domingo , septiembre 23 2018
Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Sigue a detalle el mensaje con motivo del #1erInformeEdoméx

La importancia de la imagen corporal para el autoestima

No vas a creer dónde hallaron una tortuga muerta

Inicio / Actualidad / Los colombianos pueden elegir la paz

Los colombianos pueden elegir la paz

 

 

El domingo 2 de octubre se escribe un capítulo principal de la historia de este país andino y caribeño a la vez, el país de la cumbia y el vallenato, alegre como el que más pero también azotado por la violencia durante décadas. La gente decidirá si un largo y sangriento conflicto debe terminar ya o continúa con todo lo que ello implica. La opinión popular al respecto ha estado polarizada durante mucho tiempo.

0011791862

Son 50 años en los que el pueblo colombiano no conoce la paz. La guerrilla más antigua del mundo, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno de ese país, luego de cuatro años de negociaciones en La Habana –en realidad los primeros acercamientos se habían dado con meses de antelación– acordaron los términos para pacificar el país.

Pero queda por resolver la fase final. Por medio del plebiscito del domingo los ciudadanos de Colombia deciden si aceptan los términos de un acuerdo que podría llevar al país a una nueva y reforzada institucionalidad. El trato incluye reformas que benefician al campo y a sus agricultores para reducir la brecha con los habitantes de las ciudades, y a su vez las FARC prometen desligarse de las actividades del narco, lo que permitirá que las fuerzas del Estado colombiano pueda entrar y combatir en los lugares donde se cultiva la coca y se elabora la cocaína.

Sí habrá castigos –no tan graves– para aquellos guerrilleros que hayan cometido crímenes como ejecuciones y secuestros, que impondrá un tribunal especial. Otros no tendrán penas mayores si sólo se involucraron en el narcotráfico. La realidad es que habrá muchos que no serán castigados y que lo merecen, y eso es lo que algunos sectores sociales y personalidades políticas no terminaron de aceptar.

El perdón y la reconciliación entre los afectados de uno y otro lado (se calcula que los desplazados por el largo enfrentamiento suma unos cuatro millones de seres humanos) es lo que está en la mesa.

Un acuerdo de paz siempre es imperfecto, porque ambas partes deben ceder en cosas muy importantes y no acaban de gustar a todos, expresó el presidente Juan Manuel Santos, artífice junto con su grupo negociador de este acuerdo. Y esa imperfección es lo que no convence a todos. Sin embargo, se presume que serán mayoría los que piensan y desean que hay que dar por finalizado ese añejo conflicto. Y este domingo de octubre sabremos si eso fue posible.