Te puede interesar

El expresidente Alan García se disparó al ser detenido por caso Odebrecht

Frutas que combaten el envejecimiento

WhatsApp ya no permitirá que se realicen capturas de pantalla

Científicamente comprobado: así es el automóvil perfecto

Para descubrir cuáles son las características que convierten a un auto en “perfecto” a los ojos de los consumidores, los investigadores analizaron el aspecto estético y los datos sobre las ventas.

Businesswoman driving car
Businesswoman driving car

Científicos de la Universidad de California en Riverside (EU) han investigado la relación entre el diseño de los automóviles y las preferencias de los consumidores. En su estudio, admitido para la publicación en la revista ‘Journal of Marketing’, los investigadores han analizado 202 modelos de automóviles de 33 marcas que se vendieron en Estados Unidos en el período de 2003 a 2010.

Para tener una idea de lo que representa el automóvil “perfecto” a través del prisma de la ciencia, basta con echar un vistazo a los resultados del reciente estudio. El análisis ha mostrado que los autos que se diferencian demasiado de la mayoría de los que se venden en el mercado no gozan de popularidad.

No obstante, la gente tampoco opta por coches que tienen un aspecto demasiado común. Los científicos han llegado a la conclusión que quienes eligen un auto de un segmento de lujo prestan más atención a que el vehículo sea consistente con los estándares de la marca y no se fijan tanto en si se parece a otros vehículos del segmento.

En lo que concierne a los automóviles de clase económica, la tendencia hacia la imitación de la estética de coches de lujo los puede hacer más populares entre los consumidores. A esta razón podría deberse la popularidad del Ford Fusion 2010.

7

El profesor de la Universidad de California en Riverside y uno de los autores del estudio, Subramanian Balachander, indica que los resultados han demostrado la existencia de una “delgada línea en la creación de productos que atraigan a los consumidores porque se destacan, pero que no se perciban como feos”, refiriéndose al “infame” Ford Edsel de 1957.

1957-Ford-Edsel-Corsair.

Los científicos esperan que su trabajo ayude a quienes trabajan en la esfera del ‘marketing’ a tomar mejores decisiones en torno al diseño estético de los productos que promueven, y señalan que su modelo cuantitativo puede aplicarse a un amplio rango de bienes.