000 víctimas, entre mexicanas y extranjeras”, agrega Ulloa. Se estima que las cifras puedan ser mucho mayores pues por cada víctima identificada existen 20 más, indica el Diagnóstico nacional sobre la situación de trata de personas en México, realizado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito de la ONU (UNODC).

“El problema es que ellas no se dan cuenta de que están siendo utilizadas, creen que eso es normal. Las denuncias provienen de sus padres o de otras personas”, afirma Juana Camila Bautista Rebollar, Fiscal central de investigación para la Atención del Delito de Trata de Personas de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México.

281213720654f94med

II: Atracción fatal

La mayoría de las víctimas son adolescentes menores de 18 años que son sumamente vulnerables psicológica, emocional y económicamente. “El distanciamiento entre padres e hijos, la falta de oportunidades educativas o laborales y de experiencia, las hace fáciles presas del engaño y la seducción”, afirma Norma Ledezma, directora de la fundación Justicia para Nuestras Hijas, que opera principalmente en Coahuila, encargada de la búsqueda de desaparecidos y el apoyo a la impartición de justicia.

Las investigaciones realizadas tanto por organizaciones no gubernamentales (ONG) como por la PGJCM, han arrojado que las agencias de modelos como las redes sociales están sirviendo de facilitadores a los grupos criminales para captar jovencitas de todas clases sociales. La fiscal Bautista Rebollar indica que en los últimos cinco años esta forma de reclutamiento se ha incrementado en un 20%.

“Anteriormente los tratantes se las robaban en la calle arriesgándose a ser vistos, ahora ellas llegan solas”, afirma Norma Ledezma.

 

‘Sharking’

Los acosadores, como tiburones, las cazan en las redes sociales. Se presentan como pares. Las enamoran, les envían regalos y pueden llegar a verlas un par de veces para ganar su confianza antes de captarlas. “El machismo educa a las mujeres para buscar un hombre que admire su belleza, las proteja y les brinde seguridad económica y emocional, y los depredadores es justo lo que les ofrecen, y si a esta educación se suma una familia disfuncional o con violencia, la combinación es letal”, afirma la maestra en psicología social Angélica Bautista López, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

De acuerdo con UNODC esta forma de enganche ha alcanzado tales niveles de sofisticación que algunos testimonios hablan de que en 30 días es posible conocer y hacer que la jovencita llegue por sí sola al lugar de explotación.

En el caso de las agencias de modelos los reclutadores se hacen pasar como cazatalentos que las ha “descubierto” y las puede ayudar, o lanzan falsas ofertas de trabajo por redes.

“Ante las pocas oportunidades laborales y educativas las jovencitas se sienten atraídas por las jugosas y fáciles ganancias que ofrece este mercado –advierte la maestra Angélica Bautista–. Muchas crecen inmersas en la cultura del Wannabe, en la que sus padres les hacen creer que son princesas que merecen todo, y cuando ya no pueden costear sus caprichos, ellas buscan sus propios recursos de manera fácil, así como todo les ha llegado”.

“La rebeldía ante las normas y finalmente el abandono del hogar son conductas frecuentes que observan los padres de las jovencitas enganchadas”, afirma la fiscal Bautista Rebollar; y es que el dinero, los halagos y la supuesta protección de los criminales, las empodera.

El uso de otras víctimas para enganchar, esas que han neutralizado la situación de abuso y violación, es otra variedad. “Conseguir mercancía (jovencitas), era fácil. Me veían como una mujer guapa, exitosa y con un novio consentidor y todas querían ser como yo. Yo era la encargada de trasladarlas de una casa a otros, hoteles o fiestas privadas”, confesó a Norma Ledezma la esposa de un narco involucrado en el negocio y que hoy sirve de testigo protegido.

trata-de-blancas

CASOS:

Idaly, 19 años, Ciudad Juárez:

La hermosa jovencita fue levantada el 23 de febrero de 2010; su cadáver apareció en 2013 a las afueras de Ciudad Juárez. Meses antes se había suscrito a una agencia de modelos liderada por un hombre que, después se sabría, estaba involucrado con narcos.

 

Romina, 18 años, Ciudad de México:

En marzo de este año la estudiante de turismo en una universidad privada conoció a un joven muy guapo en internet quien la retó a enviarle fotos sexys. Luego de ganar su confianza le pidió que se vieran, pero ante la negativa la amenazó con enviar las fotos a sus padres. Romina prefirió contar todo a sus padres.

Diana, 16 años, Ciudad Juárez:

Los padres de esta jovencita la sometieron a una sobreprotección inmersa en valores cristianos, sin saber que lo estricto del método la llevaría a huir con un joven que conoció en internet pero que no seguía esta religión, por lo que ella pensó que jamás sería aceptada. Durante seis meses el hombre la mantuvo cautiva bajo el cuidado de una mujer que fingía ser su madre. Fue la advertencia de una vecina la que la alertó y así logró contactar a sus padres y ser rescatada en noviembre del año pasado.

 

Lilí, 19 años, Ciudad de México:

En febrero de este año fue abordada por un joven fotógrafo quien le dijo que trabajaba para una revista y que por su belleza ella podría ser la próxima portada. Las ganancias serían de 60,000 pesos por una sesión de menos de dos horas. Estudiante de la carrera de mercadotecnia, investigó al fotógrafo y todo parecía en orden hasta el día de la sesión en que recibió una llamada para indicarle que por cuestiones climáticas, el llamado sería en un hotel. Lilí llegó acompañada de una amiga y el hombre montó en cólera argumentando que él no había pagado a una tercera persona y le pidió que regresara sola, algo que jamás ocurrió.

Star Edecanes Teens

En calles y avenidas de la Ciudad de México y zona conurbada así como en redes sociales comenzaron a aparecer edecanes adolescentes enfundadas en un traje de licra blanco transparente que dejaba ver su ropa interior. En poco tiempo a la agencia se le relacionó con fiestas privadas que ofrecían el pago de 1,500 pesos a cambio de sesiones de fotos particulares, pero a medida que el atuendo era más atrevido podía alcanzar hasta los 3,500 pesos. La empresa se anunciaba abiertamente en Facebook, Mercado Libre y YouTube. A pesar de las denuncias y las fotos que evidenciaban sus actividades esta agencia sigue operando.

 

III: Mentes perversas

Las formas en que mujeres muy jóvenes se pueden involucrar en ambientes riesgosos son diversas. Este es el testimonio de Alicia, menor de edad quien narra su historia:

“En diciembre del año pasado acudí como escort a una fiesta por invitación de mi amiga. Las ganancias serían de 300 pesos por hora. Un taxista pasó por nosotras y nos llevó a una casa en una exclusiva zona de la Ciudad de México donde había políticos y empresarios, todos varones acompañados de escorts como nosotros pero que era evidente que se estaban prostituyendo, la mayoría me parecieron menores de edad. ‘No te preocupes, a nosotros sólo nos pagarán por acompañarlos’, indicó mi amiga.

“Intenté ocultarme permaneciendo el mayor tiempo que pudiera en el baño, donde una chica me platicó que estas fiestas eran frecuentes y que si aceptabas tener relaciones las ganancias serían hasta de 1,300 pesos por hora. [Yo con esto me pago mis estudios, y afortunadamente ya soy la favorita de uno de ellos] –me confesó. Yo nunca más regresé”.

“Si este negocio existe es porque hay muchos consumidores”, afirma Ricardo Ayllon, cofundador de la asociación Género y Desarrollo (Gendes), dedicado, entre otras cosas, a la rehabilitación de hombres violentos.

“La belleza y la pureza son cualidades que biológicamente atraen a los hombres, pues instintivamente son indicativos de fertilidad, pero también las mentes pervertidas ven en la juventud e inocencia la posibilidad de ejercer su poder y tener acceso a lo prohibido”, afirma Feggy Ostrosky, estudiosa de las mentes criminales y directora del Laboratorio de Neuropsicología y Psicofisiología de la Facultad de Psicología de la UNAM. La especialista agrega que entre los demandantes existen lo mismo sicarios que servidores públicos, empresarios y profesionistas.

Los expertos entrevistados coinciden en que para que este negocio fructifique se requiere de una colaboración de individuos y grupos delictivos. En nuestro país el 99% de los involucrados son mexicanos: 60% son hombres y 40% son mujeres. La edad promedio es de 31 años, según datos de la UNODC.

“Con frecuencia –señala Norma Ledezma– las mismas jovencitas son utilizadas como ‘mercancía o esclavas sexuales’ para sobornar a los participantes. Pero la mayoría muere después de cinco años ya que las drogas las acaban o son asesinadas por los tratantes, pues al menguar su belleza ya no son útiles y si las dejan libres, podrían denunciarlos”.

“En otras ocasiones simplemente se le pasa la mano al cliente porque en la sociedad machista en la que vivimos las mujeres son vistas como mercancía”, agrega Feggy Ostrosky.

Estas jovencitas son tratadas como si fuesen objetos, se les dota de documentos apócrifos, se les cambia el nombre y la edad, se les traslada de una ciudad a otra y hasta les modifican el look según la demanda del mercado.

“El [cliente] nacional las prefiere rubias, el internacional morenas de cabello lacio oscuro”, indica Ricardo Ayllón. Este constante cambio contribuye a una pérdida de su identidad, lo que ayuda a someterlas y dificulta identificarlas vivas o muertas”.

871888_npadvhover

IV: Cambiar el chip

Tere Ulloa y Norma Ledezma coinciden en que a pesar de los esfuerzos de ONG y gobierno por prevenir el delito, éste sigue creciendo. ¿Causas? A los diversos modus operandi que ejercen los delincuentes para evadir la ley, se suma la corrupción y la falta de coordinación de los marcos jurídicos (federal y entidades estatales).

El primer obstáculo, indican, es la falta de denuncias por desconfianza en las autoridades o porque ni siquiera se dan cuenta que las chicas están siendo objeto de trata. “A algunas las embarazan y les quitan a sus bebés para chantajearlas”, indica Ulloa.

El siguiente obstáculo -según las expertas- viene por vía del Ministerio Público o los jueces, quienes por falta de sensibilidad o conocimientos, tienden a reclasificar la trata como lenocinio o corrupción de menores de edad, delitos no considerados graves en algunas entidades, por lo que los tratantes son liberados tras el pago de multas.

La falta de armonización en las legislaciones estatales y federal, es uno de los mayores obstáculos. Desde 2012 entró en vigor la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos, con lo que se privaba a los estados de la República de la atribución que anteriormente tenían para legislar en la materia; manteniendo sin embargo, facultades para prevenir, investigar y castigar el delito.

“El problema es que unos a otros se pasan la bolita y los Congresos no homologan la ley”, indica Tere Ulloa.

De ahí que los entrevistados coincidan en que la prevención es la mejor política por medio de campañas masivas de advertencia así como de educación sexual, emocional, de convivencia y de género desde la infancia.

“En la PGJ de la Ciudad de México ofrecemos cursos en escuelas y recibimos denuncias anónimas”, indica la fiscal Bautista Rebollar.

“Los padres deben fortalecer la comunicación y el apoyo desde la infancia y adolescencia y mantenerse alerta de sus redes sociales para monitorear sus actividades”, indica Ledezma, quien junto con Ulloa advierte que si las jovencitas deciden acudir a una agencia de modelaje deben cerciorarse de que esté registrada ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y tenga cierta trayectoria. Además, no deben jamás acudir solas a ninguna actividad y mucho menos si salen a trabajar fuera de su estado.

La UNODC señala que la lucha debe incluir en los niveles federal y estatales el combate a las actividades vinculadas con la trata, como la falsificación de documentos, tráfico de migrantes lavado de dinero, y la verificación administrativa de establecimientos que pudieran ser ideales para la trata como hoteles, bares, restaurantes, salas de masaje y spas.

“Como sociedad tenemos la responsabilidad de reprobar y luchar contra los valores que alimentan este negocio: la exaltación del poder, la belleza y la juventud, por sobre todo y a costa de lo que sea”, destaca la doctora Ostrosky.

“Tenemos que cambiar el chip a nuestros hijos, enseñarlos que todo cuesta y que pueden lograr su sueños con trabajo y esfuerzo, pues el camino fácil les puede cobrar la factura”, concluye Norma Ledesma.

 

maxresdefault-6

Las 7 etapas de la trata

1) Encuentro virtual en sitios que el acosador identifica como populares entre los menores de edad.

2) Comparten intereses y se entabla una amistad.

3) Ganan su confianza apoyando las ideas de los menores de edad.

4) Obtienen secretos generando intimidad con el menor.

5) Rompen barreras.

6) Amenazan con revelar intimidades o fotos compartidas.

7) Encuentro físico.

 

Fuente: Alianza por la Seguridad en la Internet, publicación Internet en tu familia

Riesgos de vulnerabilidad

  • Belleza física: Rubias para el mercado nacional, morenas para el internacional.
  • Fotos sexys en la Red: Para ciertas mentes con alguna patología eso es un indicativo de “estar disponible”. En México existen 1.6 millones de usuarios de internet que tienen entre seis y 12 años de edad de los cuales el 67% ha subido fotos o videos a internet y el 11% se ha enamorado o habla de sexo con personas que conocen por este medio (Províctima).
  • Clase social: En un contexto de desempleo y admiración por la apariencia y la belleza, todas las clases sociales son vulnerables.
  • Escolaridad: La falta de estudios puede limitar las opciones de empleo y el acceso a información acerca de la trata de personas. Pero el deseo de solventar sus estudios lleva a las jóvenes a involucrarse.
  • Estado civil: Solteras y madres solteras.
  • Antecedentes de violencia familiar: Si identifican esta característica, los acosadores se muestran como protectores y las víctimas los perciben así.

Fuente: Entrevistados y UNODC

Ciudades con más alta incidencia en trata

Tijuana y Mexicali (Baja California)

Nogales (Sonora)

Ciudad Juárez (Chihuahua)

Nuevo Laredo y Matamoros (Tamaulipas)

Cancún (Quintana Roo)

Tapachula (Chiapas)

Acapulco (Guerrero)

Ciudad de México

Tlaxcala (Tlaxcala)

Puerto Vallarta (Jalisco)

Los Cabos (Baja California Sur)

Puerto de Veracruz

Oaxaca

Fuente: Centro de Estudios Sociales y Opinión Pública, del H. Congreso de la Unión

 

(Mariana Chávez)

Te puede interesar

Netiqueta: buenos modales en internet

La cortesía y el buen comportamiento, al igual que en la vida real, también debe …