Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Starbucks abrirá en EU un café en que solo se hable con lengua de signos

Cuba reconocerá al mercado y propiedad privada en su economía socialista

Las hijas criadas por madres profesionales ganan más dinero, según estudio

Inicio / Actualidad / Luis González de Alba: Un vaso de agua

Luis González de Alba: Un vaso de agua

 

 

En marzo de 1998, Luis González de Alba (Charcas, San Luis Potosí 1944 —Guadalajara, Jalisco 2016) comenzó a colaborar en Contenido con la columna Un vaso de agua, lo hizo durante casi cinco años. A continuación reproducimos un fragmento de su primera columna publicada en nuestra revista. Descanse en paz.

luis-gonzalez-de-alba

El vaso es de agua

Todas las personas que hablan bien, desde Cervantes hasta Octavio Paz, piden un vaso DE agua porque así se dice en español, así lo hemos dicho siempre durante siglos, es lo correcto desde España hasta Chile y porque la moda clasemediera del vaso con agua la comparten únicamente quienes ignoran que la preposición DE tienen en castellano más de 20 significados y suponen, muy ufanos y esponjados, que sólo significa material de lo que está hecho un objeto, por lo cual se permiten “corregir”  a quienes piden un vaso de agua. Se dice vaso de agua no sólo en el mundo hispanohablante, sino también en otras idiomas: Inglés: glasss OF wáter; francés: werre DE eau; italiano: bicchiere DI aqua, etcétera.

El vaso de María

Quienes dicen “con agua” cometen lo que en gramática se llama una ultracorrección: son como las personas que pronuncian “bacalado” con terminación en -ado, porque creen que decir “bacalao” es de pelao por terminado en –ao. “Al bacalado le puse un poco de cacado”, dice la señora que cree hablar muy bien y hace el ridículo.

14585406_10154116458760787_2081041849_n

La ultracorrección el vicio de lenguaje por el que quien habla supone que un uso correcto es incorrecto y lo corrige según su entender, como en el ejemplo anterior, donde fueron ultracorregidas todas las terminaciones en –ao porque se pensaron vulgares. Así corrigen al vaso de agua, pues opinan y se quedan tan orondos, que la preposición DE significa exclusivamente, materia de la que está hecho algo. Ése es sólo uno de sus 20 significados y ni siquiera el principal. Como el primer significado, la preposición DE implica posesión: vaso de María es el vaso que le pertenece a la señora María, no el que está hecho con piel de la señora.  La preposición DE indica genitivo, esto es posesión. Otro significado de la preposición DE es el origen jarro de Oaxaca, vaso de Venecia, café de Chiapas. En este caso nos indica de dónde vienen las cosas, y no de qué están hecha. Cuando decimos “café de Chiapas”, indicamos que el productos viene de ese estado.

Luego tenemos el contenido de los envases siempre que están llenos: vaso de agua es el vaso lleno de agua, jarro de atole, botella de ron, copa de tequila, camión de arena, plato de bacalao, costal de harina, taza de café, jarra de jugo, balde de agua, tren de pasajeros. Un costal CON harina es un costal con algo de harina. Una botella con ron es la que tiene restos, sobre, un poco de ron. En cambio, una botella de ron está llena. Un vaso con agua puede estar simplemente mojado o a la mitad. Es vago, inexacto.

Estaremos de acuerdo que quien pidiera una botella con vino se arriesgaría a que le llevaron los restos dejaron por otro cliente.

(Publicado en la edición 417 de marzo de 1988)